Distraerse

Ya he hablado aquí tantas veces de la constancia, que habrá quién tema hasta entrar a leer este blog, por si hay tirón de orejas. Trabajar sin distraerse, sin dejarse llevar por otros quehaceres como excusa, mantener la disciplina. Y no sólo eso, hoy añado que hay que tener el trabajo siempre presente en la cabeza, aunque sea en segundo plano, con las antenas bien afinadas para captar las ideas que puedan surgir.

Pero a veces hay que distraerse. Hay que salir de nuestro mundo particular, entrar en otros mundos, empaparse de otras personas, situaciones o vivencias, entrar y participar de otras cuestiones ajenas a lo que estemos trabajando. Con todo ello, nuestro cerebro hará conexiones asombrosas y de pronto surgirá algo que no habríamos imaginado de otro modo, de haber permanecido sentados a la mesa, trabajando sin parar.

Pero una de las cosas más difíciles es distinguir cuándo distraerse es productivo y cuándo no lo es, cuándo es resistencia al trabajo y cuándo es alimento. Y creo que la diferencia está en el nivel de profundidad de estas distracciones: si nos quedamos en la superficie de lo que quiera que estemos haciendo es resistencia, en cambio si llegamos al fondo de ello, si nos empapamos bien, es alimento.


10 comentarios:

  1. Entonces entretenerse con una mosca, pensar en las musarañas y encontrar apetecibles las sobras del viernes, son resistencias ¿verdad?
    ¡Me estoy quedando en los huesos!

    ResponderEliminar
  2. Cereza, depende. Si tú al pensar en las musarañas llegas a saber quienes somos y a dónde vamos, entonces no es resistencia. Con las moscas siempre es resistencia. En cambio, con las sobras del viernes siempre es alimento, más todavía si te estás quedando en los huesos ;)

    ResponderEliminar
  3. Yo últimamente me distraigo mucho y aprovecho más. Creo que tiene algo que ver las antenas. Hace unas semanas que me están creciendo unas antenas muy finas, como las que nos dices. Primero aparecieron las alas, luego las antenas. No sé en qué me estaré convirtiendo, jaja.Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo en todo, y durante periodos en los que hay distracciones porque la vida las pone por delante, saber que se volverá a crear desde un punto que puede que no sea el mismo, ¿Qué importa eso? será el que corresponda! No pensar en tirar la toalla, reconocer que hay paréntesis necesarios aunque parezcan impuestos y no de elección propia.

    Al final, la vida nos apoya en todo.

    Besitosss bestiasss

    ResponderEliminar
  5. Qué miedo, Rosana, estás en plena metamorfosis, espero que a ti te salga bien y no como al pobre Gregor Samsa, jaja. Un beso

    Es cierto, Luz, cuando vienen las distracciones, aunque sigamos, seguimos desde otro punto distinto al que lo hemos dejado. Esto para mí es un problema si estoy trabajando en un texto más largo, porque una pequeña distracción vital y ya no puedo escribir igual y ya no casa el principio con el final. Por eso me parece algo increíble el escribir una novela, por ejemplo.
    Besssitos y besstiasss para ti también.

    ResponderEliminar
  6. Pues si, la verdad que no se como se las apañan los escritores, para no hacerse un lio con la trama y los personajes,porque es cierto que hay distracciones necesarias para el espiritu.

    ResponderEliminar
  7. Fidel, aparte de necesarias, son inevitables. Yo soy una distraida profesional, jaja.

    ResponderEliminar
  8. A mí que no me quiten mi disciplina...pero que tampoco me quiten esas situaciones rompedoras de rutina!

    Cada día, durante casi 3 semanas, he acompañado a mi madre al hospital para hacer rehabilitación de una rodilla...pues mi último post nació entre esos pasillos! Tenía dos opciones: pensar "menudo rollo perder el tiempo en este hospital", o bien "vamos a dar una vueltecita, a ver qué vemos por ahí". Me quedé con la segunda! (aunque de todas formas, menudo rollazo, jajajaj)

    ResponderEliminar
  9. Bueno, las distracciones impuestas son asunto aparte. Pero sí, lo mejor es sacar tajada de ellas, ya que estamos.

    ResponderEliminar
  10. Vamos con lo del alimento porque lo demás es evasión de obligaciones, un cuasi delito si se hace costumbre.
    http://enfugayremolino.blogspot.com

    ResponderEliminar