Miedo al papel en blanco

En esto del miedo al papel en blanco hay mucho mito. El papel en blanco no da miedo, yo cojo paquetes de quinientos folios con las manos, sin guantes ni ninguna otra protección y jamás me ha pasado nada. Si acaso algún cortecito que, según recuerdo, provenía de papeles que no estaban precisamente en blanco.

Así pues, no es al papel en blanco a lo que tenemos miedo, sino a nuestra mente en blanco. Para evitarlo, lo mejor es acudir al papel con una idea en la cabeza, o bien (cuando las ideas escasean) hacerlo sin pretender crear nada interesante ese día.

Un ejemplo claro de esto último es lo que me ocurre con el dibujo, que es donde más resistencias encuentro siempre. 
Cuando estoy muy bloqueada o tengo mucho miedo de que me salga mal (como me viene pasando últimamente), lo primero que hago es cambiar de libreta. En estos casos uso una libreta de papel cuadriculado, porque es ya toda una declaración de intenciones: "me importa un pimiento lo que salga, el dibujo de hoy no lo voy a usar jamás para nada ni lo voy a publicar, de hecho acabará en la basura cuando se acabe la libreta". Incluso hago unos rayajos con el boli en la misma hoja para hacer correr bien la tinta. O rayo media página con tramas cruzadas para calentar la mano y luego, ahí mismo hago el dibujo. Esto me da la libertad de equivocarme y hacerlo todo lo mal que se me ocurra. No hay miedo, ya no tengo que demostrar nada, no estoy dibujando, sólo rayando papel. 
De esas libretas cuadriculadas han salido algunas ideas interesantes que he dibujado bien después y, sobretodo, han servido para seguir practicando, pese al miedo.

Hay que engañar a la mente (al hemisferio izquierdo) para que no nos tenga alejados de aquello que queremos hacer. Y seguir, seguir, seguir. Mal o bien, no importa, sólo importa seguir practicando.


15 comentarios:

  1. Yo creo que el papel en blanco nos ofrece todas los posibilidades. Lo malo es querer escribir o dibujar o pintar, una obra maestra de primera mano y en cualquier estado.

    A veces un mal apunte o un mal boceto, es un buen comienzo porque en él hemos puesto aquello que teníamos en ese momento.

    Besitosss y feliz dominigo

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con eso que dices, Luz: un mal apunte es un buen comienzo. Sí, señora, ahí le has dao.
    Besssos y bessstias

    ResponderEliminar
  3. ¿y no os ocurre que a veces, cuando ya no queda espacio libre en el papel, es cuando las ideas se agolpan y no encuentras dónde anotarlas?

    a ver si es que la mente se mimetiza con el papel que tiene delante y si éste está en blanco la mente se queda idem...

    (la mía, mi mente, anda un poco tontaina esta mañana, creo)

    Pero el corazón no
    y te envía un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Entonces, Almena, si se mimetizan, podemos pensar que nuestras mentes son camaleónicas. ¿Hay algo más alentador que eso? (jeje, por si te servía de excusa)
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  5. Miedo, terror es lo que siento a veces al enfrentarme a la pantalla del ordenador o a la libreta! No sé por qué, pero en esos casos (y puedo pasar largas temporadas así) me invento cualquier excusa para no escribir: que si tengo que ir a comprar, que si quedo con alguien...y luego le echo la culpa a los demás, que no me dejan tiempo para escribir...¿Qué te parece? No me digas que no es de psiquiatra...

    ResponderEliminar
  6. Jaja, Mercedes, te comprendo. Aunque yo a la libreta no la temo, será de tanto usarla por las mañanas. De hecho te diré que este uso matinal es casi siempre responsable de lo que después escribo en el ordenador, ahorrándome el trauma de la mente en blanco.
    En cambio, con el dibujo sufro como una condenada.

    ResponderEliminar
  7. Jolín, pues no para mi mente todo el dia parloteando acá y allá sin parar, que es una pesada y cuando le pongo un papel blanco, va y se calla.
    Pa mi que me tiene miedo.

    ResponderEliminar
  8. Jaja, Cereza, no sé quién tiene miedo a quién.
    Pues ponle papel garabateado, para que se inspire y siga parloteando.

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta ver una hoja escrita con cualquier cosa, a veces escribo correos a mis amigas solo por el hecho de escribir, que salga de eso alguna idea coherente es otra cosa, y que tenga un objetivo concreto también me cuesta. En cuanto al papel en blanco, he de decir que me atrae estrenar página nueva, y libreta nueva, es más cuando voy a una papelería y veo libretas me gusta abrirlas, ver el dibujo de la tapa, y quedarme con el cante para cuando tenga que comprar una. Pero ahora tengo un dilema, no sé si las hojas las prefiero a cuadros o papel en blanco. Ahora estoy escribiendo con el fondo a cuadros, y creo que me va mejor que en blanco. El blanco, demasiado campo abierto para tan poco recorrido. No sé.

    ResponderEliminar
  10. Hola de nuevo, creo que me he ido un poco del tema, no me hagas mucho caso Anca, vengo de la lluvia y la niebla y hace días que no tecleo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A mí también me encantan las libretas nuevas. Antes, cuando escribía sólo a mano, necesitaba estrenar libreta para cada nuevo proyecto (con la consecuencia de tenere decenas de ellas con apenas unas hojas gastadas). Ahora sólo escribo en libreta por las mañanas y lo que más me gusta es ver como se va llenando de toda clase de pensamientos que desconozco. Eso sí, papel siempre cuadriculado para escribir. Blanco para dibujar. Y el de lineas no lo soporto, no sé por qué.

    Cómo ves, no te sales del tema, hablamos de papel en blanco en todos los sentidos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. LA PRÁCTICA HACE AL MAESTRO, NO DICEN. EN CUANTO AL MIEDO AL BLANCO, RADICA EN QUE ESTE REPRESENTA AUSENCIA DE COLOR; ENTONCES ES EL MIEDO AL VACÍO, EN ÚLTIMA INSTANCIA. SUERTE.

    ResponderEliminar
  13. OJT, entonces a colorear sin más ;)

    ResponderEliminar
  14. La hoja en blanco es una invitación inmaculada a una oruga peluda,verde y arrugada que se hace rogar para presentarse mariposa.
    El miedo es de los poetas... tal vez, sea desilución.
    http://enfugayremolino.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Hum, acabo de visualizar la oruga peluda, Soylaura.
    Desilusión... no sé, creo que hay pocos creadores desilusionados con su trabajo y muchos muertos de miedo.

    ResponderEliminar