Pequeños tramos

Ocurre que cuando nos proponemos empezar a ser creativos (o cualquier otra cosa que suponga un cambio de hábitos) el esfuerzo nos parece enorme. No sabemos por donde empezar, no sabemos cual de las miles de cosas que hay que hacer debería ser la primera, porque todas son importantes, etc.

Lo mejor en estos casos es proponernos recorrer pequeños tramos, con objetivos y tareas concretas. Puede ser cualquier reto que nos propongamos, desde hacer los ejercicios de un libro específico a razón de uno al día, por orden y sin saltarse ninguno hasta unirse a otras propuestas (siempre hay alguna propuesta a la que apuntarse).

Estas tácticas nos ayudan a concentrarnos en una sola cosa y nos libera de la responsabilidad de decidir qué creamos. Son como los deberes del cole y para obedecer en este aspecto estamos muy bien entrenados. Nuestro lado racional estará satisfecho de que cumplamos con una obligación (aunque sea autoimpuesta).  Por si fuera poco, cada día que hagamos los deberes, al igual que ocurría en el colegio, aprenderemos un poco más  practicando e interiorizando nuestras habilidades.

Las propuestas pueden ser muy variadas, cuanto más variadas, mejor. Lo que es importante, si es que queremos de verdad llevarlas a cabo, es que tengan una fecha de comienzo y de final definidas. De este modo no nos parecerá que estamos haciendo un cambio de hábitos para siempre, sino que es temporal, por lo que la resistencia al cambio será neutralizada.

Para los más versados, estos retos por tramos sirven como desatascador (y también como práctica, que no sobra nunca).


Comentarios

  1. Ey Anca, qué página tan chula la del enlace... gracias por el tip. ¿Ya casi empezamos nuestro taller? besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya empezamos, mira el correo ;)

      Eliminar
  2. Por tramos, con fecha de inicio y final. Creo que eso que ahora que te leo me parece tan lógico, no lo había visto en mi vida. Fecha de inicio y final.
    yo queria escribir un poema al día, pero nunca puse fecha de fin , y abandonaba a mitad.

    ¿Qué me gusta encontrar herman@s mayores que me ayuden a aprender!! Y la página del enlace, coincido con pena y ahora voy corriendo a leer el correo, ainssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cereza, yo no creo que abandonaras a mitad, porque como no tenía fecha final no sabías donde estaba la mitad ;)
      La verdad es que las fechas límites ayudan a no flaquear. Total, sólo quedan unos días, no me voy a rendir ahora, etc.

      Un beso

      Eliminar
  3. A mí el blog me sirve un poco para eso, para retarme a publicar como mínimo un cuento por semana, y espero que el ejercicio semanal me sirva para ir aprendiendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, para el ritmo los blogs van genial, también para encontrar "la tribu" y para practicar. Por otro lado, al tener que escribir cosas cortitas, no es tan grande el esfuerzo.
      Pero no tienen fecha final. Por eso creo que un blog es más esfuerzo que esos retos puntuales de unas semanas o un mes, necesitamos disciplinarnos para seguir con un blog por años y años.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Me alegra que te resulte interesante ;)

      Eliminar
  5. Firmaría tu entrada, porque coincido en todo, claro. Personalmente, si no me marcara plazos, si no tuviera el norte de un final temporal (con esas tareas y tramos que señalas, si proyecto es de medio o largo alcance) no podría mantener el aliento para llegar a la meta, para terminar.
    Gracias por enlazar a mi página, Anca, y gracias a Pena Mexicana y a Cereza por los comentarios. Muy amables, todas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa igual, los parasiempres me hacen quedarme en las puertas de todo. Pero desmenuzado, cualquier reto entra mejor.
      Un placer enlazarte, realmente está muy bien tu página. Cada vez que entro me dan ganas de ponerme a escribir (aunque luego no lo haga ;)

      Eliminar

Publicar un comentario