Divertirse

Tras todo lo dicho en éstos últimos días sobre la disciplina y la práctica, cualquiera pensaría que la creatividad es algo penoso y sufrido, en las cabezas resucitará la imagen del poeta atormentado y quién sabe qué otros mitos más.
Pero trabajo y diversión no están reñidos, en realidad deberían ir siempre de la mano, porque no hay manera humana de hacer un buen trabajo sin divertirse.


Cuando nos divertimos estamos al cien por cien dedicados a la tarea. Estamos concentrados, vivos, atentos. Estamos abiertos a otras posibilidades diferentes a lo que veníamos pensando antes de sentarnos a trabajar. El alma está abierta, las energías son inmensas. Ninguna otra actitud humana es capaz de aportar tanto a la creatividad como lo que aporta la diversión.


Aprendí esto en mis tiempos teatreros. He trabajado con distintos directores, pero los mejores resultados los obtuve con aquel que nos decía “¡divertiros!” antes de cada ensayo o bolo. No es casualidad que ese director haya sido también el más exigente de todos.

Desde entonces, si tengo que trabajar en equipo, sea en el ámbito que sea, de lo que más me ocupo es de que la gente del equipo se divierta, que disfrute de lo que está haciendo. Sé que ésta va a ser la manera más eficaz de obtener lo mejor de ellos, de que tengan ganas de volver al trabajo cada día, de que se dejen la piel y de que sus mentes no se emboten en la rutina.

Así pues, tras el primer lema “¡Practica, practica, practica!” hay que incorporar el segundo: “¡Diviértete, diviértete, diviértete!”.


Comentarios

  1. ¿Y que sentido tiene si no? ¿Si no disfrutamos como haremos disfrutar a los demás? Y si vivir no es disfrute y diversión...(entre muchas otras cosas, claro)...pues apaga y vamonos! Gracias Ami, Sigue divirtiéndote-divirtiéndonos

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que sí.
    Aunque ¿sabes? me ocurre cuando me pongo a escribir, que lo que experimento es una mezcla de... ¿sufrimiento? no sé como llamarlo, pero vamos una mezcla de incomodidad y de placer.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Claro, si no fuera divertido, sería una obligación más y se convertiría, en mi caso, en una carga... Aunque también es cierto que cualquier cosa puede ser divertida si lo revestimos, precisamente, de creatividad.

    ¿Podríamos decir que la creatividad pudiera llegar a ser una actitud en todos los ámbitos de nuestra vida?

    Besitosss

    ResponderEliminar
  4. Asana, tú lo has dicho ¿qué sentido tendría si fuera penoso? Nada de lo penoso vale la pena en esta vida. Lo que sí vale la pena es divertirse con todo lo que ocupa nuestro tiempo.

    Almena, la incomodidad y el sufrimiento nacen del deseo de obtener buenos resultados, porque escribir no duele. Así que, mejor olvidarse de los resultados cuando se está creando algo nuevo. Estoy segura de que sólo sufres durante la fase de creación, cuando corriges ya no sufres ¿verdad? Bueno, pues lo dicho, a olvidarse de los buenos resultados, en el peor de los casos siempre puedes empezar de nuevo desde cero, porque no hay nadie (aparte de ti misma) a tu lado, con un látigo para fustigarte si no sale bien.
    Un beso!!

    Sí, Luz, cualquier cosa puede hacerse de forma creativa. Mira, por ejemplo yo cultivo la fontanería creativa cada vez que hay un estropicio en mi casa y el fontanero se hace de rogar para acudir, jajaja.
    Es una actitud vital, Luz, tienes toda la razón. Un bessso.

    ResponderEliminar
  5. Coincido plenamente con Almena en sus sensaciones! Crear para mí es sufrimiento y placer, pero vamos, que me comprometo a seguir experimentando de por vida este sufrimiento tan gratificante!
    Y tienes razón, corregir no duele...Y divertirse es un DEBER! :-D

    ResponderEliminar
  6. Ahora me voy a quedar mosqueada yo, Mercedes. ¿Seré la única que no sufre cuando escribe? Yo sólo sufro cuando no escribo lo suficiente, pero cuando lo hago me quedo tan campante. En cambio cuando tengo que ilustrar lo escrito sufro como una condenada, hasta había llegado a la conclusión de que este sufrimiento es lo que me impide hacerlo bien. Hum, me quedo mosqueada, por no sufrir como es debido.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo Anca, cuando nos divertimos ponemos todas nuestras capacidades al servicio del trabajo, todo fluye más fácil, vale la pena. Qué buenos los equipos que se divierten, son capaces de todo, incluso de romper su trabajo si no funciona y remontarlo con alegría. Esto es fantástico!

    ResponderEliminar
  8. Es lo mejor que podemos hacer, Rosana, divertirnos con lo que hacemos. Como dice Asana ¿qué sentido tendría si no?
    Beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario