El diario creativo (3)

Existen muchas maneras de llevar a cabo un diario creativo, tantas que una persona podría dedicarse a hacer sólo diarios creativos (uno de cada tipo) y tendría todo su tiempo ocupado. Por supuesto, no hay que mantener todos estos tipos de diario, sino escoger el que se ajuste a las necesidades de uno o, en todo caso, un tipo de diario para cada momento o etapa por la que estemos atravesando. Hace tiempo escribí aquí sobre diario para aprender y del diario para perder el miedo a hacerlo mal. Hoy escribo sobre el diario para la perseverancia.
Uno de los motivos por los que nos cuesta perseverar en cualquier actividad es la sensación de no estar avanzando nada, de que lo que nos hemos propuesto es una tarea inmensa y nuestras pequeñas acciones diarias son demasiado pequeñas como para alcanzar esa inmensidad. El otro suele ser nuestra sensación de torpeza o el sentimiento de no ser ni llegar a ser nunca lo suficientemente "buenos".

Para estos dos males, un mismo remedio: el diario.
En esta ocasión buscaremos una agenda. Yo recomendaría alguna aplicación que permita adjuntar archivos de todo tipo, pero una agenda de papel también puede servir. Cada uno de estos formatos presenta sus ventajas e inconvenientes, así que es cuestión de sopesarlo bien: una aplicación te permite adjuntar imágenes y otras muestras de tu trabajo, mientras que una agenda de papel es mucho más artesanal y puedes aprovecharla para dar rienda suelta a tu creatividad a la hora de hacer las anotaciones. Personalmente uso la digital, porque me conozco y sé que abandonaría muy pronto la artesanía (y además necesito adjuntar imágenes), pero cada persona tendrá que valorar qué es lo que mejor encaja en sus preferencias y su forma de ser.
Una vez tengamos la agenda, se trata de proponerse firmemente hacer una tarea al día relacionada con nuestro proyecto y anotarla ahí. No importa el tamaño de la tarea, lo que importa es que cada día haya algo que anotar, por poco que sea. Importa que no quede ningún día en blanco, es decir, ningún día sin haber dedicado unos minutos al proyecto que queremos sacar adelante.

Este simple hecho, el de tener que anotar algo a diario, reforzará el compromiso que podamos tener, pero esta es sólo la más pequeña de las ventajas de este tipo de diarios. Con el tiempo, a medida que se vaya llenando la agenda, podremos tener una imagen muy clara de cuánto hemos trabajado, cuántas pequeñas tareas hemos ido solventando, lo mucho que hemos avanzado desde ese "nada" que teníamos al principio y, con tanto trabajo invertido, será más difícil que tiremos la toalla. Por otro lado, si en la agenda incorporamos también muestras del trabajo de cada día (mediante imágenes o extractos), tendremos también una perspectiva de nuestro avance en cuanto a habilidades y destrezas. Además apreciaremos el valor de lo pequeño, porque a la vista estará que la suma de todas las acciones pequeñas configuran un gran camino recorrido.
¿Utilizas algún tipo de registro de estos pequeños pasos?

4 comentarios:

  1. Fundamental. Y explicado con la sencillez y precisión que te caracteriza.
    Creo que es mejor en papel, en 3D, que en formato digital, porque extableces una conexión emocional más profundo con el cuaderno, pero se puede ser flexible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. La parte emocional es muy poderosa y ademăs favorece la creatividad (creatividad y emociones están estrechamente ligadas). Una agenda así en papel puede convertirse en un objeto muy valioso, además de bello.
      Pero la digital también sirve para gente como yo o gente con prisas. Es más rápido y por eso no cuesta tanto mantenerla actualizada. Eso sí, hay que escoger bien la aplicación.

      Eliminar
  2. Sería interesante saber qué aplicaciones han probado y usan los que escriben diarios de este tipo. Yo estoy usando blgspot, pero me gustaría saber si hay otras alternativas más apropiadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un blog (privado) es una buena opción porque le puedes adjuntar cositas de todo tipo, sea cuál sea tu trabajo creativo (imágenes, vídeos, audio, etc). La única pega que le veo es que no tiene una visión de calendario en el que se marquen los días en que has publicado. Seguro que hay algún widget por ahí que le puedas añadir y que cumpla esta función. Es porque el miedo a ver un día sin marcar en la hilera, te puede motivar a hacer algo, por pequeño que sea, aunque sea a última hora.

      Por su comentario deduzco que Homo Mínimus usa agenda de papel. Yo, en cambio, uso una aplicación para iPad muy flexible (se llama Awesome Note), que también uso para otros menesteres.

      Es importante, en todo caso, que sea algo simple, de lo contrario la misma tarea de anotar ya nos puede invitar a procrastinar. Simple y que te sientas a gusto con ella.

      Un saludo y gracias por pasar por aquí.

      Eliminar