Ponerse límites

Cuando apenas se está empezando una actividad creativa es fundamental tener la libertad total. Por un lado es preciso acallar ese lado racional que inhibe nuestra creatividad, por otro lado porque no tenemos todavía suficientes "tablas" ni técnica como para poder permitirnos ninguna limitación. Y por último, necesitamos explorar y experimentar.

Pero una vez superada esta etapa, los límites autoimpuestos se desvelan como una gran fuente de creatividad, precisamente por esa necesidad de resolver que mencionaba en el artículo anterior

Cuando estuvo unos días en casa mi prima (pintora profesional desde hace 30 años) la acompañé a comprarse algún material con el que trabajar esos pocos días. Se compró sólo tres colores y, para mi sorpresa, no eran los tres básicos, sino el amarillo, el negro y el burdeos. Le insistí en que comprara alguno más, pero se negó: se estaba poniendo límites. Me dijo que quería forzarse a crear con estos pocos colores.
Al cabo de unos días había hecho varios dibujos, muy diferentes entre sí y muy logrados.

También suelo ponerme límites a la hora de escribir. Los tengo en aMINUSCULA y los tengo en los cuentos literales.
Un ejemplo muy claro es el cuento "Perdices" (todavía no publicado). En este cuento, que habla de verduras, me propuse no repetir ni una sola vez un vegetal. Siendo que casi cada frase del cuento contiene una alusión a las verduras, para empezar hice una lista de todos los vegetales comestibles que conozco y me obligué a pasar por este aro tan estrecho. El resultado (que espero publicar algún día) es un cuento colorido, mucho más de lo que sería si no me hubiera puesto este límite.

Así pues, superada la primera fase, la creatividad aumenta al ponerse límites y acatarlos. Éstos límites pueden ser número de palabras o una letra (o nota o color) de menos,  los materiales empleados o el tiempo de ejecución, etc.

Animaos a probar.


8 comentarios:

  1. Me gusta la idea, supongo que es como esa gente que corre con pequeñas pesas en los brazos o en los tobillos. Una manera de añadir dificultad para fortalecer las habilidades, ¿verdad?

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad es diferente a los que corren con pesas, pues ellos quieren potenciar una musculatura que ya tienen. En este caso lo que se pretende es encontrar modos que no se tienen en "campo abierto". No se trata de fortalecer, sino de descubrir, en este caso.

      Un beso

      Eliminar
  2. Comparto contigo lo que comentas, los límites obligan a tener un producto acabado, sino nos dispersamos con facilidad, sobre todo la gente que nos dejamos secuestrar por la imaginación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a mí este método nunca me ha servido para evitar la dispersión. Supongo que soy un caso grave :)

      Un beso

      Eliminar
  3. Sí, con frecuencia los límites funcionan! Ahí es donde sale quizás el ingenio más "primitivo" del ser humano, cuando se pregunta: "¿Qué demonios puedo hacer con esto?".
    Ahora me he acordado de un plato que "inventó" hace muchos años mi madre, un día en que sólo tenía arroz, acelgas y carne...Lo juntó todo y salió un guisofio la mar de sabroso! Hasta le pusimos nombre y todo: "Gunsmoker", jajajajaja!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me parto con las historias de tu familia. El Schuwinder, ahora el Gunsmoker. Espero que nos sigas contando.

      Eliminar
  4. si al final tanta libertad y tantas facilidades que nos gustan y si no fuera por las tribulaciones, seguiriamos meciendonos en la palmera.
    Si no hay mal que por bien no venga, dicen por aquí.
    un besico penitente, bueno mejor un besico sabor torrijas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las facilidades son grandes enemigos de la creatividad. Por ejemplo, a mí me cuesta tantísimo sentarme a escribir, con lo fácil, cómodo y barato que es; en cambio, los surfistas tienen que estar siempre pendiente del oleaje para aprovechar cualquier día bueno en el que practicar unos minutos; o los corredores de fórmula 1 que necesitan tantísimo dinero para una sola carrera. Y lo consiguen, pese a las dificultades. Encambio, quienes lo tenemos tan fácil nos acomodamos y nos decimos "ya lo haré luego"

      Un beso

      Eliminar