Los clichés mentales

Una de las lecciones más valiosas del libro "Dibujar con el lado derecho del cerebro" de Betty Edwards la aprendí al dibujar ojos. 

En ese fragmento explicaba la autora que, en vez de dibujar el iris, nos centráramos en dibujar el blanco de los ojos, que reprodujéramos su forma y, una vez hecho esto, el iris ya estaría dibujado en su forma y tamaño exacto. En cambio, si intentamos dibujar el iris, pese a tener una forma circular mucho más sencilla, nos va a resultar mucho más difícil captar la mirada del retratado.

Esto se debe a que nuestro hemisferio izquierdo ha solucionado desde muy pequeñitos como han de dibujarse los ojos. Ha creado una forma estándar para ellos y, cuando de ojos se trata, va a tomar las riendas para acabar con la tarea de manera expeditiva, sin permitir al hemisferio derecho reproducir lo que está viendo de verdad. 
En cambio, para el blanco de los ojos no tiene ningún cliché, no lo ha dibujado nunca y no sabe como resolver la tarea. Entonces se aparta y deja hacer al hemisferio derecho que, en estas tareas es mucho más mañoso. 

Podemos aplicar esto a cualquier otro campo creativo. Un cliché es lo opuesto de la creatividad, es repetir algo ya conocido sin opción a aportar nada nuevo. Es la manera que tiene el hemisferio izquierdo de solucionar tareas de la manera más rápida y eficaz posible (gracias a eso no tenemos que decidir cada día dónde vamos a comprar el pan o qué hacer con el cepillo de dientes). Pero cada vez que recurrimos a los clichés nos alejamos de la creatividad. Deberíamos hacernos conscientes de cuales son nuestros clichés mentales para así romperlos conscientemente, aunque tengamos que recurrir a trucos como el que acabo de explicar (también podemos escribir/dibujar con la mano izquierda -la derecha si somos zurdos- durante unos minutos antes de ponernos a la tarea, o escribir sobre nuestro trabajo creativo y nuestras dudas nada más levantarnos por la mañana). Se trata de coger por sorpresa a nuestro lado racional o expeditivo, para que pueda surgir la visión original.


Comentarios

  1. Sí, sí, eso es cierto! Y cuando sucede, de pronto tu cabeza te hace ver otra realidad, o al menos la misma realidad pero desde otra óptica, y eso es como una chispa que enciende la creatividad. Se trata de convertir el "cliché" (rígido) en "chicle" (elástico)!

    ResponderEliminar
  2. Jaja, me ha gustado lo del chicle.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario