El buen miedo

Hay miedos buenos y miedos malos, miedos que te hacen crecer y miedos que te paralizan. El miedo malo, paralizante, es el miedo a que no salga perfecto, a no ser un genio a la altura de los más grandes. Este miedo te impide empezar o, una vez empezado, te bloquea y no puedes continuar. El buen miedo es miedo a que esta vez no salga bien: lo has ensayado y practicado, te ha salido bien en algún momento, pero sabes que todavía no lo dominas y cabe la posibilidad de que el invento esta vez no funcione.

En esto de la creatividad hay que andar siempre por la cuerda floja, buscando el equilibrio entre lo que ya sabes hacer hacer muy bien y aquello que todavía estás aprendiendo. Se van incorporando al repertorio cosas que se acaban de descubrir, probando a ir un poco más allá, procurando que, a base de usarlo, el nuevo conocimiento pase a formar parte de las cosas que ya se sabe hacer bien. 

Una obra de teatro, por ejemplo, si se ensaya demasiado, se quema. Es porque se llega a un punto en el que los actores saben hacerlo demasiado bien y esto supone prestar menos atención y dejar de escuchar lo que ocurre en el presente, en este teatro, con este público concreto. En cambio, si se ensaya lo justo, dejando un puntito de riesgo en la actuación, los actores se verán obligados a prestar atención y a dar lo mejor de sí, porque hay un riesgo de que salga mal.


Este componente de riesgo es lo que hace posible no sólo el crecimiento, sino también la misma creatividad. No hay creatividad si no se regenera continuamente el repertorio. Sea lo que sea lo que sepas hacer bien, si no vas introduciendo nuevos elementos, con el tiempo se convertirá en la repetición de lo que ya has hecho años atrás. Y si no tienes miedo, del bueno, cada vez que te sientas a trabajar, a nivel creativo tanto dará que estés escribiendo una novela o un libro de contabilidad.

Comentarios

  1. ¡Más miedo del bueno y cero del malo! Yo estoy paralizada, intentando recomponerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese caso vuelve un paso atrás, camina sobre seguro mientras te recompones y sólo luego date un poco de miedo bueno. Ánimo!

      Eliminar

Publicar un comentario