Los problemas no son muros, sino puertas

Todo el mundo tenemos ideas, en muchas ocasiones tenemos ideas buenas, pero por el camino entre idear y materializar nos encontramos con problemas de distinta clase y envergadura. En este punto, el punto en el que aparece algún problema considerable, es donde mueren la mayoría de los proyectos. Un problema de cierto nivel se nos presenta como un muro que impide el paso y a partir del cual no se puede avanzar más. Lo más triste es que estos problemas suelen ser de tipo técnico: no disponer de alguno de los materiales necesarios, no tener suficientes conocimientos o destreza en algún aspecto...


Un problema te fuerza a abandonar o a ir más allá de donde tenías previsto ir, a dar con soluciones novedosas o incluso a dar un giro a tu proyecto que desde la comodidad no se te había ocurrido, un giro que lo va a enriquecer y lo convertirá en algo mucho más interesante y novedoso. Sin ir más lejos, "Ideas de gato" no tendría la forma que tiene si no me hubiera encontrado con grandes problemas a la hora de planificar su materialización (y podría seguir poniendo ejemplos de otros proyectos). Además, los problemas te pueden llevar a adquirir nuevos aprendizajes, a usar herramientas novedosas, a cambiar la estructura de un proyecto y hasta el rumbo de tu vida. Por poner un ejemplo, yo no pondría tanto empeño en aprender a hacer ilustraciones para niños si tuviera un poco de suerte con los ilustradores. Pero por ahora ninguno de mis proyectos que he dejado en manos de los ilustradores ha salido a la luz, por lo que no hay más remedio que ponerse a dibujar, si no quiero que mis cuentos para niños se queden muertos de asco en un cajón. 

Con el tiempo he aprendido a valorar los problemas (y ya no sólo en lo que respecta mis trabajos, sino en la vida también). Si te quedas mirando el problema-muro con suficiente atención, si te haces las suficientes preguntas, si te obstinas lo suficiente, en este muro descubrirás una puerta detrás de la que se esconde tu originalidad. Todo invento u obra original, diferente y/o creativo viene de ese otro lado del muro, no desde este lado cómodo en el que nos movemos habitualmente. Las buenas ideas, las soluciones originales, están ahí. Detrás de esta puerta están todos los inventos que están por venir, todas las mejoras de tu vida y todas las posibilidades.

Si quieres pasar al siguiente nivel, no rehuyas los problemas, mejor búscalos intencionadamente.

Comentarios

  1. Muy cierto. Muchas veces nos escudamos detrás de la procrastinación, y cualquier excusa es buena para no hacer lo que debemos porque supone un esfuerzo. Sin embargo, con un simple cambio de enfoque, lo que era insuperable puede resultar un reto muy enriquecedor.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, a la más mínima dificultad, nos cerramos en banda como si todo tuviera que ser sencillo. Pero las cosas sencillas son cosas que ya están hechas, no hay nada que superar ahí y la gracia está justamente en ir más lejos cada vez.
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario