Ejercicio para mantener la creatividad en forma

Los bailarines tienen que practicar ejercicios de barra durante todos los días de su vida laboral, de lo contrario el cuerpo se resiente y la ley de la gravedad empieza a hacerse más patente en los jetés y todas las demás cabriolas. Lo mismo que le ocurre al cuerpo, le ocurre a nuestra mente: cada día sin ejercer la creatividad añade peso a nuestra agilidad mental, a nuestra capacidad de innovación y de relacionar conceptos e ideas. Es por esto que hay que practicar a diario, sumergirse en lo inconsciente y rebuscar ahí, con ojos nuevos, a ver qué se puede sacar. 



Sin embargo, a la hora de sentarnos a trabajar a diario, como los bailarines, nos encontramos con la magnífica excusa del bloqueo o la falta de inspiración. No sé qué dibujar, no sé qué escribir, no se me ocurre ningún nuevo invento... y así nos vamos alejando día a día de aquello que queremos hacer en realidad. 
Dejemos las cosas claras: los bloqueos no existen. No hay ninguna fuerza invisible que ejerza de barrera para impedir a una persona acercarse a su teclado, a su cuaderno de ideas, o sus lápices. Lo único que existe es miedo al fracaso, eso es lo que nos impide atrevernos a trabajar cada día (cada día, sí, domingos también). Por eso es muy útil tener tiempos separados para crear y para entrenar, al igual que los bailarines ensayan y practican los ejercicios de barra en momentos separados del día. Y hay que tener en cuenta que una cosa no sustituye a la otra, cada una de ellas cumple su función. Producir no es lo mismo que practicar y aprender: se puede producir, al cabo de los años, sin salirse de una rutina que nos funcionó una vez, por lo tanto, sin aportar nada nuevo.

En todo caso, ante el supuesto "bloqueo", lo primero que debemos hacer es volver a los ejercicios de barra. Ya produciremos cuando volvamos a estar con la mente en forma, antes de ello lo único que conseguiríamos serían malos resultados, que nos llevaría a más miedo al fracaso y, por lo tanto, más bloqueo. Ahí es donde se atascan la mayoría de los creadores en ciernes, sin ser conscientes nunca de ello y cultivando mitos como el de las musas o el talento.

Hay una práctica infalible para abrir la mente: se trata de usar la palabra, el disparador Universal, para rebuscar en el subconsciente y traer nuevas ideas a la luz. Para ello, sacaremos primero una palabra aleatoria. Sin darle demasiadas vueltas, empezaremos a registrar por escrito aquellos recuerdos o asociaciones que nos vienen a la mente. Se trata de escribir sin parar, masticando la palabra bien, sacándole todo su jugo. Si utilizas tus primeros recuerdos relacionados con la palabra, el ejercicio será todavía más potente, porque la primera mirada que tenemos sobre un objeto tiene siempre una gran carga emotiva y de información. Si todavía quieres ir más lejos, puedes usar la técnica del extrañamiento y observar el objeto como si nunca lo hubieras visto antes, como si no supieras siquiera qué es ni para qué sirve, prestando atención a cada detalle misterioso que éste presenta (y utiliza todos tus sentidos para examinarlo mentalmente).
El siguiente paso sería transferir sus propiedades a otra cosa u objeto. En esta fase, cada quién encontrará lo que esté buscando: si buscas un personaje es lo que vas a encontrar al transferir las características del objeto a tu personaje, si buscas un diseño es lo que vas a ver y si buscas un nuevo invento o una nueva tecnología, es lo que vas a descubrir. 

Con esta práctica diaria, te garantizo que tu creatividad estará en forma y cada vez tendrás más ideas rondando por tu cabeza. No todas serán utilizables, pero estarán ahí, flotando, listas para conectar con otra idea en ese momento mágico al que se le conoce por el nombre de Inspiración. 


8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Qué alegría verte por aquí, Cereza!
      Sé que tú lo pondrás en practica ;) Que lo disfrutes.

      Un beso

      Eliminar
  2. Gracias Anca, practicaré a ver si despierto (el anterior comentario era mío)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que lo harás, sólo tienes que ponerte. Y, conociéndote, en cuanto empieces no habrá quien te pare.
      Besos

      Eliminar
    2. Por favor necesito ayuda please!
      Tengo que.buscar el significado de creatividad pero usando esto
      Que,Como,Quien,Cuando,Donde
      Ya tengo la de como ser creativo y que es creatividad me faltan quien es creativo, cuando se es creativo y donde se es.creativo por fa ayudaa

      Eliminar
    3. Maggio, me encanta ayudar siempre que puedo, pero me temo que esta vez lo tengo difícil. Por un lado, no entiendo muy bien qué es exactamente lo que necesitas y, por otro, no soy muy dada a esto de la respuesta única. Tendrás que encontrar tus propias respuestas.
      Suerte!

      Eliminar
  3. Sin duda muchas veces estamos menos bloqueados de lo que pensamos y nuestra falta de aliento se debe tanto más a la pereza que a verdaderos bloqueos, pero el bloqueo sí que existe, y, al parecer, tiene que ver con la inhibición de la actividad del lóbulo frontal al entrar en conflicto con lóbulos temporales.

    Más información en este libro:

    http://www.amazon.es/The-Midnight-Disease-Writers-Creative/dp/0618485414

    Y aquí un artículo sobre el mismo libro:

    http://news.harvard.edu/gazette/2004/01.29/01-creativity.html

    Muy buen blog!
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante el artículo, gracias por aportar. He tardado en contestar porque necesitaba contrastar esta información con mi propia experiencia.

      Me temo que no me han convencido. Sigo pensando que no existe el bloqueo como tal. De hecho, si te fijas, sólo es mítico el bloqueo del escritor, pero no el del pintor o del fotógrafo y mucho menos del ingeniero.
      No hay ninguna fuerza que te impida escribir. Otra cosa es que escribas de manera menos inspirada en algunos días (o incluso semanas o meses), eso sí puede darse. Pero lo que suele ser más frecuente es que nos autocensuramos y no nos damos tiempo de entrar en calor. Piensa en la típica escena de película en la que el escritor escribe su primera frase y la borra, escribe otra y la borra... Esto es una forma de autosabotaje brutal. Lo que hay que hacer tras esa malísima primera frase es seguir escribiendo, sin juzgarla, cumplir con tu horario de escritura. Y algo saldrá al final, puede que sea sólo un párrafo rescatable, una vez alcanzado el nivel de concentración necesario, pero ya es un párrafo más de lo que tendrías si no hubieras escrito. Incluso si no puedes rescatar ningún párrafo, al menos has hecho tus "ejercicios de barra" del día y no has alimentado la idea de estar bloqueado.

      Muchas gracias por aportar un punto de vista diferente, muy interesante, de hecho.

      Eliminar