Cómo nace un cuento (en ausencia de la inspiración)

Hoy voy a enseñaros la trastienda, cómo trabajo y cómo nace un cuento de una sesión de trabajo programada, cuando no espero que venga la inspiración. Un pequeño exhibicionismo de lo que ocurre en mis cuadernos y en mi mente cuando me pongo a escribir.
El último ejemplo de una sesión así fue el cuento infantil "La competición". No tenía ni idea de lo que iba a escribir, últimamente mi mente ha estado al 100% en los libros de creatividad, pero tocaba escribir cuento infantil ya y, si éste no llegaba, había que provocarlo. El hecho de que "tocara" cuento infantil no es más que una imposición que me hago yo misma, puesto que quiero ir practicando ilustración en color y esta es la excusa perfecta para no perder el hábito.
Como no había ninguna idea en mi cabeza, decidí usar las palabras aleatorias para crear el personaje. Y me salió la palabra "mesa". Así que empecé a darle a mi personaje las características de una mesa (aquí tenéis la imagen de mis notas):

Enseguida surgió la idea de unas pulgas alpinistas, que me resultó mucho más sugerente que el hombre de patas separadas, así que me puse a explorar la idea:

Es cierto que después no usé en el cuento ninguna de estas ideas, pero me ayudaron a ponerme en situación y visualizar a las protagonistas del cuento con precsión.
En este punto, como consecuencia de la la concentración, la primera frase del cuento acudió a mi cabeza y ya sólo tuve que tirar del hilo hasta llegar al final del cuento. "Casualmente" yo había estado reflexionando sobre las competiciones y el modo de proceder de unos y otros algunos días atrás, así que el final y la moraleja del cuento llegaron solos.

Como se puede ver, esperar que llegue la inspiración es perder el tiempo. Se trabaja cuando toca trabajar, hay mil medios y técnicas para sacar a la luz las ideas que andan en silencio por nuestras cabezas. Sólo es cuestión de sentarse a trabajar.

Comentarios

  1. Es muy interesante que comentes el método que usas para generar ideas. A veces las ideas vienen sólas, pero eso es como si porque una vez nos haya tocado la lotería pensáramos que podemos dedicarnos a la lotería como trabajo. El genio como dijo aquél ( no recuerdo quién era) es 1% inspiración 99% transpiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad es la primera (no sé si la última) vez que uso este método. Suelo cambiar de técnica, no me gusta demasiado repetir. Lo que sí se mantiene es el funcionamiento mental mío, poruque no pedo cambiar de cerebro cuando me venga en gana.

      Sí, exacto, muy buena analogía, con que nos toque la lotería una vez, no podemos creer que esta va a tocarnos siempre y convertirlo en modo de vida. Ni siquiera podemos hacerlo si nos toca dos o siete veces... A menos que nos toquen millonadas, entonces sí.

      Eliminar
  2. Gracias Anca por compartir tu método. Tomo nota para provocar mi inspiración. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, yo hago igual, método que me cuentan, método que pruebo. Y luego hago la selección de los que mejor me han funcionado.
      Un beso

      Eliminar

Publicar un comentario