Donde viven las ideas

Las ideas están ahí, listas para ser cosechadas y puestas en práctica... sólo que no sabemos verlas. Hay tantas ideas por cosechar, que si todos nosotros nos recogiéramos unas cuantas, aún sobrarían muchísimas. Y aún así no las encontramos y nos quejamos de bloqueos o falta de inspiración.

Entonces ¿dónde viven las ideas? Justamente en el lugar donde no solemos buscarlas. O, mejor dicho, por todas partes excepto en el único lugar en el que nos empeñamos en buscarlas siempre.

Los humanos pecamos de autolimitadores. Una vez asumimos nuestra identidad, nuestros límites o aquello que podemos hacer y aquello que no, marcamos una linea bien clara y nos empeñamos en no traspasarla jamás. A la hora de buscar una idea barajamos siempre los mismos dos o tres conceptos, sin traspasar la linea marcada, pretendiendo que éstos pocos elementos nos den combinaciones infinitas. Como es lógico, llega un momento en que no hay más ideas y ahí nos quedamos, quietos, pensando que no damos para más.

Justamente para estos casos es útil aplicar técnicas de generación de ideas, tales como las palabras aleatorias. Su función es llevarnos tan lejos de nuestro razonamiento común, que no tengamos más remedio que tropezarnos con las ideas en el camino de vuelta, porque las ideas están justo ahí, donde no las hemos buscado nunca.


Comentarios

  1. Interesante... me resulta muy útil para mi proceso actual :)
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy deseando tener noticias de tu proceso actual ;)

      Eliminar
  2. Vaa ser que nos la pasamos buscando por arriba y resulta que las teniamos muy cerquita casi rozando nuestros pies...
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es así, casi simpre buscamos las llaves lejos de dónde se nos han perdido, sólo porque hay más luz.
      Un beso

      Eliminar
  3. No sé si ya te lo había puesto aquí (ideas tengo, pero mi memoria está en las últimas), pero cuando me dicen que debo viajar para ver mundo e inspirarme me da un poco de risa, porque sólo con darse una vuelta por la calle puedes recoger un buen ramillete de ideas "inspiratrices"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin salir de casa también se pueden conseguir muchas ideas, basta con darse una vuelta por nuestra retorcida mente ¿verdad?

      Eliminar

Publicar un comentario