Sin alternativas

La inspiración no es un problema, ya hemos comprobado que se puede invocar mediante infinidad de técnicas, desde las palabras aleatorias, hasta un zork, pasando por los mapas mentales. La creatividad está en todas partes y las ideas pueden surgir desde cualquier lugar. 

Entonces ¿cuál es el problema? El problema está en esas muchas ocupaciones que se nos ocurren de repente (con tal de no enfrentarnos a esa cosa tal difícil que es sentarse a hacer lo que en el fondo estamos deseando hacer).

Por suerte para esto también hay técnicas que nos ayudan a meternos a nosotros mismos en cinturón y forjar la disciplina o, al menos, ir adelantando trabajo.

Una de estas técnicas es la de la falta de alternativas. Consiste en prepararnos una emboscada de tal modo que no tengamos más remedio que ponernos a la tarea. Podemos encerrarnos en una habitación sin teléfono y sin conexión a Internet, irnos a la biblioteca con un cuaderno de notas bajo el brazo... o simplemente no darnos permiso para hacer nada más durante una hora. Nada, ni llamadas, ni cafés, ni contestar o mirar correos... nada. Se trata sólo de sentarse en la silla, frente al ordenador, las acuarelas o lo que quiera que sea nuestro instrumento. Si no se nos ocurre nada, no debemos mover un dedo, sólo estar ahí por el tiempo que hayamos decidido que es nuestro horario de trabajo.
Puede que los primeros días no hagamos gran cosa, pero llegará un momento en que, de puro aburrimiento, cogeremos un lápiz, o teclearemos cuatro palabras, al día siguiente unas pocas más, pero al final empezaremos a crear.

El aburrimiento es el mejor arma para domesticar a nuestro rebelde hemisferio derecho. Es como un niño y hay que tratarlo como tal.

Comentarios

  1. Vaya por Dios... ¡qué difícil suena eso! pero me late que lo necesito...

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es difícil al principio, pero con el tiempo los horarios se convierten en rutina y ya no cuesta tanto.
      Un beso

      Eliminar
  2. A mí me funciona lo de salir de paseo cuaderno en mano... Llega un momento en el que me acabo sentando en un banco para escribir algo, una idea, una escena, a veces (pocas) incluso un cuento de un tirón!

    PD.-Te debo algo, no se me ha olvidado :-D
    PD.-¿Pues sabes que también me gusta este new look?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cambio yo soy incapaz de escribir o dibujar en la calle. Demasiadas distracciones, demasiada gente (aunque sólo haya una persona), demasiada vida. Yo prefiero aislarme.

      (Gracias, estoy probando looks, a ver si este se queda)

      Eliminar
  3. Anda, pues si el aburrimiento puede ser una herramienta útil para hacerle trabajar, ¡ya se puede ir preparando, se va a enterar!
    Coincido con Mercedes, qué bonito te ha quedado el nuevo diseño del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que funciona lo del aburrimiento. Si esres toda una artista en ello, se va a enterar, jaja.

      (gracias)

      Eliminar
  4. Cuanto más aburrimiento, menos estímulos y mayor creatividad interior. Hay que buscar siempre ese espacio. Un abraç.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente por eso no puedo yo hacer nada en la calle o en cafeterías o terracitas, demasiados estímulos. En cuanto al ordenador... Uf, lo que cuesta...
      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario