Los ciclos creativos

Insisto, los bloqueos no existen. Cuando no podemos trabajar con el ritmo que nos gustaría, no es que tengamos un bloqueo, sino que se trata bien de resistencias, o bien de estar en un ciclo creativo que nos obliga a bajar ese ritmo. Esto no significa que debamos cruzarnos de brazos y esperar a que venga la inspiración de nuevo, es mejor mantenerse en marcha, aunque sea a poca velocidad.