Ser autodidacta

Hay dos formas de aprender, que alguien te enseñe cómo se hace alguna cosa y aprender de forma autodidacta, escogiendo referencias y aprendizajes de diversas fuentes, ya sea libro, vídeos, conversaciones, etc. Según lo que se quiera aprender, es mejor un sistema u otro.


Si quieres aprender cuál es la manera correcta de hacer determinada cosa, para hacerla bien en un tiempo razonable, sin más complicaciones, aprende de otros, pide que te enseñen y apúntate a los cursos. En esos cursos vas a encontrar un temario bien estructurado que contiene los pasos ordenados desde cero hasta donde quieres llegar. Gran parte de los pasos es posible que no necesiten tu atención, porque ya los has aprendido en otros ámbitos y esa es una de las desventajas de ser enseñados. La otra desventaja, mucho mayor, es que no sabrás cuál es el motivo por el que esta cosa se hace así y no de otro modo, ni descubrirás tu forma personal de hacerlo, única en el mundo. Sabrás hacerlo del mismo modo y con el mismo método que todos los que han estudiado el mismo curso o carrera que tú. Pero tendrás una buena base teórica y un certificado que da fe de lo que sabes.

Si aprendes de forma autodidacta no encontrarás a nadie que sepa hacerlo como tú. Cada autodidacta es único en su especie porque ha recurrido a referencias diferentes en su camino. Y cada uno habrá encontrado su sello personal. Como contrapartida, el camino es mucho más largo, te pierdes muchas veces y necesitas gran fuerza de voluntad para continuar cuando ves que no avanzas. Todo el tiempo que adelantas saltándote temario innecesario, lo pierdes en la búsqueda de aquello que te hará comprender lo que necesitas comprender, a ciegas y sin guía. 

Personalmente, soy de las personas que prefiere aprender a solas. Me interesa no solamente aprender, sino también poder enseñar a otros aquello que yo he aprendido y creo que para enseñar a otros tienes que tener la capacidad de enseñarte primero a ti mismo. Por otro lado, sé que en los cursos tradicionales es donde muere la creatividad. Todo aquello que se estandariza es incompatible con la creatividad y con el sello personal, con interiorizar cada uno de los conceptos que se trabajan.
Pero diría más, creo que para una persona creativa, el ser autodidacta es casi una obligación, no ya solo por las cuestiones mencionadas antes, sino porque esta capacidad te hace más libre para crear: ya no necesitas que nadie venga a enseñarte, sino que tú mismo aprendes aquello que necesitas en el momento que necesitas. Pierdes el miedo al fracaso (cuentas con éste de antemano) y recuperas el espíritu experimental. Pones en marcha tu cerebro, ya no cuentas con que te lo den todo masticado, sino que buscas, pruebas y practicas, de fracaso en fracaso y con algún éxito ocasional (que después se vuelve frecuente) hasta dar con el aprendizaje verdadero. Cuando acabas el recorrido, sabes por qué haces tu trabajo de una manera y no de otra, sabes lo que ocurre cuando lo haces de modo distinto. Y por el camino desconocido te encuentras con nuevos aprendizajes que no entraban en tu plan, pero que enriquecen tus conocimientos. 

Aquí, en este mundo nuestro enfermo de titulitis, se valora el certificado de lo que sabes hacer. Personalmente, doy mucho más valor y confío mucho más en lo que sabe una persona autodidacta que una persona con un certificado, pues al preguntarle "por qué así y no asá" sabe darme la respuesta de manera sencilla y comprensible. El titulítico me dará la respuesta del libro con el que estudió, respuesta incomprensible para mí.

En todo caso, para una persona creativa, el aprendizaje autodidacta es un ejercicio necesario. No hay creatividad en ser enseñado pero sí la hay (y en abundancia) en diseñar tu ruta de aprendizaje personal. Si quieres ser más creativo/a, empieza por ahí.


3 comentarios:

  1. Muy buen texto, Anca,
    ser autodidacta tendria que ser la norma mas que la excepcion,
    lo mismo que la creatividad,
    algo parecido pasa con la autoayuda,
    el empoderamiento es tarea y deber de uno mismo,
    ningun maestro, guia ni apoyo sustituye eso.

    Una idea que me inquieta es la enormidad
    de nuestra incultura.
    Disponemos de una tecnologia que no sabemos
    replicar. Estamos en una burbuja que si desaparece
    nos devolvera a la edad de piedra, mas o menos.
    Esta increible irresponsabilidad
    la hemos asumido como normal
    y es un error tremendo.
    Perversa educacion la que crea
    esclavos sometidos a elitismos ajenos.
    La ignorancia imposibilita la emancipacion.
    Sin integridad no hay salida de la pesadilla.
    Casi nada la que nos espera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni me hables de esto! Para mí sería una pesadilla, me quedaría en nada sin toda la tecnología de hoy. O puede que con creatividad se pudiera solventar alguna cosa. Pero muy poco, cosas propias de la edad de piedra.
      Eso sí, en la nueva edad de piedra al menos sabríamos que es posible y a qué se puede aspirar. Algunos especialistas en tecnología replicarían sin duda lo que hoy tenemos. El viaje hasta aquí sería más rápido, porque ya no sería un camino a ciegas.

      Eliminar
    2. Es un peligro grande.
      El viaje seria incierto, porque la memoria del hombre es fragil. Solo una generacion tendria el recuerdo vivo de lo perdido. A la siguiente generacion ya le daria mucho igual todo eso. A sus ojos, esas cosas no serian mas que carcasas muertas, inutiles.
      La generacion con el recuerdo vivo pasaria bastantes penalidades para volver a recuperar una porcion del conocimiento disperso.
      Asi que nuestra responsabilidad tal vez es mas grande de lo que creemos.
      Una sociedad consciente de esto debe saber organizarse para funcionar en red eficazmente, facilitando el acceso y aprovechamiento de la informacion para que todos podamos comprender los logros de los que disfrutamos y para poder participar en ello en plenas condiciones.
      La cultura deberia estar lo mas viva posible en todos nosotros para que la continuidad y avance sean buenos.
      El cambio de mentalidad es grande para ir hacia esto, y el principal obstaculo es la codicia. Mientras el dinero sea intrumento de opresion y competencia, dificil prosperar en suficiente fraternidad.
      Pero eso, que tampoco quiero ramificarme hasta el infinito, jeje.
      Un saludo.

      Eliminar