¿Lo importante es empezar?

Se dice mucho aquello de "lo importante es empezar" y, en cierto modo doy la razón a la premisa, aunque tal vez yo la expresaría de otro modo, porque, tal como yo he podido constatar a lo largo de los años, empezar no es lo más importante. Es necesario hacerlo, claro, pero no lo más importante.

 

Fijémonos, por ejemplo en lo que ocurre en estas fechas de buenos propósitos para el nuevo año. Nos proponemos metas y empezamos a actuar en consecuencia. El mercado, que sabe de estas cosas, nos ofrece todos los productos comprables para aprovechar el tirón de nuestras nuevas energías... que nada tienen de nuevas, en realidad. Hay una nueva oleada de cursos por fascículos que, igual que las oleadas de años anteriores, casi nadie comprará hasta el último número.

Sólo examinando lo que ocurre con los cursos por fascículos, se puede una dar cuenta de que lo importante no es empezar. Muchísimas personas empiezan a coleccionar estos fascículos. Un clásico son los de dibujo y pintura. Muchos compran las primeras entregas, hacen acopio de material (con su correspondiente gasto), preparan un rincón de su casa para esta nueva actividad que, seguramente han aplazado durante años... Hacen el primer ejercicio. Después el segundo. Parece que la cosa va bien. Pero al tercero o cuarto, ya no va tan bien. Lo que en el libro o el vídeo parece tan sencillo, al hacerlo nosotros da resultados lamentables. Nos frustramos y tardamos un tiempo en volver a intentarlo. Los más valientes vuelven, pero de nuevo se encuentran con la frustración que les vuelve a alejar de su propósito. Y así van cayendo uno a uno hasta que todos abandonan, convencidos de que no tienen talento o de que hay algún truco que desconocen y que les impide hacer las cosas que parecían tan sencillas.

En realidad sí hay un truco. Para que las cosas que parecen sencillas lo sean de verdad es necesario haber practicado mucho. Esto se aplica a cualquier actividad imaginable. Si alguien hace algo que parece muy sencillo de hacer, es que esa persona ha trabajado muchos años hasta adquirir la destreza.

 

Así que, cuando reviséis vuestros propósitos para 2013, recordad que es necesario empezar, pero lo más importante es continuar a pesar de los fracasos.

 

Os deseo un feliz año nuevo y ojalá entre vuestros propósitos se encuentre alguno que os lleve a cultivar la creatividad. Y fuerzas para continuar, por supuesto.

6 comentarios:

  1. El oficio hace que lo difícil parezca fácil, es cierto.
    EStoy viendo mis antiguos dibujos y ahora me digo como hubiera mejorado mi técnica de no haberlos abandonado. Eso de valorarme en retrospectiva, grrr.
    Un beso y feliz Año, Anca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me pasa lo mismo con mis dibujos. Hay tantas cosas hermosas que hacer con el poquito tiempo disponible... Pero se puede elegir una de ellas y no abandonarla, para estar en contacto con esa otra parte de nosotos que se rige por el hemisferio derecho.

      Un beso!

      Eliminar
  2. Feliz año Anca, continuaremos pase a lo que pase, a pesar de nuestra pereza que nos apaga a veces. Espero que los Reyes te hayan traido regalos de los que no se envuelven. Besets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, acertaste, los Reyes me han traído cosas que no se envuelven. Este año me están mimando (debe de ser que he sido buena). Espero que a ti te hayan traído este tipo de regalos, son los mejores.

      Claro que continuaremos. Pasado cierto punto, no creo que haya vuelta atrás. Y tú ya lo has pasado.

      Un beso

      Eliminar
  3. Feliz año Anca y en eso estoy... persiguiendo a mi autor para que no desista!

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te da problemas tu autor, avisa que ya me encargo yo de él (o ella). Sabes que se la tengo jurada ;)

      Un beso

      Eliminar