Lo más difícil

A lo largo de los años he trabajado la creatividad con muchísimas personas, no sabría decir cuántas. Niños y adultos, personas divertidas y personas aburridísimas, gente demasiado loca y gente demasiado cuerda, en chándal y en traje con corbata… en fin, de todo tipo.
Muchos de ellos decían no ser creativos, pero al cabo de diez o quince minutos de trabajo habían cambiado de opinión. Un gran número de esas personas se mostraban encantadas con las nuevas aptitudes que habían descubierto tener. Pero muy, muy pocas continuaron haciendo algo creativo una vez acabado el taller.

¿Por qué la gente no sigue haciendo cosas creativas una vez descubierto su propio potencial? Si lo difícil no es crear, ¿qué es?

Lo más difícil de todo es sentarse en la silla. Acercarse a la mesa de trabajo y sentarse en la silla. Este gesto tan simple es la cosa más complicada de todo lo que supone un proceso creativo. Una vez sentados en la mesa de trabajo, ya todo va a ir mejor, incluso el día menos inspirado algo vamos a avanzar, por poco que sea. Sólo hay que llegar a posar el trasero en el asiento, pero es algo taaaan complicado, que podría parecer que la esencia misma de la creatividad está en ese contacto del trasero y la silla.
Lo sorprendente es que este mismo gesto de dejar el trasero en el asiento no cuesta nada si lo que vamos a hacer es navegar por Internet o mirar la televisión. Por lo tanto no es un problema que tengamos en el trasero, ni hay unas fuerzas invisibles que nos mantengan alejados del asiento.


Dorothea Brande en “Becoming a Writer” (libro inexistente en castellano y del que sólo he podido leer fragmentos sueltos en inglés, por aquí y por allá) lo dice bien claro: la diferencia entre alguien que es escritor y alguien que no lo es está en el carácter (esto se puede aplicar a cualquier campo creativo y también al deporte). Ese carácter que obliga a poner el trasero en contacto con la silla a una hora determinada cada día, ese carácter que hace desconectar el notificador de correo o quita la conexión a Internet y silencia el teléfono durante las horas de trabajo. El que nos impide realizar llamadas a amigos y amigas (¡o incluso al banco!) como excusa para no trabajar.
Si no se ha hecho hasta ahora, es importante formar ese carácter. Poco a poco, día a día, hay que entrenar ese carácter de creador, porque crear no es sólo ponerse a idear, sino también sentarse a trabajar, mal que le pese al hemisferio derecho.


Esto es lo más difícil, pero por suerte es también lo más efectivo. Una vez posado el trasero en la silla con la firme intención de trabajar y no dejarse distraer, estaremos un paso más cerca de la inspiración (y si ésta no llega, siempre podemos recurrir a los cientos de juegos y ejercicios que hay para cada ámbito creativo).

13 comentarios:

  1. Es cierto... Por lo que yo sé, que es más bien poco, el simple hecho de decidir: Voy a escribir, o voy a pintar..., o..., ¡vamos!, lo que tú dices de posar el trasero en la silla, ya abre posibilidades y muchas, por lo tanto el hacerlo de manera sistemática para que esa creatividad aflore, ha de ser efectivo.

    A mí me ocurre algo, y es que, normalmente mi hemisferio derecho se activa como por encanto, cuando estoy con el pijama puesto y tengo que irme a la cama, o bien, cuando tengo que hacer algo importante que no se puede dejar, o cuando voy en el autobus camino del trabajo porque me he dormido y no puedo ir andando... Es entonces cuando HD toca con los nudillos pidiendo paso. Y es que le debo tener mal acostumbrado, asilvestrado, sin horarios... A mí me cuesta mucho trabajo decirle "Espera a otro momento" Y me ves en el autobus con ese cacharrillo que tengo escribiendo hasta la mismísima parada, y luego "concentrada en la ausencia" en momentos inapropiados...

    Sí, voy a educar a HD, a ver si funciono así, aunque me temo que tendría que empezar por educarme yo misma en algunas cosillas...

    Ay... Que me gusta a mí este blog...

    Besitos agradecidosss

    ResponderEliminar
  2. Luz, ¡No! ¡No intentes educar a tu hemisferio derecho con horarios! ¡No, no, no! Deja a HD tranquilo que haga las cosas a su modo, educándolo es cuando nos lo cargamos. Ya he dicho que es caprichoso y no quiere saber nada de disciplina. Lo mejor que puedes hacer es lo que ya haces: cuando "el niño" se pone a jugar, tomar nota de todo y listo; luego en un momento más adecuado para trabajar, ya pondrás el trasero en la silla.

    Los besssos agradecidosss son míos.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, Vaaale, creo que había entendido mal, y es que, yo entiendo bien a HD porque soy de lo más caprichosa con horarios y calendarios...

    ¡Gracias!

    P.D. Este blog es mágico, que lo sepas tú y lo sepan todos... Cada vez que te leo me pongo a escribir a continuación como si al entrar inyectaras un montón de musas y musos que no pueden esperar para manifestarse...

    ResponderEliminar
  4. Pues claro que entiendes bien a HD, eres una persona en quien claramente el hemisferio derecho es dominante (todos tenemos un hemisferio dominante, de ahí las preferencias).

    Por cierto, hay un modo sencillo de saber cual es tu hemisferio dominante: haz el gesto de estar hablando por teléfono. Hazlo antes de seguir leyendo.

    ..........

    ¿Ya? ¿Con qué mano lo hiciste? Si con la derecha, tienes dominante el hemisferio izquierdo, si con la izquierda, es el derecho. No sé hasta qué puto es fiable, pero con todas las personas con las que lo he hecho, el test ha acertado.

    La postdata es lo más bonito que me podías decir, Luz. Lo más.

    Muchos besosss

    ResponderEliminar
  5. ¡Lo sabía! Lo mío no es falta de talento creador, es solo que las sillas de mi casa son un asco y no hay quien plante el trasero ahí, con lo cómodo que resulta el sofá. Pero de mañana no pasa: ¡voy a comprar una silla de escribir!
    Yours, SuperMelinda, agradecida.


    [Yo querría estar a la altura del blog y de los comentarios, aMi, pero es que no puedo evitar este lado gamberro. Espero que quepa. Te sigo :) ]

    ResponderEliminar
  6. Querida Meli, no te preocupes por tu estado gamberro, ya bastante haces con leer estas cosas, que deben de ser como una chincheta en ese asiento que te vas a comprar mañana, por lo que se deduce de lo que escribes en tu blog ;)
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. Pues no se hable más...mi HD está deseando que me siente en la silla!! Saludos

    ResponderEliminar
  8. GRacias aminus... me viene bien este post porque estoy muy requetevaga... pero tengo como excusa que le mandé mi primer intento de fabulación a una amiga (el del listado de los elementos, ¿te acuerdas?) y me dijo que no le entendía y que si se lo podía explicar... me dejó un poquitín chafadilla... pero no importa, seguiré intentado :) Pronto tendrás noticias mías, besitos

    ResponderEliminar
  9. Asana, espero que te diviertas mucho con tu HD. Y sí, no se hable más, cuando "el niño" dice que hay que ponerse, pues hay que ponerse :)



    Pena Mexicana, te entiendo. A todos nos ha pasado más de una vez. Los amigos, los familiares y las parejas, aun con las mejores intenciones, son los mayores enemigos de nuestra creatividad (algún día hablaré de ello también aquí).

    La cuestión es que una persona te ha dicho que no lo entiende y otra persona (yo) sí que lo ha entendido. Ahora tienes que decidir a quién creer y cómo te vas a tomar estas evaluaciones. Cómo mínimo, para ser justa, deberías dar el mismo valor y peso a ambas. O para ser más justa todavía, confiarás en tu propio criterio, si quedaste satisfecha y si lo disfrutaste, eso es lo que debería contar por encima de cualquier otra cosa.

    De todos modos, voy a escribirte un email ahorita mismo, para lo que necesito añadir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. hummm creo que acabas de descubrir mi lado débil... el más pequeño de los motivos me resulta una buena excusa para dejarlo o incluso para no comenzarlo...
    lo confieso, lo confieso
    y lo intentaré...

    aminúsculA ¿tú te das cuenta por estos nuestros comentarios de la cantidad de aspectos y debilidades (y potenciales) que nos estás descubriendo?

    Ha sido una estupenda idea. Y una generosísima idea.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Pero, Almenita, no es que sea tu lado débil, es el de todo el mundo. Me incluyo. Hay temporadas en las que parece que alguien haya rociado mi asiento con spray repelente para traseros. O que mi navegador cobre vida propia y me lleve por cualquier página que ni me interesa, con tal de no entrar a la tarea. Es así, es una lucha diaria y por mucho que se practique el "asienting", cuesta lo mismo que el primer día.
    En cuanto a la generosidad, bueno, date cuenta que mientras predico, no tengo más remedio que hacer también casa de lo que digo, jajaja.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. aminuscula, me cuesta empezar con una a minúscula este texto, ¿sera mi hd o mi hi?, es lo mismo, me ha encantado encontrarte que estaba yo preocupada y escondida de nuevo en otro armario sintiendome rara, ultimamente, solo tengo ganas de hacer malabares, origami y todos los resumenes de mi oposición los he escrito con la mano izquierda siendo diestra,los seres que me rodean me miran raro ya pensaba yo tambien que estaba pallá y me has traido pacá y estoy feliz.
    Te seguiré.

    ResponderEliminar
  13. Cereza, como me alegro de hacerte traído pacá! Jaja!
    Pronto te hago también una vista.

    ResponderEliminar