La perseverancia

El mayor de los retos en esto de ser creativo es la perseverancia. Ya he escrito mucho sobre ello en este blog, hay tantas y tantas maneras de eludir hacer aquello que uno en realidad quiere hacer (y siempre en favor de cosas que no se desean hacer) que podría escribir cada semana sobre un nuevo truco de los que se gastan las mentes para llevarnos a la inacción.


En realidad no hay más que un remedio para todo este arsenal de estrategias y autoengaños: sentarse en la silla y empezar a trabajar. Sabes a dónde quieres llegar y sabes dónde estás. Bien, pues si se tratara de un recorrido físico (digamos que quieres cruzar la calle) no se te ocurriría quedarte en el mismo sitio, inmóvil, esperando que llegue el momento de ir, o esperando llegar por teletransportación. Sabrías que hay que dar un paso. Dado este paso, no esperarías haber llegado sin más, sino que sabrías que hay que dar otro y luego otro más... y toda una cadena de pasos que seguirían después. Lo tendrías muy asumido.

Lo mismo ocurre con los recorridos respecto a nuestras otras metas. Lo que pasa es que nosotros esperamos que todo llegue al primer paso, algo que no ocurre nunca. Pero si vas dando cada paso en su momento (es decir, uno detrás de otro, sin parar) llegará un momento en que estarás más cerca de la meta que del punto de origen. Los pasos dados no caen en saco roto jamás. No se desperdicia ni uno, esa es la gran maravilla del ser humano, que con perseverancia puede conseguirlo todo. Sobran ejemplos de personas que han fulminado sus propios límites a base de dar un paso tras otro.

En este blog puedes encontrar muchas maneras de cultivar tu perseverancia, de las cuales aquí te dejo tres:
  • empezar de buena mañana a tener tus metas en cuenta
  • llevar una agenda de logros/objetivos a cumplir
  • si eres perezoso profesional tienes un microtaller gratuito y descargable para superarlo
Y si nada de esto te sirve, en el blog de Homo Mínimus tienes un curso de perseverancia de lo más original. 

¿Qué excusas te quedan ahora? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada