Somos creativos

La primera excusa para no empezar una actividad creativa (la primera resistencia) es afirmar que carecemos de creatividad o de imaginación. Malas noticias, no es buena excusa:  somos creativos.

Todos los humanos son creativos. Incluso todos los simios lo son. Si un chimpancé no alcanza un objeto que desea, se lo acercará con una ramita, haciendo así un uso creativo de lo que era una simple ramita. Si un humano se va a merendar al campo y se olvida el abrebotellas en casa, no se quedará mirando la cerveza como un bobo, sino que buscará alrededor alguna cosa que sirva para abrirla.

Siempre estamos creando e inventando e ingeniándonoslas para que las cosas sean cómo queremos. Las únicas personas que no son capaces de crear o inventar son aquellas que sufren algún trastorno del desarrollo, tal como podría ser el autismo. Los demás creamos a cada momento.


  • Cuando nos despertamos por la mañana y pensamos en nuestro día, creamos nuestra realidad, una realidad que sería distinta si pensáramos cosas distintas.
  • Cuando nos falta un ingrediente para una receta, buscamos algún otro con el que sustituirlo.
  • Inventamos mentiras para salir de situaciones molestas o engañar a nuestros hijos sobre temas espinosos. 
  • Transformamos nuestras anécdotas para que sean más divertidas o favorecedoras.



Podría seguir con la lista hasta el infinito, pero mejor resumir: cada persona crea cosas nuevas cada día. Así que lo mejor no es decir “es que yo no soy creativo/a”, sino “yo no sé utilizar mi creatividad”.  Al expresarlo así, vemos que tiene solución. Tampoco sabíamos utilizar una bicicleta cuando éramos niños, pero aprendimos. Del mismo modo, podemos aprender a utilizar nuestra creatividad y del mismo modo, con la práctica, sufriremos menos trompazos, hasta llegar a disfrutarla como si de un divertido juego se tratara.

Comentarios

  1. "Tampoco sabíamos utilizar una bicicleta cuando éramos niños, pero aprendimos"---- yo no aprendí. Espero tener creatividad en otros aspectos :)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que sólo hay que ponerse, y no porque no salga a la primera debemos dejar de intentarlo. Por ejemplo, yo no sé pintar y lo hago... Mis primeras pinturas parecían de niña de guardería; a base de intentarlo, al menos se pueden mirar, y no sólo eso... Las que no son copia de fotos o paisajes "reales", no es que no existan. ¡Existen! Desde el momento en el que se plasman en un lienzo ya son reales.

    Me imagino que ocurre lo mismo con todo lo creado, simplemente hay que traerlo a esta realidad pero se encuentran en un lugar donde todo existe esperando a que lo encontremos...

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Anda... con las pequñas minúsculas...

    ResponderEliminar
  4. qué grande es ser minúscula, saludos

    ResponderEliminar
  5. las minúsculas dejamos espacio para que todos tengamos grandes sueños

    ResponderEliminar
  6. Antes que nada, quiero dar las gracias a todas las que os habéis acercado por aquí. Es un regalo y un lujo.

    Sandra, jajaja, ¿serás un caso perdido? Nooooo, no lo creo. De hecho sé por qué nunca aprendiste a montar en bicicleta, pero no te lo puedo revelar ahora, porque forma parte de uno de mis tantos proyectos en lista de espera.

    Jaja, luz, si vieras mis primeros dibujos... y lo peor es que todavía me sale alguno así, pero, claro, no se lo dejo ver a nadie, así conservo intacta mi buena imagen.
    estoy contigo, existe todo lo que se pinta, existe todo lo que se escribe y existe todo lo que se nombra.
    Un bessso

    Alejandra, ya ves, siempre metiéndose ellas en líos y luego me toca a mí apechugar.

    White, se te olvido poner. "Fdo: otra minuscula grande"

    ResponderEliminar
  7. Miguel, nos hemos cruzado.
    Ojalá así sea. Es uno de mis grandes sueños, el hacer (o ayudar a hacer) espacio para los grandes sueños de otros.

    ResponderEliminar
  8. Hasta hace un tiempo atrás lo peor que podías hacer era dejarme con la intriga! Ahora no soy tan curiosa, o será que perdí interés en muchas cosas que pasan a mi alrededor, pero estaré atenta a la respuesta.
    (Si estoy distraída me pegás un grito si?)

    ResponderEliminar
  9. ¡qué buena idea este sitio!
    porque hay minúsculas que tienen muchísimo que enseñar...

    abrazo grande

    ResponderEliminar
  10. En mi país decimos; lo atamos con alambre y listo.
    Así arreglamos algunos motores que no andan, la puerta que se cae, en fin, siempre hay una solución.

    Muy buena entrada, felicitaciones por el nuevo blog.

    Un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  11. Qué buena idea "crear" un blog como éste! Adelante con él!
    Mientras leía tu entrada, me he acordado de mi sobrina que, con ocho o nueve años, me pidió una vez que le dibujara algo. Le dije que lo hiciera ella, y me contestó que "no se le ocurría nada". Entonces la animé a que "se le ocurriera algo"...

    ResponderEliminar
  12. Sandra, no te preocupes, no es culpa tuya, es de la bici. eso es todo lo que te puedo adelantar. Pero inténtalo de nuevo ahora, con otra bici y verás como aprendes. (Sí, te avisaré, habrá que esperar un tiempo, los libros infantiles siempre me cuestan muchísimo, por las ilustraciones).

    Almena, qué buena eres! Gracias por este concepto que tienes de las minúsculas ;)
    Un beso

    Mararosa, exácto, se ata con alambre. lo mismo en esto de la la creatividad cuando no se sabe por donde tirar. Un beso

    Mercedes, es terrible esto que pasa en las escuelas, les llegan niños llenos de ideas y los convierten en gente a quien "no se le ocurre nada". La enfermedad de la fichitis, el enseñar que hay dos modos de hacer las cosas, el correcto y el equivocado.
    Esto me ha recordado a lo que cuenta Ken Robinson en "El elemento" (lee el fragmento en pdf cuyo enlace pongo en el artículo de hoy)
    Gracias por los ánimos, la verdad es que estoy que tiemblo y me vienen muy bien.

    ResponderEliminar
  13. ¡Ahí l'has dao, aMI, ye too ponese!
    Claro que, para ello, lo primero es deshacerse de la vagancia innata, o adquirida a base de los varapalos de quienes, a no tener el apoyo suficiente para hacerse cargo de sus propias capacidades, frustran las ajenas. pescadillas mordiéndose la cola for ever and ever.
    Bonita disculpa.

    ResponderEliminar
  14. Bonita disculpa sí, jajaja. El caso es que en lo que a creatividad humana se refiere, donde más la he visto proliferar es en la invención de bonitas excusas para no hacer algo creativo. Sip.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario