Herramientas creativas

Ya he hablado aquí sobre los límites como modo de generar ideas nuevas. También es una muy buena manera de entrenar la mente y desarrollar la creatividad (haciéndome eco de la petición de Homo Mínimus de poner algunos juegos al respecto). Estos límites pueden ser reducir las herramientas a lo más básico, o bien emplear herramientas que no han sido concebidas para el uso que vamos a darles.



Sea lo que sea la tarea que nos propongamos con herramientas que no son propias, es importante no hacer trampas (no añadir ningún elemento nuevo) y poner tanto empeño como si la vida nos fuera en ello. Creer que es posible lograrlo y no rendirse es básico. Las buenas ideas nacen una vez hemos superado las ideas iniciales, una vez las hemos agotado (sobre este tema volveré en otro artículo). En este caso, al no haber ideas previas, pues las herramientas empleadas no tienen este historial en nuestras mentes, nos quedaremos en blanco sin saber ni por donde empezar y nos veremos tentados a creer que no es posible.
Para practicar esto, os propongo un juego (para quién quiera realizarlo). Se trata de crear un artilugio de registro de ideas. Imaginaos que habéis tenido la mejor idea de vuestras vidas, pero os encontráis en medio de la nada y no lleváis nada para anotar. Sois bastante olvidadizos, así que, si no atrapáis la idea en el instante, se perderá para siempre (y con ella vuestras riquezas futuras). Así que, con lo que hay a vuestro alrededor, tenéis que encontrar la manera de registrar la idea, del modo que sea, pero que os resulte útil para recordarla más tarde. Tenéis a vuestra disposición:
  • Un rollo de alambre
  • Cinta aislante
  • Un tenedor
  • Un paquete de plastilina
  • Una vela de cera
  • Encendedor
  • Un abanico
  • El llavero con sus llaves
  • Un collar para gatos con campanilla
  • Un trozo de poliuretano
Podéis usar todos estos objetos o sólo unos pocos, lo importante es que encontréis la manera de registrar la idea brillante.
Por supuesto, si alguno quiere publicar aquí el resultado de su invento, sólo tiene que hacérmelo llegar (sea explicación, texto, o lo lo que tengáis).
Que os divirtáis.

20 comentarios:

  1. Se extiende la plastilina sobre el trozo de poliuretano y se dibuja o escribe en ella con el tenedor. Si te falta plastilina, con el encendedor se disuelve la cera y sigues escribiendo con el tenedor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, yo también había pensado en usar la plastilina, pero hay un problema: ¿cómo te llevas luego la nota sin que se espachurre y borre esta nota tan importante que te va a convertir en millonaria

      Eliminar
    2. La extiendes en el poliuretano, así no se dobla. Haces 2 agujeros al corcho, le pones un alambre y te lo llevas tipo bolso. ¡Con la plastilina hacia fuera!

      Eliminar
    3. Jaja, buena solución (y bonito bolso). Yo encontré otra. Ya contaré a final de semana mis tres ocurrencias posibles.

      Eliminar
  2. 1ª opción:
    Tomas el mechero, enciendes la vela, coges el alambre, calientas el extremo del alambre, tomas el poliuretano y con el alambre candente inscribes lo que quieres recordar sobre la superficie del poliuretano. Para que quede la escritura más clara podrías tomar hilillos de plastilina y ponerlos sobre los surcos que hayas hecho con el alambre sobre el poliuretano.

    2ª opción:
    tomas la cinta aislante, la pegas sobre el poliuretano cubriendo su superficie bien estirada y luego tomas el alambre quizá también calentado con la vela y escribes lo que quieras sobre la cinta aislante.

    Habría más opciones haciendo más uso de la plastilina pero creo que estas dos son las más prometedoras.

    Ahora leeré las vuestras a ver cuál es vuestra tecnología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, a ti el poliuretano te ha resultado útil, se ve. No coincides en nada con la tecnología de Maria, eso demuestra la de posibilidades que hay si nos calentamos la cabeza y lo distinta que es una cabeza de la otra

      Eliminar
  3. Voy a poner yo también mi "tecnología", porque ya no creo que venga nadie más a escribir sus ocurrencias. Y si lo hace, que se invente la suya propia ;)

    Primero se me ocurrió dar forma al alambre de modo que represente las palabras. Pero si el alambre es muy duro y teniendo en cuenta que soy muy impaciente para estas cosas, lo descarté.

    Luego se me ocurrió hacer una lámina con la plastilina y escribir sobre ella el texto, de derecha a izquierda y con las letras invertidas. A continuación rellenaría los surcos con cera derretida y cubriría todo con otra capa de cera, de modo que, al demoldarla (una vez fría y solidificada) quedara el texto en relieve.

    Por último, una idea parecida a la de Homo Mínimus, podría calentar un extremo del alambre y escribir con éste sobre la propia vela, con letra muy pequeña.

    ResponderEliminar
  4. La de la cera fundida en doble capa me gusta mucho, es la más artística de todas las soluciones. Y sobre todo, muy creativa.
    Muy buenas ideas.

