El exceso de ideas

Otra de las maneras más ingeniosas que tenemos para evitar el trabajo en sí es tener un exceso de ideas. Confieso que es una de mis trampas favoritas, aunque cada vez la voy domesticando mejor.

Tener muchas ideas nos libra de sentarnos a trabajar. Estas ideas tienen que ser anotadas, hay que hacer trabajo de documentación, leer sobre ellas, etc., para dejar la idea bien asentada y que no se nos olvide. Luego, nos decimos, ya volveremos a la idea anterior a trabajar. Pero luego aparece otra idea y luego otra y otra más. El mundo está lleno de ideas.

Para evitar esta trampa lo mejor es tener un límite máximo de proyectos en marcha. Si surge una nueva idea, la anotamos con una breve explicación o esquema y la aparcamos hasta que le llegue el turno.

Pero ¿qué pasa si ya tenemos muchos proyectos en marcha? Bueno, a mí me ocurre con frecuencia. me voy liando yo sola en cada vez más proyectos hasta que llega un momento en que ni llego a todo ni me resulta satisfactorio ninguno de ellos.  Entonces toca limpieza. Al igual que en la limpieza de primavera, se saca todo fuera, se airea y se conserva sólo lo necesario. Lo demás  se guarda en cajas, en los altillos (o se tira directamente).
Con la lista de proyectos en mano, se escoge el más importante, comparándolo con los demás uno por uno. Y, si cabe otro en nuestro número máximo, el segundo más importante. Mi consejo es que, en la "limpieza de primavera", se escojan menos proyectos del máximo que hemos decidido, porque siempre surgirá uno nuevo en el momento más inesperado y eso nos da un margen de tiempo hasta la próxima limpieza.

Para quienes no tengan remedio, recomiendo este artículo sobre cómo gestionar varios proyectos a la vez.



Comentarios

  1. Muy cierto lo que dices. Me he leido el artículo y me ha gustado mucho, bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan cierto como que yo siempre me lio en mis propias ideas, jaja.
      Un beso

      Eliminar
  2. Nunca es malo un exceso de ideas, nunca! El problema es cuando no las hay, cuando no surgen, pero si no, ya nos apañaremos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Mercedes, las ideas se pueden invocar, pero deshacerse de ellas es más complicado, porque seducen con mucho arte. En todo caso, ningún extremo es bueno.

      Eliminar
  3. Es un problema cuando tienes exceso de ideas y aparcas una que al principio era emocionante, pero que cuando vuelves a ella eres incapaz de sacarle el jugo que tenía al principio y se te han olvidado la mayoría de las posibilidades que planeabas exprimir de ella. ¡da una rabia...!

    Un saludo.
    Ehse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo tomar nota de esas ideas y hacer un esquema o resumen o lo que sea de la sustancia (el jugo). Tengo un proyecto en lista de espera desde hace unos diez años, con todo su jugo, bien conservado. Es el más añejo, eso sí.

      Eliminar
  4. te vuelven loco si tienes demaciadas es como forsar el procesador del pc aque prosese mucha informacion

    ResponderEliminar
  5. te vuelven loco si tienes demaciadas es como forsar el procesador del pc aque prosese mucha informacion

    ResponderEliminar

Publicar un comentario