Técnica versus alma

Hace algunos meses recopilaba aquí algunos consejos de Shaun Tan, siendo uno de ellos el siguiente:

Por supuesto, una cierta competencia técnica como artista es necesaria, pero no deja de ser una herramienta para la realización de ideas. Sin una gran imaginación, tu habilidad se limita a eso, a «estilo» y «efectos» sin un valor inherente.

Hay muchos "artistas" que tienen una técnica impresionante, que hacen alarde de ésta y la exhiben como si fuera algo realmente valioso. 
Un ejemplo claro es la de algunos cantantes, con gran voz y gran técnica, que siempre escogen canciones para lucir esa técnica y ese chorro de voz. Acaban cantando siempre a grito pelado (eso sí, muy afinado) evitando aquellas canciones más delicadas. En éstas últimas se sienten inseguros, desprovistos de su escudo técnico. 
Otro ejemplo son los dibujantes. Los hay que dominan la técnica hasta el hiperrealismo, consiguen plasmar todo lo que ven con exactitud asombrosa, hasta el punto que cuesta creer que no se trate de una fotografía. Otros, en cambio, con cuatro lineas (o a veces menos) consiguen captar la esencia de lo dibujado. 

En mi opinión, éste es el verdadero arte, transmitir más con menos. Cuatro lineas para un retrato, o unas notas frágiles en mitad del torbellino, o tres palabras que cuentan un mundo de delicadeza.

¿Y como se consigue esto? Con el alma. "Una cierta competencia técnica" se adquiere con la práctica, una y otra vez, probando y equivocándose, rehaciendo, volviéndolo a intentar. Pero el alma se consigue sólo si se ama aquello que se está haciendo, si el/la artista se muestra tal como es y tal como siente, si se atreve a mirarse al espejo y además mostrarse ante los otros sin artificios. De este modo el observador se verá reflejado y entenderá la obra: si hay algo en lo que nos parecemos todos es en nuestra fragilidad humana.




Comentarios

  1. Ese saber resumir sin que se pierda la esencia de lo que se quiere transmitir es mi gran asignatura pendiente. Admiro a quien sabe hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cambio mi asignatura pendiente es enrollarme un poco más. Qué menos, para quien se supone que gusta de escribir. Pero soy parca e palabras :(

      Eliminar
  2. Tu post da para mucho más que un simple comentario. La técnica es una ayuda,sin duda,pero no alcanza solo con eso. El ejemplo que das es muy claro, si no se interpreta, se siente, no hay técnica que valga. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Y la técnica se aprende, puede hacerlo cualquiera. La mirada única y el alma, cada uno puede descubrir sólo la suya. Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario