Una receta para ser más creativo

Últimamente, por diversas razones, he tenido que hacer bastantes tareas de diseño. Como mi ignorancia en este tema es absoluta (ni he sido formada por otros, ni me he autoformado por mi cuenta) a la hora de generar ideas de diseño no tengo más recursos que los que conozco de otras disciplinas artísticas, así que me las tengo que componer con mi ignorancia valiente y mi bagaje de técnicas de creatividad. Para que os hagáis una idea, en cuanto a diseño, cada vez que me sale algo decente me digo a mí misma "¡Anda, pero si me ha salido!"

El toque personal

Cuando nos formamos, en lo que sea, seguimos un programa estructurado, con un temario determinado, homologado y aprobado, impartido a miles de personas más exactamente del mismo modo. Así es como obtenemos un título (que no es más que una etiqueta, como las del tarro de mermelada) para que otros sepan qué es exactamente lo que sabemos. Como profesionales, estamos siendo producidos en serie, todos iguales e intercambiables los unos por los otros. No hay individualidad en esta educación formal, no hay diferencia entre unos y otros, tal como salimos de fábrica. ¿Dónde reside entonces nuestro toque personal?

Ejercicios para el hemisferio derecho

Según las estadísticas de este blog hay bastante gente que busca juegos y ejercicios para entrenar el hemisferio derecho. Podría satisfacer esta petición silenciosa, pero voy a hacer algo mejor que transcribir algunos ejercicios como si fuera la receta del médico, para explicar cómo se puede entrenar este hemisferio de forma continuada, a lo largo de toda una vida.

Los límites de la imaginación y de la creatividad

Como hemos visto la semana pasada, todos tenemos imaginación. Hoy añado además que todos tenemos exactamente la misma capacidad de imaginar, sin necesidad de hacerles nada a nuestros cerebros. La única diferencia entre personas de las llamadas "de imaginación desbordante" y las personas denominadas erróneamente "sin imaginación" es la frecuencia con la que usan este don y su espíritu lúdico.