Romper la rutina

Las rutinas son buenas. Yo tengo varias de ellas y las defenderé a muerte pase lo que pase. Las rutinas nos dan disciplina y además nos simplifican la vida librándonos de tomar decisiones a cada paso y para todas las pequeñas minucias. Liberan nuestro cerebro de muchas cosas insignificantes a las que, sin ellas, deberíamos prestar atención. Dónde comprar el pan, qué hacer con la ropa sucia, cuánto rato cepillarse los dientes y en qué momento…
Para las mentes creativas también son buenas estas rutinas, porque una se puede quedar absorta en su afán creativo y darse cuenta de pronto de que es domingo y no hay nada que comer, o que te cortan la luz por no acordarte de pagar el recibo, o... etc.

Pero también es cierto que rutina es todo lo contrario de creatividad. Si todo son rutinas, se acaba atrapada en este círculo y se acaba por no hacer nada nuevo. Por otro lado, la rutina no inspira y no proporciona alimento a la imaginación.

Muchos hablan de romper la rutina con cosillas tipo acudir al trabajo por un camino distinto. Supongo que a estas alturas no esperáis esto de mí, sabéis que soy más bestia y voy a pedir más (después cada quien elige si hacerlo o no).

Ahí va mi propuesta para romper la rutina: pasar un día entero diferente. No se trata ya de acudir a lugares diferentes, sino comportarse de forma diferente en todo lo que hagáis. Vivir un día entero como si fuerais saltimbanquis (o la profesión que se os ocurra), o cómo si no existiera ni hubiera existido nunca el dinero, o como si no tuvierais que volver a trabajar nunca más, o como si no tuvierais hijos, o como si os apasionara fotografiar acelgas. Escoged algo lejano a vuestra vida real y vivid así un día entero.

Por ejemplo: ¿cómo y qué desayunaría ese saltimbanqui? ¿qué haría después? ¿cómo vestiría? ¿qué lugares frecuentaría? ¿qué noticias o blogs leería? ¿de qué temas hablaría con los demás?

Este ejercicio es de lo más divertido y revitalizante, aparte de inspirador. Que lo disfrutéis.

Comentarios

  1. Vale Anca, ahora voy a comprar (de lo más rutinario) a ver si en el paseo se me ocurre pensar en quien voy a ser en mi día distinto, bsts

    ResponderEliminar
  2. Qué casualidad, hace tan sólo unos minutos leía esto: http://biancaatwell.com/autocuracion-por-desestructuracion-de-la-rutina/
    y ahora tu propuesta... (me quedo pensando en quien quiero ser...)
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Rosana, espero que se te ocurra algo divertido y loco.
    Un beso

    Glora, qué casualidad, sí. El Universo te está diciendo que lo hagas, jaja. Hum, quién serás... Sé que no debo, pero me gustaría saber en quién se convierte cada una de vosotras.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Bueno, la idea me encanta (actriz frustrada que es una), pero como últimamente llevo una vida poco rutinaria (con lo bueno y lo malo que la situación conlleva) lo dejaré para más adelante...Y ya te diré en qué me convierto... aunque me atrae muchísimo la idea de ser robot por un día, fíjate qué tontada, jajaja, pero es verdad!
    PD.- Anda, que no he pensado en ti estos días en que he estado "ciberdesconectada"! Qué razón tenías! ¿Sabes que le ha sentado muy, pero que muy bien al hemisferio ese? :-D

    ResponderEliminar
  5. Jaja, Merecedes,ya me contarás. Puede que de aquí a entonces haya otra cosa que se te ocurra (actriz, por ejemplo, tendrás que pensar si de cine o teatro, si estás trabajando o no, si comedia o drama, si rica o muerta de hambre...). Me da que robot no da mucho juego, no sé. Pero si lo vas a ser, luego nos cuentas.
    Sobre tu desconexión, se ha notado el efecto en el cuento que has traído después. A mí me parece que tiene hasta el estilo y la estructura diferente a los demás.
    Ea, pues a desconectarse con más frecuencia, tus lectores lo exigimos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Me gusta la propuesta! Así que creo que no haré la compra ni limpiaré ni estaré pensando en qué ocurrirá la semana que viene.

    Voy a ver qué tal me va sin preocuparme, sin pensar en quien no debo, y haciendo las cosas sobre la marcha.

    De momento, voy a hacer un desayuno/comida de esos de saltinbanqui que llevo tres cafés a lo tonto sin nada sólido desde hace unas cuantas horas.

    En resumen, voy a pensar en mí.

    Besitosss, amiga

    ResponderEliminar
  7. hummm yo que soy una dubitativa... no sé qué elegir, pero lo de ser "una apasionada por fotografiar acelgas" me ha encantado
    ¿puede ser también ajos o remolachitas?
    ;)
    no ahora en serio, que sí, que tus propuestas son verdaderos retos, que no te andas con "chiquitas". Voy a ver qué se me ocurre y te cuento el resultado.
    Que tengas un fin de semana feliz, querida retadora.

    Beso!

    ResponderEliminar
  8. Luz, ¡has tomado la mejor decisión posible! Espero que encuentres una inspiración divertida para este día de pensar en ti.
    Besssitos


    Almena, las remolachas, sin duda, son de lo más fotogénicas. Los ajitos lo que pasa es que a veces enseñan los dientes. Sí, ya me contarás lo que has sido.
    Pues claro que no me ando con chiquitas: no valdría la pena escribir un blog para repetir lo de siempre y hacer las cosas a medias.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. ¿Pero solo un día, no?. Me anima pasar un dia actuando como una madrastra de cuento. Pero claro al dia siguiente vuelvo a ser yo y la siembra es voluntaria pero la cosecha va ser obligatoria, uhmm, no se a ver que se me ocurre. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  10. Cereza, sí, sólo un día, da para mucho el día entero.
    ¿De dónde sacarás los hijos? ¿O serás una madrastra que ya se ha librado de ellos?

    ResponderEliminar
  11. Ostras, ayer me acordé de tu propuesta viendo con mi sobrino unos dibujos que se llaman "Martín, Martín" (en francés "Martin, matin"). No sé si los conoces, pero la cosa va del susodicho Martín, que cuando se levanta cada mañana es un personaje diferente y actúa según el personaje (incluida la indumentaria adecuada). Ayer por ejemplo, en un episodio fue Robin Hood, y en otro, una bruja. A ver, los dibujos no me acabaron de convencer, pero la idea la relacioné inmediatamente con esta entrada tuya y pensé que está bien pensado para la creatividad de los críos.

    ResponderEliminar
  12. Merecedes, no conocía estos dibujos. Sí, es genial para la creatividad de los pequeños. Y darles otros roles más realistas también puede funcionarles muy bien, imagino. Hum, me apunto la idea para aplicarla en el trabajo en cuanto sea posible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario