Silencio y descanso

El cine es cultura. Por supuesto, según qué cine, pero está clasificado dentro de las actividades culturales y el arte. Sin embargo, he tomado la decisión de limitar la visualización de películas a ocasiones muy puntuales (tres o cuatro veces al año como mucho), escogiendo siempre con mucho cuidado qué es lo que voy a ver. Es una decisión que me sorprende incluso a mí, pero una vez comprobados los beneficios de ello, no queda otra que salirse del redil.

Hace poco más de una semana se estropeó mi televisión. Supongo que tiene arreglo, pero ni se me ha pasado por la cabeza llevarla a arrglar y mucho menos comprar otra nueva. Antes de seguir, conviene aclarar que el uso que hacía de ella era mínimo: una película por la noche y ocasionalmente media hora al mediodía viendo algún debate; creo que el último telediario visto fue en verano y ni hablar de programas de "entrtenimiento" y similares basuras. Así pues, algún debate al mediodía (pero no siempre) y una película por la noche, casi siempre sin publicidad.
Poco ¿verdad? Pues no, en esta semana de desconexión me he dado cuenta de que era demasiado. Y demasiado costoso, en salud y felicidad. Desde que no veo esta película diaria, el tiempo se ha trasformado (sí, el tiempo, toda mi percepción del tiempo, no sólo el tiempo que ocupaba la película) y mi estado general ha cambiado por completo, por supuesto a mejor. He vivido de manera distinta: me he pasado una hora y media observando atentamente cómo duermen mis gatos, he conocido a un frutero políglota-mentalista y he cocinado a fuego lento, siendo que yo odio pasar mis horas en la cocina. Además de esto, el miércoles ya había cumplido las tareas que tenía planteadas para toda la semana.

¿Cómo es posible que, sin utilizar nunca la televisión por las mañanas o por las tardes éstas también sean diferentes? La respuesta es simple: silencio y descanso. La televisión, la radio o incluso las películas o series vistas en Internet producen nerviosimo. Aquí hay algunas explicaciones científicas, pero yo voy a hablar de mis percepciones en esta semana.
En mi casa ya no hay voces estridendes, mujeres llorando, gritos de personas asustadas, bombas o coches que explotan, sirenas de la policía, etc. En mi casa nadie mata a nadie. Nadie sufre. Y no hay conflictos que atender. Las películas (y toda historia que se precie) tienen como motor el conflicto, es decir, el deseo de alguien que entra en conflicto con el deseo de otro alguien y que queremos saber cómo acabará resolviéndose. Esto mantiene nuestra atención pero también nos provoca tensión. Así pues, cuando estamos viendo una película o una serie, estamos viviendo (creando en nosotros) esta tensión. La próxima vez que veas una película, despégate del argumento por un momento y revisa tu cuerpo, observa si estás relajado/a o tenso/a.
Dejando aparte las estridencias sonoras y las emociones dramáticas que se recrean, hay otro factor muy importante, tal como explica el artículo que he enlazado más arriba: el ritmo con el que se suceden las cosas en una película es vertiginoso, en una hora y media ocurren acontecimientos que en la vida real tardarían semanas, meses o años en producirse, con el estrés mental que esto nos supone. También la técnica usada es importante, pues hay gran interés por parte de los autores de atraer nuestra atención y mantenerla hasta el final.
Todo este nerviosismo provoca ansiedad. La rapidez de los estímulos nos crea dependencia de nuevos estímulos y así es cómo acabamos aumentando nuestra dependencia de otros aparatos que puedan proporcionarnos estos estímulos cuando ha acabado la película o incluso de maneara simultanea. Y cuanto más estimulo, más necesitamos y más se sube el ritmo en las películas de reciente creación (compara el ritmo de una película de los años 40 con el ritmo de una actual; ¿ha tenido tiempo nuestro cerebro de evolucionar de la misma manera?).

Una imagen vale más que mil palabras. ¿Cuántas imágenes (fotgramas) tiene una película o serie? ¿Cuántos libros serían si tradujeramos estas imágenes en palabras y en cuántos días los leeríamos? ¿Está realmente nuestra mente preparada para asimilar toda esta cantidad de imágenes impactantes en tan poco tiempo sin sufrir alteraciones?

¿Y qué tiene que ver todo esto con la creatividad? Tiene que ver con el fluir. En tensión no fluimos. En estado de nerviosismo y deseosos de nuevos estímulos no prestamos atención a los detalles, que son los nutrientes de la creatividad. No descansamos y perdemos concentración. Para crear se necesita silencio y descanso.

