Diario creativo (2)

Seguimos con los diarios creativos, porque hay más maneras de hacerlos y no es cuestión de perder oportunidades.
Personalmente, me encantan esos diarios llenos de dibujos coloridos, mezclados con texto y recortes de revistas, como los que se pueden ver aquí o aquí. Nunca he tenido un diario así, pues mi mente que escribe no se pone de acuerdo con mi mente que dibuja, se dedican a anularse la una a la otra, por lo que tengo que realizar dichas actividades por separado (incluso en cuadernos separados).

Aparte de este divorcio entre hemisferios cerebrales (que no sé si padecerá alguien más), pueden haber muchas resistencias para llevar a cabo un diario así: "¿y qué escribo o dibujo dentro?" "¡pero si yo no sé dibujar!".
Si el soporte, es decir el cuaderno, es bonito, aún será peor, porque ninguna cosa será merecedora de manchar las bellas hojas.

Para remediar este bloqueo, hace poco ha salido a la venta en España un diario para destrozar. De hecho incluso se llama "Destroza este diario" (aquí tenéis un vídeo sobre éste y aquí fotos de trabajos hechos por diversas personas sobre éste). También existe aplicación (en inglés) para Android y para iOS.

No sé si realmente vale la pena comprarlo, la pautas que da son bastante sencillas (aquí podéis ver unas muestras) y nos las podemos dar solitos sobre un cuaderno muchísimo más barato, pero cada quien tendrá que evaluar si necesita guía o no. Lo que sí me parece interesante es la premisa que conlleva este diario: destrozarlo.
El hecho de crear pasa por diversas fases, todas importantes. Destrozar, en el sentido de hacer las cosas sin preocuparnos de que salgan bien o mal, por el simple hecho de dejar que fluya a través de nosotros gran cantidad de ideas y conceptos desordenados, es una de estas fases que no podemos saltarnos. No obstante, bien educaditos como estamos, la idea de "destrozar" y garabatear de cualquier manera (¡¡¡en un diario que luego quedará para la posteridad!!!) nos produce verdadero espanto. Y así, por seguir siendo educaditos y respetar las normas bien asimiladas desde el colegio en lo que respecta el uso de un cuaderno, nos perdemos gran cantidad de nuevas ideas y, lo más importante, nos perdemos gran cantidad de nuevas conexiones neuronales, que son la mayor riqueza de la mente.
A quienes ya estén hartos de ser educaditos, recomiendo llevar a cabo este tipo de diario, ya sea en su versión precocinada, ya sea en un cuaderno corriente.

3 comentarios:

  1. Hola Anca, me has tenido casi una hora leyéndote y mirando todos los enlaces que nos recomiendas. Esto del diario creativo es una pasada! Y más cuando ves los ejemplos visualizas más lo que podría ser tu propio trabajo. La verdad es que mola un montón. Me ha gustado eso de pegar trozos de periódico y dibujar encima, o coger una foto de una revista y reproducirla en dibujo, utilizar los rotuladores y los colores. Jo, esto va más allá que escribir o dibujar. Gracias por abrirnos horizontes. Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una hora es un tiempo inmenso hoy en día, más aún en este mundo bloguero donde hasta los segundos cuentan. Te lo agradezco mucho, Rosana.

      Creo que deberías empezar con tu propio diario creativo. Si te ha llamado tanto la atención es porque algo hay ahí. Pues adelante, explora, juega. Estoy deseando que me digas un día que tienes un cuaderno así (verlo ya sería un lujo).

      Un beso

      Eliminar
  2. El viernes fui a comprarme un estuche grande, rotuladores, unas tijeras y pegamento, para tenerlo todo dentro. Después me hice una libreta pequeña que me puede servir. Las herramientas ya las tengo y ya he hecho un dibujo este fin de semana que he subido al pueblo. Veremos donde nos lleva esta fiebre. Besets.

    ResponderEliminar