Las correcciones

Una vez pasado el fervor creativo, toca poner a trabajar al hemisferio izquierdo del cerebro. Lo que antes era todo juego y diversión, ahora se convierte en trabajo racional: hay que revisar la obra con ojos fríos (incluso nuevos) y tratar de ver aquello que captarán quienes la vean por primera vez. Aquí es donde el crítico interior tiene su papel estelar y, si habéis conseguido hacer amistad con él, os dará muy buenos consejos.

Lo que ocurre es que, enfrascados como estamos en la obra, se nos escapan cosas, o creemos que se van a entender cuando no es así. Llega un momento, tras haber hecho todo lo que estaba en nuestras manos, en que necesitamos de alguien externo para revisar nuestro trabajo y opinar sobre éste.

No sirve cualquier persona. Hay amigos demasiado indulgentes que todo lo verán bien y hay "amigos" tan críticos que más que ayudarnos se convierten en espantapájaros creativos. Y hay quienes, estando en un término medio, carecen de los conocimientos que nos puedan ayudar.

Yo tengo a mi amigo Jaime. Siempre se divierte con mis cuentos y me hace comentarios halagadores, pero no me pasa ni una, por pequeña que sea, es que ni siquiera unita. Y suele tener razón. Por eso nunca doy por bueno un trabajo de más envergadura hasta que no pasa por lo que yo llamo "la prueba de Jaime" (y él, amablemente, se presta a leerlos todos). He llegado al punto de, mientras estoy corrigiendo, imaginar lo que me dirá sobre este o el otro aspecto... y ya voy arreglándolo yo antes de que me lo diga él.

Sé que yo he tenido suerte, pero intentad rodearos de personas que puedan dar esta última vuelta de tuerca a vuestro trabajo, porque en esos pequeños detalles que se nos escapan es donde un trabajo pasa a otro nivel. La tribu juega aquí un papel fundamental.

(Gracias, Jaime)

 

6 comentarios:

  1. ¡Ostras! Esto no lo esperaba... :)
    ¡¡Lo que no dice Anca es que ella hace exactamente igual con mis cuentos!! Totalmente de acuerdo, qué difícil es encontrar al lector ideal, que te desafía y te anima. Si lo habéis encontrado no lo dejéis escapar.
    Besos mil, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joooo, pero yo no te martirizo... ;)
      Nada, no te quites méritos, es lo que hay y ahora a apechugar con el rol y la fama.
      Gracias, otra vez más.
      Un besazo

      Eliminar
  2. :)
    Te entiendo perfectamente, jejeje, yo tengo "mipropioJaime", mi Cristina, Miss Editor Scissorhands... Nos conocemos tanto que yo también suelo acertar sobre lo que me va a decir :) y a veces me cohibo y otras no, jejeje.
    Qué difícil es esto, pero qué gratificante :)
    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, tiene buena pinta tupropioJaime. Además parece maja, te hace recortar, que es lo fácil (mipropioJaime me hace añadir siempre).

      Tengo muchas ganas de visitar tu blog, deja que me reponga y voy.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Es bueno tener un amigo que pueda darte su punto de vista, y sino, incorporar la crítica, una vez dejas reposar tu escrito. Mejor ambas opciones si se puede. Un abrazo Anca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que encontrar a esa persona que con las palabras exactas sepa como sacar más jugo tu trabajo. Lleva tiempo encontrarla, pero luego, como digo, se te mete en la cabeza y ya te hace las correcciones antes de siquiera saber que estás escribiendo algo.
      Un beso!!

      Eliminar