Limitaciones

Se suele creer que la creatividad es para quienes tienen la vida fácil o cómoda, quienes tienen tiempo y recursos, apoyos y aptitudes especiales... etc. En realidad ocurre lo contrario: nada mejor para la creatividad que la necesidad de resolver algo, o las circunstancias adversas. El hambre hace el ingenio, dicen.

Una de mis tías es un ejemplo de esto. De pequeña tuvo poliomelitis y quedó incapacitada para trabajar en un trabajo corriente, por lo que parecía condenada a ser ama de casa sin ingresos el resto de su vida.
Para entretenerse en las muchas horas libres empezó a hacer punto (esta actividad, por cierto, es gran potenciadora del hemisferio derecho, ya que no requiere de los servicios del otro hemisferio). Con los años adquirió mucha destreza (y velocidad) y poco a poco todos los vecinos y conocidos le iban haciendo encargos. Esto, aparte de los ingresos que le proporcionaba, hizo que aprendiera todavía más, que consultara revistas, que aprendiera puntos nuevos... hasta que finalmente acabó haciendo piezas únicas que se vendían en tiendas especializadas en objetos artísticos, a precios considerables.
Esta actividad empezó como un simple entretenimiento y ella habría seguido haciendo punto independientemente de los resultados, pero da la "casualidad" que aquello que le hacía fluir fue a la vez su fuente de ingresos pese a sus limitaciones. Había encontrado su elemento.

Pero este no es el único ejemplo. Durante toda la historia de la humanidad ha ocurrido lo mismo, todo lo que se ha inventado ha sido gracias a la necesidad de superar alguna de nuestras limitaciones, todo, desde la lanza para cazar mamuts, hasta el teléfono más puntero, pasando por el calzado o los aviones.

Así pues, la creatividad está justo en el lugar en el que está nuestra limitación y nuestra necesidad. Para resolverla vamos a ser incombustibles y apasionados, por lo que nuestras habilidades se multiplicarán.

Hazte esta pregunta: ¿dónde están tus limitaciones?


6 comentarios:

  1. ¿La acomodación mata la creatividad entonces?
    Será por eso que cuando todo va muy bien acabamos aburridos, porque no estimulamos nuestras posibilidades??
    Menos mal que siempre tenemos alguna inquietud que nos pone en marcha, bueno inquietud o necesidad.
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, así es, la acomodación es poco productiva. Con lo que nos gusta a los humanos el dolce far niente...
      Ahora, el exceso de preocupación tampoco es productivo, al menos en lo que a creatividad artística se refiere.

      Un beso

      Eliminar
  2. No sé porqué me has hecho recordar la historia que corre por allí acerca de cómo se inventó la aguja para la máquina de coser...

    http://wikijuanan.com/2009/06/la-maquina-de-coser-un-invento-sonado/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante! A ver si sueño yo alguna cosa también, oye.
      El caso es que tiene todo el sentido del mundo: después de trabajar intensamente en su proyecto con la lógica y la razón, creando un base sólida, al dormirse, el hemisferio derecho ha tomado las riendas y le ha dado la solución. Esta clase de momentos "Eureka" también se dan en la ducha o dando un paseo. Momentos en los que soltamos las riendas para dedicarnos a algo que no requiere de nuestra capacidad lógica.

      Un beso

      Eliminar
  3. Mis limitaciones son el miedo: miedo a pensar que no seré capaz de hacer esto y lo otro, miedo a crear algo que no tenga un mínimo de calidad...Por suerte, los años me están sirviendo no sólo para coleccionar arrugas, jajaja, sino para hacerme más "lanzada" y demostrarme que el miedo no sirve de nada...(uf, me imagino lo arrojada que seré con 90 años...!!!!!!!!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería interesante que buscaras también tu limitaciones a la hora de escribir, para encontrar soluciones creativas a los obstáculos.

      Yo tengo muchas limitaciones también. A la hora de escribir, por ejemplo, soy incapaz de enrollarme con los temas. De ahí que escriba siempre breve. De ahí que siempre que quiera escribir algo más largo, me lo tengo que plantear en bloques o microcapítulos. En fin.

      Eliminar