Cumple tu compromiso


Hemos llegado al final del taller. Durante estos meses hemos ido tocando todas las teclas que podrías necesitar tocar en tu proceso creativo con el fin de generar ideas originales. De tu intuición dependerá que sepas reconocer cuándo necesitas alimentarte, aportar matices nuevos, reenfocar, aprender o simplificar. Pero nada de esto te va a servir de nada si, a la hora de la verdad, no cumples tu compromiso con aquello que quieres crear. La parte más fácil del proceso creativo es la de generar las ideas, porque es la más placentera: es como un juego y es una fuente segura de adrenalina. Esta semana, en cambio, esto deja de ser un juego y habrá que comprometerse.

Elimina sin piedad


En esta penúltima entrega del taller de creatividad, todavía nos queda por tratar un aspecto básico del proceso creativo, que al mismo tiempo es un hábito muy saludable: la eliminación. Se trata de eliminar no solo partes de un proyecto, sino también proyectos enteros, por mucho apego que les tengamos.

Captura nuevas ideas


Por mucho que lo diga la RAE, la creatividad no parte de la nada, sino de otras ideas ya creadas, que tomamos como material base para desarrollar una nueva idea, propia y original. Esta semana te toca salir a capturar este material y combinarlo en algo nuevo. Estamos casi acabando el taller, si has lo has seguido durante casi ocho meses (mediante acciones concretas), no deberías tener dificultad en llevar a cabo la práctica de esta semana. 

Hirameki, un libro divertido y creativo



De tanto en tanto recomiendo por aquí algún libro. Tienes que saber que pocos pasan el filtro, así que todos los que he recomendado alguna vez valen la pena (no cobro por recomendarlos). Hoy te recomiendo, de manera muy entusiasta, el libro "Hirameki", de Peng+Hu, publicado por la editorial Sexto Piso. 

Toma prestado un verbo para cambiar procesos


Esta semana, vamos a volver a los préstamos, pero en esta ocasión lo que tomarás prestado es el verbo que define un arte distinto al que practicas habitualmente.

Alimenta tu inspiración


Ocurre en las mejores mentes: tras un largo período de actividad,  intensa, la capacidad creativa se resiente. Pueden producirse "bloqueos" o puede aparecer las resistencias a pesar de tener muy claro por dónde continuar. Se trata de agotamiento.