Otro diario creativo más

Con la llegada del verano y el tiempo libre, ya no hay excusa para aplazar el momento de empezar a despertar la creatividad. Para los que ya la tienen despierta, tampoco viene mal practicar de forma intensiva, por unas semanas, la exploración de nuevas ideas que pueden estar rondando por nuestro subconsciente. Pero ay, esto de la página en blanco, o la falta de una ruta... No hay problema, hoy os propongo un libro, que también está como aplicación, que va a anular también esta excusa.


Se trata del libro "The pocket scavenger", de Keri Smith. Ya hablé de un libro de esta autora hace tiempo y tiene algunos más publicados que van en la misma linea: libros que en realidad son cuadernos, diarios creativos, en los que a partir de las premisas que se dan, hay que plasmar una creación, ya sea de imagen, de texto, o ambas.


Este libro y aplicación del que voy a hablar hoy me parece el más interesante, sobre todo en su versión como aplicación. Al inicio tiene una lista bastante extensa de premisas que se deben leer y mantener presente durante el trabajo con este diario. Por ejemplo: "un hilo rojo", "sello postal", "5 tipos de hojas (de árbol)", etc. Se trata de ir encontrando estos elementos en nuestro día a día e incorporarlos al diario, ya sea pegándolos en su versión física, ya sea mediante una foto, en su versión digital. Hay también un espacio para añadir una historia, con su fecha y localización. 
Pero lo más interesante es que una vez completado el ejercicio, puedes pedir una "alteración" aleatoria. Estas alteraciones son neutras y encajan con cualquiera de los ejercicios, dando lugar a combinaciones muy variadas. Y una vez realizada la alteración, se puede pedir otra alteración y otra y otra... y nunca acabas de generar ideas nuevas para tu diario creativo.

Veamos ahora las ventajas del libro y la aplicación (que está en versión Android y también iOS, en este sentido la editorial está haciendo un trabajo excelente). Puedes ver un vídeo sobre el libro y la aplicación aquí, pero te cuento mi opinión:


  • El libro tiene la ventaja de ser algo físico con todo el potencial sensorial que esto ofrece. Puedes encontrar estos pequeños objetos y pegarlos directamente en el libro y las alteraciones van añadiendo al ítem inicial, haciendo que crezca con cada nuevo añadido. Para las personas cuyos disparadores son principalmente sensoriales, sin duda la mejor opción es el libro. También para las personas que no se sientan cómodas con la tecnología, es mejor esta opción.
  • Por su parte, la aplicación añade la posibilidad de grabar sonido (por ejemplo el de los pájaros que nos rodean) enriqueciendo de este modo la creación y también ayudando a fijar un cuadro más completo del momento en el que hemos realizado el ítem. También existe la posibilidad de añadir páginas nuevas, de este modo podemos realizar las modificaciones sugeridas por las alteraciones sin desechar la primera versión, o repetir un ejercicio tantas veces como queramos. En su versión aplicación, no está tan claro que algún día vayas a acabar este diario. Además, al tenerla en el móvil, lo llevas siempre encima y cuando por fin encuentras ese hilo rojo, la aplicación está ahí, disponible. Otra opción que puede resultar interesante es que se puede compartir con otras personas que estén realizando los ejercicios del libro. Personalmente, me decanto por esta versión.
¿Para qué sirve practicar los ejercicios que propone el libro? En primer lugar, es evidente que da pie a encontrar nuevas ideas en las cosas pequeñas y cotidianas. Pero también es interesante el aspecto de presencia plena que estimula, ya que hay que estar siempre observando las cosas pequeñitas que hay a nuestro alrededor para encontrar aquellas que estamos buscando.
La parte de las alteraciones aleatorias es la más interesante, ya que te lleva por un camino por que no habrías ido de otro modo. En este sentido, aunque haya opción de elegir una alteración distinta a la que ha salido en el primer momento, recomiendo que se acepte siempre la primera, ya que esto obliga a trabajar la creatividad saliendo de la ruta habitual.
Me parece muy bonito también, para los viajeros, volver con un diario de viaje diferente (y los no viajeros que sólo se muevan por los pueblos cercanos, también encontrarán un modo de dar otra perspectiva más interesante a estas pequeñas excursiones).

Tanto el libro como la aplicación están en inglés por ahora. No hace falta saber mucho inglés, con un nivel básico y un diccionario es suficiente. Pero si esto es un impedimento para ti, aquí va otra sugerencia en castellano y barata, barata: un cuaderno cualquiera. Bien, con un cuaderno no tendrías ni la lista de objetos que encontrar ni las alteraciones aleatorias, pero puedes dedicarte, durante estas vacaciones, a encontrar objetos pequeños y pegarlos en tu cuaderno, contando una historia, dibujando cosas a su alrededor, alterándolos según tu propia imaginación. Y si te has quedado con las ganas de una versión digital, hay infinidad de aplicaciones, muchas gratuitas, que te permiten tomar notas, dibujar, añadir fotos y hasta grabar sonidos en un mismo espacio. Así que no hay excusa. Ninguna. ¿Te animas a jugar este verano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada