La trampa de los materiales

Cuando aprendía a dibujar, pasaba la mitad de los días en tiendas de materiales de dibujo, mirando, rebuscando. Siempre me compraba alguna cosita. Apenas sabía trazar dos rayas, pero gasté un dineral en materiales que apenas he llegado a utilizar después (tardé un año en probar las acuarelas nuevas y, tras probarlas, las abandoné). Con el tiempo descubrí que mis mejores materiales eran los lápices y los bolígrafos, por lo que todo lo gastado no me sirvió de nada.

Tampoco me sirvió para aprender a dibujar mejor. Por mucho que otras personas hicieran maravillas con las crayolas, el simple hecho de tenerlas no hacía que yo pudiera hacer esas mismas maravillas. Lo único que me ayudaba a dibujar mejor era practicar.

Tardé un tiempo en entender que ese salir a comprar materiales casi diario era un modo de evitar ponerme a dibujar. Huía de mis dificultades e intentaba comprar el remedio en una tienda. Tardé en descubrir que lo realmente importante no son los materiales, sino lo que se haga con ellos. Hay gente que hace maravillas con un bolígrafo (aquí tenéis un ejemplo y aquí otro).

Así que ¿qué es lo que realmente hace falta para empezar a crear? Si vas a dibujar o escribir, lo básico es papel y lápiz o boli. Si a tejer, unas agujas y un jersey viejo que deshacer. Si a crear muebles con material reciclado, cola y basurillas. Si lo tuyo es la música, un viejo instrumento. 

No se necesita nada más. Sólo eso y practicar, practicar, practicar.


13 comentarios:

  1. Anca, qué pasada los dibujos con boli que nos muestras! ya tines razón ya, todo está en la práctica y en lanzarse, besos

    ResponderEliminar
  2. Envidia cochina me dan a mí esos dibujos, Rosana. Pero, en fin, tendré que practicar tanto como estas personas para llegar ahí.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente los dibujos que nos compartes son increíbles, la de horas que habrán invertido esas personas en ese trabajo...
    Yo llegué a tener muchas libretas en casa :) También muchos bolis diferentes, de colores y grosores distintos.
    Lo que necesito trabajar mas, ahora lo se, es la disciplina. El ser más sistemática, organizarme para darle tiempo a la escritura en mi día a día.
    besos ;)

    ResponderEliminar
  4. Sí, es eso, Pena Mexicana, es la disciplina. Ponerse un horario o unos mínimos y cumplirlos. No hay otras.
    En cuanto a las horas de trabajo, son las que se invierten en la práctica para adquirir destreza, luego cada obra cuesta menos. Te sorprendería saber lo poco que dedica el dibujante del primer enlace a cada dibujo.

    ResponderEliminar
  5. Será cuestión de empezar hacer la o con un canuto y echarles que se yo, dos o tres vidas más..
    Para entonces ¿como nos vamos a reconocer?

    ResponderEliminar
  6. Se me olvidaba, agradecerte desde lo más hondo de mi corazón, que iniciaras este blog y me llevaras de la manita a las páginas de la mañana y la cita con el artista.
    GRACIAS, MUCHAS...

    ResponderEliminar
  7. Cereza, me acabas de hacer feliz :) Me alegro muchísimo que hayas empezado y continuado con las páginas de la mañana, te van a traer innumerables beneficios y, con el tiempo, estarás como yo, que ya no podrás vivir de otro modo.
    Por cierto, podrías decir alguna cosa de tu experiencia en el post correspondiente, por si alguien más se anima a probarlo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Estoy muy de acuerdo en que lo funfamental es la pràctica y la constancia. Insistiendo en cualquier actividad, se va adquiriendo técnica. Yo nunca he intentado dibujar porque no es lo mío, pero las acuarelas no me abandonan, y estoy haciendo cosas nuevas desde que nos regalaste tu ayuda, o al menos intentándolo y esto vale para cualquier actividad, las actitudes que propones, el compartir tus experiencias son de gran valor.

    Besitos bessstias

    ResponderEliminar
  9. Si es que la cosa no tiene más misterio que estas actitudes, Luz. Sería interesantísimo que hubiera más, pero todo se resume a dos cosas: trabajo y juego. Creo que os aburriré de tanto repetir las mismas cosas, pero es que no hay más.

    Bessstias besssucones de mediterraneo a mediterraneo.

    ResponderEliminar
  10. Admirada me quedo con esos dibujos!!!!! Algunos bolígrafos, conducidos por manos mágicas (y trabajadoras!), hacen verdaderas maravillas!
    Pues mira, conozco el caso de alguien que va de papelería en papelería buscando el cuaderno perfecto para escribir, en lugar de sentarse de una vez y ponerse las pilas (y por una vez, no soy yo!).
    Por cierto, te dejo un enlace para que conozcas los dibujos de los que te hablé en la entrada anterior... Ya me dirás! :-)
    http://www.rtve.es/infantil/videos-juegos/#/videos/martin-matin/todos/

    ResponderEliminar
  11. Mercedes, yo era de esas de las de papelerías (y también de librerías) pero me voy remendando.
    He visto un fragmento... hum... no he podido evitar verlo con ojos de educadora y habría cosas a las que objetar (como el bofetón que le da al amigo de buena mañana, o que los niños hagan rugby y las niñas danza). Pero lo que me ha gustado es que en lo que se convertía no era elección suya, que es lo que yo había entendido, sino que era lo que le tocaba y ajo y agua.

    ResponderEliminar
  12. A mí esos dibujos no me gustan (yo tiro más hacia el absurdo y muchas veces no tan infantil Bob Esponja), pero al verlos enseguida me acordé de tu propuesta :-) Y sí, el niño se levanta ya en la piel de un personaje sin haberlo decidido él, lo cual aún es más creativo...

    ResponderEliminar
  13. Sí, es buenísimo que no puedas elegir. De forma presencial se podría hacer la propuesta sacando un papelito a ciegas. Y ya tienes plan para el día, jajaja.

    ResponderEliminar