Distraerse

Ya he hablado aquí tantas veces de la constancia, que habrá quién tema hasta entrar a leer este blog, por si hay tirón de orejas. Trabajar sin distraerse, sin dejarse llevar por otros quehaceres como excusa, mantener la disciplina. Y no sólo eso, hoy añado que hay que tener el trabajo siempre presente en la cabeza, aunque sea en segundo plano, con las antenas bien afinadas para captar las ideas que puedan surgir.

Pero a veces hay que distraerse. Hay que salir de nuestro mundo particular, entrar en otros mundos, empaparse de otras personas, situaciones o vivencias, entrar y participar de otras cuestiones ajenas a lo que estemos trabajando. Con todo ello, nuestro cerebro hará conexiones asombrosas y de pronto surgirá algo que no habríamos imaginado de otro modo, de haber permanecido sentados a la mesa, trabajando sin parar.

Pero una de las cosas más difíciles es distinguir cuándo distraerse es productivo y cuándo no lo es, cuándo es resistencia al trabajo y cuándo es alimento. Y creo que la diferencia está en el nivel de profundidad de estas distracciones: si nos quedamos en la superficie de lo que quiera que estemos haciendo es resistencia, en cambio si llegamos al fondo de ello, si nos empapamos bien, es alimento.


El foro

Como la mayoría de las personas que han votado han optado por la opción de un foro, he creado uno (no sé si será el mejor, no sé si será manejable para todos, no sé si son las secciones que querríais, etc.) Pero iremos hablando ahí de todas estas cosas por si entre todos decidimos cambiar a un lugar mejor o si sacamos nuevas propuestas. De momento os dejo el enlace, aunque siempre podréis acceder pinchando en "foro" aquí arriba.

Algunos consejos

Shaun Tan es uno de los ilustradores con mayor creatividad que conozco. Su libro "Emigrantes" es más que suficiente para demostrar esto, con tanta generosidad de imágenes sorprendentes.

Os voy a poner aquí algunos consejos suyos que aparecen en la web de Barbara Fiore Editora

Debes disfrutar con lo que haces, hasta el punto que sea un placer ir más allá de la llamada del deber e intentar siempre que sea posible crear algo que supere lo meramente «suficiente». 
(...)
Por supuesto, una cierta competencia técnica como artista es necesaria, pero no deja de ser una herramienta para la realización de ideas. Sin una gran imaginación, tu habilidad se limita a eso, a «estilo» y «efectos» sin un valor inherente.
(...)
Si tuviera que dar otro consejo, éste sería que mientras estéis haciendo algo, incluso si no sale bien, no estáis perdiendo el tiempo. El mayor logro de tanto trabajo creativo es simplemente encontrar tiempo y dedicación para ello, especialmente cuando parece difícil y más desagradable (casi todos los proyectos parece que llevan implícita una fase de crisis de confianza). Las buenas ideas y el talento no valen mucho si no se aplican trabajando realmente duro. Lo importante es llevar las cosas hasta el final a pesar de las dificultades que puedan surgir.  

Vale la pena considerarlos uno a uno, rumiarlos con clama e incorporarlos al hacer del día a día.