16 comentarios:

  1. Voy a seguir tu ejemplo. Quizá doce al año. Bien escogidas.
    Creo que es la acción que más beneficios puede tener en mi vida.
    Creo que usamos la radio, la música, internet como un ruido de fondo que nos impide escucharnos y percibir y sentir con lentitud.

    ResponderEliminar
  2. Exactamente. Eso es lo que he notado, desaceleración interior. Estoy absolutamente en paz con el silencio de la casa y hasta me cuesta entrar en twitter donde los temas son tan variados (algo que va muy bien cuando buscas estímulos).
    Me alegro mucho de que lo hagas. Sin duda verás un cambio muy importante.

    ResponderEliminar
  3. Yo veo bastantes películas (una a la semana) pero jamás veo la televisión. No sé si podría vivir sin cine porque es parte de mi ritual de desconectar.
    Lo que es seguro es que apoyo totalmente la iniciativa de dejar la tele y escoger cuidadosamente qué ver. Ya sean 4, 12, 20 o más al año, no es lo mismo ver algo que eliges ver a dejar que te domine el ansia de tener que verlo todo.

    Saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente de esto se trata, el cine es nocivo cuando forma parte del ritual de desconexión, porque realmente no es deconexión, sino abrir la puerta a otros conflictos y dramas que se instalan en tu salón. También creía que la televisión era perjudicial, por eso me limitaba a ver sólo películas en mis horas de descanso. Cuando se me rompió la tele sabía que no iba a arreglarla, pensaba que iría viendo películas en Internet. Afortunadamente soy mala pirata así que no sabía dónde encontrar estas películas y todavía no me había tomado el tiempo de averiguarlo. Y con eso he descubierto que eran las películas las que me alteraban, puesto que lo único que he suprimido.
      Pienso en mis películas favoritas, aquellas que ha merecido la pena ver... y tienen mucho dolor encerrado, tienen tensión, remueven sentimientos. Claro, sigo pensando que ha valido la pena verlas, ese tipo de películas serán las que filtre para mis pocas visulizaciones anuales, pero sabiendo lo que hago y teniendo claro que no es precisamente desconexión, sino todo lo contrario. Desconexión es silencio.
      Un saludo, me alegra verte por aquí :)

      Eliminar
  4. Pues yo sinceramente creo que es excesivo. Podríamos aislarnos de todo y sin embargo, estaríamos renunciando a vivir en el mundo donde estamos.
    A mí sí me gusta relajarme al final del día viendo una serie. Y es cierto que hay una tensión, pero esa tensión es la que hay cuando alguien te cuenta una historia, o cuando no sabes porqué algo es de una determinada forma. Toda curiosidad es tensión.
    Respeto, obviamente, toda decisión. Y más si es una elección consciente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por respetar mi elección, aunque en verdad no es necesario, ni estoy pidiendo permiso ni necesito que sea respetada.
      Siempre que he tomado una decisión fuera de la norma ha habido alguien diciendo que es excesiva. No comer nada de carne, no tener coche, no ver películas. Está bien, puede que sea excesivo para ti, para tu modo de vida, para el mío en este momento es perfecta.
      Pero veamos el argumento: estaríamos renunciando a vivir en el mundo donde estamos. Creo que es al contrario, cuando entras en la ficción estás renunciando al mundo en el que estás para irte a otra realidad. Tener consciencia de que estoy en la paz de mi casa tiene mucho más que ver con el mundo en el que vivo que contemplar como unos actores simulan situaciones extremas. Es estar aquí y ahora, sin escapar a ningún otro lado, con verdadera relajación.
      No digo que toda ficción sea mala (acabo de pasar unas horas con Dickens, con la lluvia de fondo y el calor de los gatos sobre mis pies y barriga; puro disfrute de domingo), digo que la forma y el ritmo en que se sirve esta ficción en el cine (y series) ha dejado de ser saludable y prefiero administrarlo en muy pequeñas dosis. Prefiero relajarme y descansar de verad en vez de engañarme con la idea de que desconecto con las películas cuando la evidencia es que me acelero todavía más.
      Podría hablar de la calidad del sueño durante esta semana, de la capacidad de concentración, de la profundidad de los pensamientos y lecturas. Todo esto se gana al desacelerarse.
      Claro, la cuestión es si uno quiere desacelerarse. Y esto es una decisión personal.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Hola Anca,
    este tema tambien me gusta,
    Jerry Mander tiene un par de libros que van muy en esta linea, me parece,

    creo que algo esta cambiando y estamos despertando, de alguna manera,
    cada vez somos mas sensibles y receptivos a este tipo de asuntos sutiles,
    y es bueno atender a eso y tomar disposiciones en coherencia,

    es cierto que el ocio en su mayoria incluye ingredientes no muy deseables,
    asi que vale la pena ser restrictivo o elegir muy bien aquello que verdaderamente vale la pena o recompensa profundamente al ser humano,

    por supuesto, la perfeccion no abunda, pero eso se puede subsanar o compensar,
    creo que el truco esta en mantenerse siempre consciente, de esa manera se filtra y se descarta aquello que sobra o tan solo esta para dañar o perjudicar al receptor,

    a menudo me dan ganas de editar alguna peli que me ha gustado para eliminar las escenas mas violentas o negativas, incluso he hecho alguna probatina,
    yo lo llamo silly edits, y me da igual que el montaje final pierda narrativa o secuencialidad, no necesito eso, valoro mucho mas la armonia de fondo, sin disonancias malignas,

    en la musica tambien percibo algo parecido,
    cada vez mas me decanto hacia sonoridades mas limpias,
    sencillas, evocadoras,
    son interesantes las grabaciones de solistas de un intrumento,
    harpa, flauta, percusion, hace falta muy poco para desplegar una gran belleza,
    por ejemplo: http://www.youtube.com/watch?v=W7rLfXsd69s

    nada mas, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bonita música. Realmente la sencillez es la mayor riqueza.
      Sobre este tema, a mí me está preocupando el concepto de "entretenimiento" en el sentido de distracción. Yo cada vez necesito distraerme menos. Veo una intencionalidad en las distracciones (igual soy conspiranoica) y me preocupa mucho que haya una norma tan clara respecto al rato de ocio: todas las noches antes de acostarse hay que ver una película o serie (o la televisión para los más mayores). No hay variedad en este aspecto. Algunos (pocos) leen y se les tolera.
      Muy sugerente la idea de reeditar las películas favoritas. En las mias la violencia no es gratuita, así que no las tocaría. Son pocas, desde luego, las intocables.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Muy cierto,
      el ocio pasivo sirve de amodorramiento y poco mas,
      decidir sobre nuestro tiempo y como emplearlo nos empodera,
      no es poco lo que nos falta aprender para
      sacarnos de esta ruina tremenda,

      vale la pena ser un poco conspiranoico,
      pues cada vez se estan desmantelando
      mas manejos que deben ponernos sobre aviso,

      por ejemplo, segun el partido que esta
      en el poder, parece que en este pais
      solo se pueden producir o pelis
      sobre la guerra civil o comedias,
      sera casualidad?

      lo de violencia no gratuita choca un poco,
      que igual es asi, pero, no se yo si Gandhi estaria de acuerdo, jeje,

      de todas formas, se puede jugar de diferentes maneras al editar una peli, mas que nada por ver como cambia la cosa,
      imagina que quitas todas las frases y te quedas solo con los silencios,
      o mil opciones,
      la pega es que esto ocupa bastante tiempo y tampoco apetece liarse demasiado,
      un saludo.

      Eliminar
  6. Me encanta la idea de las películas de sólo silencios. Seguro que el resultado da lugar a otra obra totalmente diferente, sobretodo si cambias el orden de las escenas al montar. Algo me dice que en algún momento lo harás.
    La violencia como acto es gratuita siempre. Lo que no es gratuito siempre (pero sí muchas veces) es nombrarla o mostrarla. Claro, el modo de mostrarla también tiene su cosa, recrearse en vísceras y sufrimiento es gratuito y tirar por la vía fácil, los verdaderos artistas la muestran de otro modo mucho más delicado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Existe una comunidad de faneditores (http://www.fanedit.org) que crean versiones bastante curradas y curiosas, aunque echo en falta un poco mas de atencion a estos detalles y matices,
    en algun futuro seguire haciendo mis experimentillos,

    lo interesante de esto es que es una nueva manera de participar en la cultura,
    la tecnologia nos invita a pasar de espectador pasivo a creador activo,
    le da mas interes y juego a todo,

    tambien hay una violencia simbolica, el tipico plano del prota apuntando con su pistola directamente al espectador, o una simple imagen de unos pinchos en el fondo de una trampa,
    nuestro cuerpo reacciona ante cualquier posible amenaza, por sutil o remota que pueda parecernos, la biologia estudia esto,

    yo creo que conforme vayamos despertando en conciencia
    nuestras creaciones van a ser mucho mas cuidadosas con estas cosas,
    haremos un mundo acogedor y amable a todos los niveles
    y no la continua tortura y pesadilla que supone para nuestro
    niño interior la brusca turbia tosquedad en que nos movemos aun,

    me estoy acordando ahora de un capitulo de "Urgencias"
    dirigido por Tarantino donde habia una secuencia un poco rara,
    la camara se distanciaba y daba la impresion de que un medico
    se iba a colgar de una soga y ahorcarse, aunque luego resulta
    que no era eso en realidad,
    por muy ingeniosa que fuera la forma, hay algo perverso
    en jugar asi con la violencia,

    en fin, todavia estamos aprendiendo,
    y cualquier creacion tiene inconveniencias de este tipo
    si la examinamos detenidamente,
    tampoco hay que ser un taliban con esto,

    pero si creo que vale la pena ir fijandonos
    en la forma y el fondo, buscar una cierta coherencia
    que concuerde cada vez mas con nuestra conciencia,

    nada mas, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno lo de esa comunidad, miraré alguna cosa (cuando corresponda visualizar), claro, era lógico que a alguien se le hubiera ocurrido esto! Sí, la época en que vivimos nos permite hacer cosas (desde casa) que antes estaban reservadas a unos pocos que dispusieran de los medios adecuados. Cada día doy gracias por esto.

      Pero te veo un poco optimista con los despertares generalizados. Yo tengo grandes dudas al respecto. Toda esta violencia, sea en la ficción o en los informativos y shows, no es más que el soma de Huxley. En este punto fue donde se equivocó el buen hombre: no queremos felicidad, sino todo lo contrario. La felicidad aburre, nadie es capaz de pasar horas y horas contemplando felicidades ajenas, en cambio sí podemos contemplar miseria y violencia. Y cuanta más infelicidad se nos sirve en cómodas tomas diarias, más queremos y más hay que aumentar la carga de violencia de estas tomas.
      Un saludo

      Eliminar
  8. No se si mi optimismo esta bien fundado o no,
    lo que si que se es que vale la pena aprender verdaderamente sobre la vida,
    por eso hay que saber diferenciar la procedencia y fundamento de las ideas que contemplamos,
    mas alla de la cultura esta la biologia, y mas alla de la biologia esta la vida,
    Huxley tiene libros interesantes, pero tal vez la vision que se construyo no esta todo lo acertada que parece,
    incluso dentro de la propia biologia hay diferentes tendencias,
    y hay que saber distinguir el sustrato ideologico que distorsiona ciertas pretendidas investigaciones,
    Maximo Sandin denuncia muy claramente esto,
    y tambien conviene estudiar distintas areas y saber relacionarlas,
    el especialista que solo sabe de una cosa poco sabe y va mal,

    en resumen, buscar la verdad me lleva a valorar mas los testimonios reales que las especulaciones de segunda mano, ya me encargo yo de considerar y procesas las posibles implicaciones que cualquier observacion pueda tener,
    por ejemplo, este libro me ha gustado mucho: http://entra-por-los-ojos.blogspot.com.es/2014/01/miracle-apples.html

    cuanto mas acertemos a acercarnos a comprender lo que nos rodea, mejor idea podremos formarnos de ello,
    asi que yo digo: sí queremos felicidad, ser feliz no aburre, la felicidad ajena da felicidad y no es ninguna droga alienante,
    lo que pasa es que aun estamos aprendiendo,

    y por supuesto el poder quiere empujarnos en una espiral descendente,
    pero eso se desmonta facil a la que prestamos atencion,
    cada vez menos comulgan ya con las mentiras manipuladoras de los corruptos y compañia,
    y si te fijas, hasta los documentales de naturaleza son un vehiculo ideologico que cada vez canta mas lo sesgado de su discurso,
    en fin, que materia para entrenarnos tenemos por todos los lados,
    asi que entretenimiento no nos va a faltar, jeje,
    no me enrollo mas, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan estos debates. Gracias por enriquecer este blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Anca:

    Tienes toda la razón en que es necesario crear espacios de silencio y descanso en nuestras vidas. Y para ello es necesario apagar todas las pantallas de las que disponemos, para poder poner atención en nuestras mentes, de alguna manera, la única y originaria pantalla de la que disponemos desde siempre.

    Hace un tiempo veía una película todos los días, y en algunas ocasiones, hasta tres. Y cuando trataba de descansar, a menudo ponía la televisión. Y es que a veces cuesta entender la importancia del silencio. Que anda esté entrando en nuestra mente para que algo se pueda crear...

    Gracias por recordárnoslo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti.
      Me ha gustado mucho la imagen de nuestra mente como pantalla. Esto tiene mucho que ver con la imaginación, invita a descansar proyectando nuestras propias imágenes. Muy bonito lo que me ha sugerido tu comentario :)

      Eliminar