Las palabras aleatorias

Últimamente tengo la cabeza en nuevos proyectos, como este blog y un nuevo cuento infantil que quiere ser escrito con urgencia. Por este motivo los artículos para aMINUSCULA no acuden solos, hay que invocarlos. Bueno, sé que no hay obligación, pero no quisiera perder el ritmo, así que me empeño en seguir publicando cada domingo.
Entonces, me toca invocar a las ideas. Para este caso concreto suelo usar la técnica de las palabras aleatorias cuando la inspiración no acude.

Las palabras aleatorias son una técnica promovida por Edward de Bono que, en este libro nos ofrece 62 ejercicios diferentes para usarlas. Se trata de una técnica básica del pensamiento lateral.

La técnica de las palabras aleatorias parte de la idea de que, al partir siempre del mismo punto, solemos escoger caminos conocidos llegando siempre a los mismos resultados. En cambio, al partir de un punto lejano y que nunca hubiéramos relacionado, vamos a encontrar nuevos caminos por los que volver al punto de origen y descubriremos nuevas e inesperadas ideas.


¿Cómo funcionan? Hay muchas maneras de usarlas y es una técnica muy efectiva que sirve para generar ideas en cualquier campo, desde el arte hasta los negocios. Se emplea tanto para generar ideas nuevas partiendo de cero, como para ponernos de nuevo en marcha cuando nos encontramos atascados en un punto. Se pueden usar una o más palabras, dependiendo de lo que queramos generar y del punto desde el que partimos. 

Para mí, en el caso de aMINUSCULA, con una sola palabra basta, pues el tema está muy bien definido y sólo necesito conectar con una idea nueva.
En este caso, mi procedimiento es el siguiente: extraigo una palabra aleatoria y después busco las relaciones con el tema que me ocupa, es decir, las letras. Así, por ejemplo,el último texto publicado surgió de la palabra “peine”. Suelo extraer la palabra un rato antes de ponerme a escribir y dejo que surjan relaciones mientras hago otras cosas, como fregar los platos o peinar al gato, o cualquier otra actividad que deje mi mente libre. A veces extraigo la palabra el día anterior. De entre todas las relaciones que se me ocurren (hay que generar un mínimo de cinco ideas), elijo la que más juego me da y ya puedo trabajar en ella.


La regla de oro en las palabras aleatorias es no cambiar jamás la palabra por otra que nos parezca más adecuada. La primera que sale, se queda, por difícil que parezca encontrar una relación.


¿De dónde sacar las palabras aleatorias? Yo suelo sacarlas de la tabla que viene en el libro arriba mencionado, pero hay otro modo sencillo de obtenerlas: abrir un libro por una página al azar y, con los ojos cerrados, señalar un lugar de la página. Después se elige el nombre más cercano al lugar que hemos señalado a ciegas y listo, ya tenemos nuestra palabra aleatoria.

También existen otras variantes, en vez de buscar relaciones, se buscan similitudes o diferencias. Aquí otro ejemplo:


En uno de los talleres de creatividad, nos planteamos la situación ficticia de abrir un nuevo restaurante. Queríamos que fuera un restaurante diferente, para que pudiera sobrevivir en estos tiempos de crisis. Apuntamos en la pizarra la palabra “restaurante” y después sacamos una palabra aleatoria de la tabla del libro mencionado más arriba. Salió la palabra “enciclopedia”. A continuación nos dedicamos a encontrar similitudes entre un restaurante y una enciclopedia. Encontramos cinco o seis, pero las dos que más recuerdo fueron:

  • Podemos encontrar tanto restaurantes como enciclopedias de varios precios

  • Si lees toda la enciclopedia te “engorda” el cerebro, si vas mucho al restaurante, engordas.



De estas similitudes salieron las ideas originales:
  • Partiendo de la idea de los distintos precios, un buffet libre con dos precios, el normal y el mini, siendo más reducido el número de platos disponibles en el precio mini.

  • Partiendo de la idea de engordar, cómo queríamos que la gente viniera a comer mucho, ideamos un restaurante de manjares bajos en calorías.



Además de ésta técnica están las de más de una palabra, pero un simple artículo ya no da para más. Si os interesa el tema, hacédmelo saber en los comentarios o en la página de sugerencias y profundizaré un poco más en ello.


Comentarios

  1. "pensamiento lateral"
    o sea, todo lo contrario de "pensamiento literal", que es el que no deja lugar para la imaginación

    ResponderEliminar
  2. Es muy curiosa tu propuesta, aminúsculA. He estado viendo tus enlaces y, no conocía ese concepto de pensamiento lateral ni sus aplicaciones.
    Leerlo me ha recordado que, hace ya algunos años, un grupo de 8 ó 9 amigos nos propusimos componer cada uno un poema en el que participaran las 8 ó 9 palabras (cada uno tenía que proponer una).
    Se propusieron palabras tales como bruja, lumbago, guardia civil... en fin, ya puedes imaginar que con esas palabras sólo salían ripios. Pero, efectivamente, fue un ejercicio de imaginación estupendo. La puesta en común final de todos los poemas, para tirarse por los suelos de risa como puedes suponer. Pero utilizándolo en serio, creo que es una excelente idea.

    Creo que sí, que el tema es muy interesante. Incluso creo que, a partir de esta idea, puedes añadir un apartado de "pácticas" entre tus lectores ¿no?

    Muchas gracias por todo este trabajo tuyo, aminúsculA. Creo sinceramente que es un trabajo de muchísima utilidad para los que te leermos.

    Abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. Me parece interesantísimo, ami. Creo que con este blog nos estás abriendo nuevas puertas, nos ofreces recursos para desarrollar nuestra creatividad, y algo muy importante se deriva de todo esto: Crece la ilusión y las ganas y eso es vital, desde mi punto de vista.

    Gracias y besitosss

    ResponderEliminar
  4. Mira qué hicimos un amigo mío y yo hace más de un año: creamos un blog (http://jardindeencuentros.blogspot.com/) en el que publicamos religiosamente cada domingo un cuento escrito en base a cinco palabras. Él me propone cinco palabras, yo escribo un cuento con ellas y lo publico el domingo. Pues el lunes yo le mando cinco palabras para que él escriba algo durante la semana y lo publique al domingo siguiente. Es un ejercicio buenísimo y muy estimulante, porque a veces crees que las cinco dichosas palabras no pegarán ni con cola y será imposible inventar algo... pero al final siempre hay cuento en el plazo previsto!

    ResponderEliminar
  5. Sí, bisilaba, no había caído en la cuenta. Aunque en mi caso concreto el pensamiento literal también tiene su truqui.

    Almena, el caso es que a la hora de crear en escritura es casi inevitable pasar por alguna cosa relacionada con las palabras aleatorias, incluso sin saber que existe el concepto. Pero lo increíble es lo efectivas que resultan cuando se trata de otros ámbitos y cómo la mente va desarrollando habilidades nuevas. Cuando, en escritura, las usamos de forma instintiva, nos limitamos a encontrar el modo de encadenarlas, pero esta técnica tiene muchas otras posibilidades al ser usada de otros modos.
    Amplíame la idea de la sección de prácticas que propones, a ver qué se puede hacer.
    Un besazo!

    Luz, qué bonito lo que me dices de la ilusión! Ay, cómo me conoces y sabes derretirme...
    Besssitos

    Mercedes, además es bueno para la creatividad el tener unos límites. El campo abierto es demasiado amplio (o vacío) para que sea fértil, las limitaciones, autoimpuestas o no, siempre hacen que la mente trabaje más y busque soluciones.
    Ahora voy a echar un vistazo al blog.

    ResponderEliminar
  6. Creo que de forma instintiva cazo al vuelo palabras aleatorias que se me quedan rodando en la cabeza y que después forman parte de alguna historia. Normalmente es una palabra que escucho y que últimamente no había oido y por algún motivo se queda aislada en algún punto de mi mente. A veces esa palabra arrastra una historia. Pero me gusta tu propuesta de abrir un libro y encontrarla casualmente. Lo probaré porque no siempre escuchas palabras nuevas en las conversaciones habituales, o palabras que simplemente se queden. La mayoría van siempre acompañadas de las palabras de siempre, y por lo tanto se deslizan al sitio que tienen ellas en tu cabeza, llámale trabajo, estudios, etc. Me gusta también la idea para otros campos, por ejemplo para abrir un nuevo negocio como propones. En esto estaría bien profundizar,nos puede servir también este sistema de pensamiento para emprender nuevos negocios en esta época de crisis? Bueno, ahí si que hay un espacio abierto Anca. Le daré yo también vueltas, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Rosana, esta técnica es incluso más apta para otros campos que para la escritura, ya que en escritura, de forma instintiva, nos limitamos a buscar relaciones, mientras que en otros campos en los que no se usen las palabras como materia prima, nos vemos forzados a buscar otros caminos para la palabreja. Y cuanto más alejado sea el camino, más creativa será la idea que nazca.
    Te animo a que pruebes esto con ideas para negocios, verás que estupenda empresaria descubres en ti, de la noche a la mañana.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Me parece muy pero que muy interesante. Haré alguna práctica. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Que te diviertas, Candela, y que dé para muchas ideas brillantes.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante tu artículo, me ha recordado a cuando trabajaba hace un tiempo en una agencia de publicidad, cuando teníamos que hacer un trabajo a un buen cliente y no se nos ocurría nada, nos reuníamos varias personas y hacíamos un brainstorming a partir de frases y palabras aleatorias generadas con un programa.

    Acabo de buscar el programa pero no lo encuentro por ningún lado, pero he encontrado algo parecido en la web http://www.palabrasque.com/palabra-aleatoria.php donde también te dan una palabra al azar, cada vez que aprietas el botón.

    En fin, gracias por tu artículo, no se me había ocurrido utilizar estas técnicas en otras facetas de la vida.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya resultado interesante. La verdad es que sólo con palabras, abrimos la puerta a una cantidad inmensa de ideas, en todos los ámbitos de la vida.

      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario