Dos herramientas básicas para capturar ideas

No importa a qué actividad creativa pienses dedicarte, no importa si al arte o a la innovación, hay dos herramientas que son esenciales y que deberías incorporar cuanto antes a tu rutina de trabajo, sobre todo a la fase de generación y captura de ideas: la escritura y el dibujo.

La ventaja de usar ambas herramientas en el proceso creativo es que, con su ayuda, accedemos a ambos hemisferios cerebrales, además de capturar de manera mucho más completa la esencia de las ideas que surjan en un momento determinado y que corren el riesgo de desaparecer. No en vano creadores como Da Vinci usaban este sistema para planificar sus creaciones.

La escritura, como hemos visto en varios artículos de este blog, pero especialmente en éste, tiene el poder de evocar información que nuestro consciente tiene ya olvidado, de traer a nuestro consciente emociones, recuerdos y asociaciones que van a enriquecer el punto de vista y el material disponible para combinar en la nueva creación. Además, por sí misma es una actividad de la que se encarga el hemisferio izquierdo, por lo tanto nos aportará las grandísimas habilidades de éste: capacidad de ordenar ideas, sentido lógico, organización y síntesis.

El dibujo, en cambio, tiene acceso directo a la información y las habilidades del hemisferio derecho, tales como la percepción del detalle, las ideas del subconsciente, la creatividad y la mirada fresca, etc. A través de un dibujo podemos captar aspectos de la idea relámpago que no podemos reproducir en palabras, al menos no en menos de mil, incluso a veces ocurre que en esos dibujos aparecen reflejados aspectos de los que no somos conscientes en el momento y que oservamos tiempo después.

La escritura no tiene que ser pura literatura y el dibujo no necesita ser virtuoso. Cuanta más habilidad tengamos con estas dos herramientas, por supuesto, más información podemos captar y más podemos desarrollar la idea inicial, pero con un "nivel usuario" ya es suficiente para obtener resultados espectaculares. Lo esencial es incorporar estas dos herramientas al proceso creativo, aunque resulte costoso al principio, hasta conseguir que formen parte de las sesiones de trabajo de manera habitual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada