La palabra más peligrosa

De entre todas las palabras, hay una especialmente peligrosa y que se debe evitar a toda costa cuando pretendemos adoptar una actitud creativa: "no". Esta palabra, tan cortita, de apenas dos fonemas abrazaditos el uno al otro, muertos de miedo, es la que tiene el poder de cerrarnos todas las puertas.

En las escuelas de interpretación, cuando se practica la improvisación, la primera regla es que no se acepta el "no". Hay una razón muy importante para ello: cuando nos negamos a una propuesta, nos estamos negando a explorar otras posibilidades que no habíamos previsto y que nos sacan de nuestra zona de confort (que no es más que el terreno conocido en el que nos movemos siempre y del que salen las ideas y clichés de siempre).

Para adoptar una actitud creativa, el primer paso es desterrar esta palabra y todos los miedos que estos dos fonemas nos transmiten. No hay ningún peligro en realidad, cómo mucho podemos hacer una poco el ridículo (sobre el ridículo aquí tenéis un artículo de Homo Mínimus de lo más esclarecedor), pero ¿se acaba el mundo por ello? La verdad es que no, sólo vamos a tomarnos a nosotros mismos un poco menos en serio y, sobretodo, vamos a liberarnos de la obligación castrante de tener que hacerlo todo siempre bien.

Por otro lado, en temas de creatividad no existe este hacerlo bien. Nadie sabe cómo se hace bien algo que no se ha hecho nunca. Lo que inventes, lo inventarás a tu modo y no se sabe si había un modo mejor de inventarlo. La única manera de hacerlo mal es usando la palabra "no" para evitar explorar las distintas opciones que se presentan en el proceso.

Así que, adelante, haz. Experimenta. Por rara que te parezca una propuesta, prueba. Practica la experimentación y el ridículo, sin duda también conseguirás sorprenderte de tus inesperados logros.

 

Comentarios

  1. ¡Cuánta verdad! Mi profe de Aikido nunca dice "no". Me di cuenta de ello en la tercera clase y estuvimos hablando de ello.
    Y, a partir de entonces, yo me autoanalicé... ¡y lo digo miles de veces! "Así no" "No, mejor..." Estoy en el proceso de cambio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una palabra que no hace más que cortar las alas. Buena idea la de autoanalizarse para tomar consciencia de cuando y en qué temas nos vamos cortando las alas a nosotros mismos... O se las cortamos a los demás. Que el cambio sea provechoso y duradero.

      Eliminar
  2. El miedo, Anca te impide no solo ser creativo, sino simplemente "ser". Para mí es uno de los sentimientos que te juega más malas pasadas. Besets.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahí está encerrado el miedo, en el no. Detrás de cada "no" hay un miedo escondido. Estoy de acuerdo contigo, te impide todo, te impide simplemente ser.
      Un beso

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Jeje, así me gusta, dando ejemplo.

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo, pero sólo en el momento de la creatividad. Para mí hay dos momentos: el inicial en el que vemos todas las posibilidades, y después el crítico en el que elegimos las que deseamos. El No debería estar reservado para la segunda fase.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo. Aunque para mí hay muchos momentos, siendo el primero y el último los que tu mencionas. Luego, entre estos dos momentos, el sí y el no se van alternando según la fase en la que se encuentre el proyecto.

      Eliminar

Publicar un comentario