Un disparador, distintos enfoques

Una vez creado el espacio en la mente, los disparadores se encuentran en todas partes, sólo hay que recogerlos, guardarlos en algún lugar del subconsciente y, una vez maduros, sacar aquello que llevan dentro. En cambio, si los trabajamos de forma activa, es posible que encontremos distintos enfoques para éstos.

 

Hace unos días encontré esta imagen en internet. Había unas cuantas más, con traducciones igual de locas, pero para mí ésta es la que contenía un disparador para un cuento, así que la guardé. A primera vista son las palabras las que sirven de disparador, porque la traducción equivocada del chino al inglés da lugar a unos personajes muy interesantes (la hierba que sueña y a la que no hay que molestar). Sin embargo, al estar en una fotografía, también lo podemos usar como disparador visual. Según la decisión que tomemos, según el enfoque, los resultados serán distintos.

Así, por ejemplo, si tomamos solamente las palabras, ignorando la imagen, las preguntas girarán en torno a esa hierba que está soñando: ¿qué sueña la hierba? Tienen que ser sueños muy hermosos, por eso no hay que molestarla. ¿Sueña despierta o dormida? ¿Qué hacen los insectos mientras la hierba duerme? ¿Y si pasa un caracol por encima y la hierba desperta completamente babeada? Y así, hasta construir toda una historia alrededor.

En cambio, si nos centramos en la imagen, las preguntas girarán en torno al cartel. ¿Quién lo ha puesto ahí? Y de pronto en mi cabeza aparece un jardinero que va observando la hierba (y puede que todas las plantas) y cuando ve que se han ensoñado, coloca un cartel para que los paseantes no molesten a las soñadoras. Seguramente se toma muy en serio su misión de proteger a las plantas y si alguien en el parque levanta la voz donde haya hierba ensoñada, puede que le llame la atención y hasta le eche del parque. Quién sabe si no pondrán incluso multas por no respetar los sueños de la hierba pequeña. Claro, esto sólo puede darse en un lugar en el que se acepta la ensoñación como un derecho fundamental de la las plantas... Si este derecho no fuera reconocido, nuestro jardinero sería un luchador, en contra de todos, por los derechos de la hierba.... Y así la historia se va construyendo.

 

Es recomendable tener un cuaderno o archivo de disparadores que vayan surgiendo en nuestro camino de manera espontanea, para, con el tiempo, probar los distintos enfoques y ver dónde se encuentra la mejor idea. Muchas veces la primera idea no es es la más fértil y muchas veces no será nuestro disparador dominante el que nos aporte las mejores ideas.

 

4 comentarios:

  1. Muy interesante Anca. Incluso habría otros planos posibles. Por ejemplo el de la persona que ha trucado la foto del cartel. ¿Es un luchador por la inclusión de la fantasía en la realidad?. ¿Es un loco que no distingue lo posible de lo irreal?. ¿Es un bromista que se dedica a cambiar todos los significados de los carteles chinos?.
    Lo importante es sacar de cualquier circunstancia todas las posibilidades existentes, y después, solo después, ver si conducen a algún lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bromista que se dedica a cambiar todos los significados de los carteles chinos tiene mucha miga. Ahí hay cuento, desde luego! Muy bueno, Ivan!
      A ver si alguien más se anima a dejar aquí sus preguntas que sirvan de disparador.

      Eliminar
  2. A mi me había parecido una lápida con una inscripción, la hierba que duerme como un descanso etermo. Qué cosas. Besos Amca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la idea de la lápida es muy buena también. La verdad es que me despierta un montón de preguntas, es un buenísimo punto de partida. ¿Lo escribirás?
      Un beso

      Eliminar