Un libro que te deja con todas las puertas abiertas

En este blog he hablado de varios libros, cada uno con sus grandes cualidades, pero a la hora de recomendar sólo uno tenía serios problemas, porque cada persona es un mundo y a cada quién le iría mejor un libro y no otro. Eso hasta ahora, a partir de ahora ya tengo un único libro que puede encajar con cualquiera que desee empezar el camino hacía una vida más creativa.

Se trata de "Encuentra tu elemento" de Ken Robinson. Un libro que he devorado en cuatro días (también he devorado sus ejercicios) y sobre el que ahora quiero volver más despacio porque cada fragmento necesita su tiempo y su buena reflexión.

En el libro anterior, "El elemento", Sir Ken Robinson (para mí ya se ha ganado el título de "Sir") nos contaba cómo otros habían encontrado su elemento (aquello que nos hace felices y que es el punto en el que se cruza lo que se nos da bien con lo que nos gusta hacer). Muy inspirador, pero al acabar de leerlo uno se queda con la pregunta "¿y cúal será mi elemento?". Bien, en este segundo libro existe la posibilidad de encontrar la respuesta o acercarse a ella, porque los ejercicios que propone están pensados para abrirle puertas y posibilidades al lector.

Que nadie espere ejercicios tipo test al final de los cuales, por arte de mágia, sale la respuesta "Usted ha nacido para ser agrimensor". Si alguien ha nacido para ser agrimensor deberá deducirlo solito, observando lo que ha escrito en cada ejercicio, abriendo puertas (y la mente), creando combinaciones de sus diferentes aptitudes y escuchando sus emociones y sensaciones ante la lectura y los ejercicios. Haciéndolo así, los resultados pueden ser sorprendentes.

Por otro lado, lo que deja bien claro el libro es que las personas pueden tener más de un elemento y que éstos pueden variar o evolucionar a lo largo de la vida. El autor, como experto en creatividad, sabe perfectamente que nada es rígido en la mente humana y así es como enfoca todo el libro.

Otro aspecto que me gustó mucho es que contemplara la posibilidad de que alguien no conozca su elemento porque no ha tenido ocasión de practicarlo. Imaginemos que mi elemento fuera viajar en globo (lo dudo, pero la imaginación es libre). Si nunca he montado en globo no puedo saber que es mi elemento. Es importante abrir la mente a las posibilidades que desconocemos para encontrar aquellas cosas que puedan apasionarnos.

También existe la posibilidad de que sí hayamos conocido lo que que nos apasiona, pero bajo un estilo de enseñanza que no encaja con nuestro estilo de aprendizaje. Una de las pregunas que plantea el autor, ante la lista de cosas que se nos dan mal o la de cosas que no nos gusta hacer (son dos listas diferentes) es si creemos que podríamos acercarnos a ellas de un modo diferente. Me parece una pregunta clave para todos aquellos sueños que dejamos por imposibles al creer que se nos dan mal y no tenemos futuro.

 

En resumen, es un libro que abre puertas. Todas las puertas. Y te deja ahí con todas ellas abiertas de par en par, para que asumas tu papel en la costrucción de una vida feliz (que no exenta de dificultades, pero feliz) y con sentido. A prtir de ahora, si tengo que recomendar un sólo libro, éste será el elegido.

 

 

 

2 comentarios:

  1. Gracias Anca, tomo nota para comprármelo. Ya leí El Elemento y me gustó mucho. Bsts.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes, que te sorprendas y que te haga ir hacia tu elemento de cabeza :)
      Un beso

      Eliminar