    ResponderEliminar
  5. Una pregunta: ¿tardaste mucho en dar con esas soluciones? ¿De una sola vez o a lo largo de varios días?
    La mente es perezosa, a mí me cuesta mucho perseverar cuando no obtengo una idea inmediata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las ideas que se me ocurrieron en la primera media hora. A mí me cuesta perseverar cuando ya tengo una solución factible.

      La segunda es la que más me divirtió, pero al ocurrírseme la tercera, tan simple y de cajón, perdí interés por seguir buscando.

      ¿Te costó mucho a ti?

      Eliminar
  6. Me sentí perezoso. Entonces me puse a memorizar los 10 elementos que nos proporcionabas creando una historia visual con esos 10 elementos. Luego dejé el problema.

    Durante los días siguientes, cuando no tenía nada que hacer, esperaba algo o paseaba, pensaba en intervalos cortos, de unos pocos minutos, intentando dar con alguna combinación de objetos y manipulaciones que me diera la solución.

    Siguiendo una técnica que has comentado en algún artículo, dejé la tarea a mi subconsciente para que fuera él el que solucionara el tema.

    Hoy he vuelto a tu página y cuando estaba en ella me han surgido varias ideas y me he quedado con las dos que he escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte que el subconsciente no es perezoso. Y suerte que no tenías una idea urgente que anotar, de lo contrario, todavía estarías lamentándote. Pero a mí me daría más pereza memorizar los objetos, me resulta más divertido solucionar problemas que memorizar cosas.

      Eliminar
  7. Memorizar 10 objetos en 40 segundos o menos es también un acto creativo. De hecho, muchas técnicas de memorización necesitan de mucha imaginería visual creativa.

    Por ejemplo, con la que yo usé conseguí recordar todos los objetos en cualquier momento sin ningún esfuerzo. Y no he tenido que volver a leer la lista en todos estos días.

    Creo que lo que da pereza es lo nuevo. Yo estoy acostumbrado a memorizar los nombres de 20 o más personas en 5 minutos. Eso a la mayoría le parecería difícil o trabajoso, para mí es un pasatiempo.

    Seguramente a ti te parece divertido y fácil pensar en este tipo concreto de ejercicios de creatividad por tu familiaridad con ellos.

    Creo que la creatividad está en la forma en que afrontes la tarea, no tanto en la tarea concreta. Una vez más, pienso que la creación consiste en obtener oro de las posibilidades que hay en el plomo de lo real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, yo también estoy familiarizada con las cosas de la memorización, el teatro es lo que tiene (una vez tuve que memorizar el texto con palabras inventadas del capítulo 68 de Rayuela -Cortázar-, en su versión original y otra catalana, que no se parecía en nada, y sin que se me me zclaran, ahí es ná). Pero me aburre mucho reproducir cosas sin hacerles ni un pequeñito cambio de nada. De hecho eso es lo que me impide practicar el dibujo realista, me aburre.

      Totalmente de acuerdo contigo, la creatividad (y la clave de la felicidad y más cosas importantes) están en la manera en la que afrontas la tarea.

      Eliminar
    2. Si supieras los cambios y conexiones que he encontrado yo a esos objetos para encadenarlos en una sucesión de escenas...

      Eliminar
    3. Miedo me da saberlo ;)

      Eliminar
  8. Pues... yo leí la entrada y escribí el invento. Directamente. Surgió, sin más.

    Por cierto Caba... ¡yo también usé el poliuretano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, en otro próximo juego, si te apuntas, prueba a ir más allá de la primera idea. Te sorprenderás.

      Claro que usaste el poliuretano, te hiciste un bonito bolso con él!!!

      Eliminar
  9. Buenas!! Intentando utilizar todos los recursos de este acertijo me ha salido esta historia...
    "Se sentó en el poliuretano para estar más cómoda...encendió la vela, estaba amaneciendo pero necesitaba más luz, la tarea que iba a realizar requería mucha precisión...Abrió el abanico y pego la cinta aislante en cada trocito del abanico para poder escribir sobre él...calentó el alambre y lo probó sobre un trozo de cinta aislante en el suelo, quería que el calor la ablandara, pero no que la quemara...escribió con paciencia las palabras clave de su revelación sobre la cinta del abanico..."desde el centro a la punta poder cerrarlo después" se decía a sí misma ...usó la plastilina para rellenar los huecos de las palabras formadas "así mantendré la forma de las palabras" pensaba su mente..."así queda más bonito" decían sus ojos...no en vano, ella provenía de una familia de artistas...lo memorizó y le puso la campanilla al abanico...intentaba asociar las palabras clave al sonido alegre de la campanilla...cuando le pareció suficiente lo cerró con mucho cuidado y miró la hora..."Ya son las son las tres?!!! como pasa el tiempo!!" Cogió las llaves para colver a casa....de repente se dió la vuelta y se agachó..."mmm este tenedor todavía sirve", y siguió su camino.

    Gracias por el acertijo, he pasado un buen rato...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo visto te ha salido con historia incluída :)
      Bien, el abanico todavía no había encontrado su utilidad. Así tenemos más variedad entre los inventos.

      Gracias por apuntarnos aquí tanto la gistoria como el invento para anotar.

      Eliminar