El contraste, o cómo añadir interés a tu obra

Lo bueno de probar distintas actividades o disciplinas creativas es que con el tiempo acabas encontrando elementos comunes a todas ellas: esos elementos son la esencia que se debe conservar y aplicar para obtener buenos resultados. Uno de estos elementos capaces de arreglar un trabajo por arte de magia es el contraste.

¿Por qué usar el contraste y cómo funciona?

El recurso más escaso del que disponemos en estos tiempos es de la atención que otros puedan prestar a nuestro trabajo. Es difícil lograr que alguien dedique unos segundos a escanear tu propuesta y en esos pocos segundos, es preciso llamar la atención de alguna manera, de modo que se detenga y la examine al menos otros segundos más. Muchos artistas (o creadores de contenidos de cualquier tipo) optan por llamar la atención mediante el escándalo o la violencia del mensaje. Es una estrategia que funciona para llamar la atención, pero los resultados no son muy deseables: este tipo de obras suelen recibir muchas más críticas que alabanzas. Hay quien defiende la teoría “que hablen de ti aunque sea mal”, pero yo creo que pueden haber otros caminos, algo más largos, pero más sólidos.
Aquí es donde entra el contraste. Nuestro cerebro está constantemente en busca del equilibrio y una vez lo encuentra, pasa a la siguiente tarea. La armonía (elementos que van en la misma linea, con la misma intensidad, con la misma carga emocional, etc.) es ausencia de conflicto, todo está resuelto, cada elemento ocupa su lugar de la manera adecuada, por lo tanto no necesitamos detenernos a “ordenar” estos elementos, porque ya están ordenados. La armonía es un recurso adecuado cuando queremos transmitir un mensaje relajado, de confianza, sosiego... pero no es adecuada para atraer la atención.
En cambio si ofreces algún contraste en tu trabajo, esos pocos segundos de escaneo no bastarán para resolver la incógnita que éste plantea para alcanzar el equilibrio, por lo que tu público tendrá que detenerse un poco más a examinarla. El contraste es conflicto, hay dos elementos que se oponen y la mente necesita resolver esta oposición dentro de un mensaje coherente antes de pasar a la siguiente tarea. 


Cómo usar el contraste

El contraste se puede usar en cualquier tipo de creación y según dónde pongas el contraste conseguirás un efecto u otro. Por ejemplo:
  • Contraste de personajes, como el Gordo y el Flaco (Laurel y Hardy), contrastan en su actitud y esto provoca comicidad. De hecho los dos personajes se basan en dos tipos de clown, el Blanco que es serio y responsable, que pone orden y el Augusto, que es emocional, espontáneo, arriesgado e irresponsable. Esta fórmula cómica funciona desde siempre y se ha empleado en multitud de películas y obras (puede variar el número de Augustos, pero siempre hay un solo Blanco). Puedes revisar tus películas cómicas favoritas y observar como en todas se repite esta estructura.
  • Contraste de carga emocional. En este caso hablaríamos del anticlima, que es un recurso narrativo (en teatro, cine, escritura, ilustración y cualquier arte que narra una historia) que garantiza un mayor impacto de la escena que se quiere resaltar. Por ejemplo, una escena de niños jugando en el campo, riendo, alegres... seguida de la explosión de una granada que les despedaza. En este caso la explosión es mucho más impactante, porque hemos pasado de un estado de ánimo de felicidad y armonía al drama más terrible. En una novela bélica, en la que hay tantas explosiones, es una manera muy efectiva de lograr impacto con esta explosión en particular. Un ejemplo muy claro del anticlima es la escena del coche de “Pulp Fiction”, en la que se destaca la normalidad (normalidad dentro del argumento, por supuesto), para después sorprender con el disparo que nadie espera. Nadie lo espera porque se ha creado un anticlima perfecto.
  • Contraste de ritmos: puedes poner en una misma escena a un personaje muy lento y otro muy acelerado, con un conflicto que resolver entre ellos. La escena funcionará sola, lo tengo comprobado en cientos de escenas así en los talleres. Actores (niños o adultos) sin ninguna experiencia se volvían fabulosos con solo marcarles la pauta de ritmos opuestos a cada uno.  Este recurso también produce comicidad.
  • Contraste de color: más allá del blanco y negro que son el contraste perfecto, muchos artistas usan los colores complementarios (colores opuestos) como recurso para generar contraste en su obra. Un ejemplo de esto puedes encontrarlo en uno de mis cuadros favoritos, “La danza” de Matisse, con el naranja y el azul como colores principales.
  • Contraste de rasgos dentro de un mismo personaje: este recurso da vida a los personajes de ficción, haciéndolos más creíbles. Un ejemplo perfecto de ello es el personaje de Leon, en la película “El profesional”: un asesino a sueldo sin escrúpulos, que se pasa la película entera haciendo lo imposible por huir con su maceta en brazos. Ese contraste entre falta de escrúpulos y amor profundo a una planta, hace que este personaje sea más real, además de despertar nuestra empatía y reconocerlo como a un igual.

Puedes usar el contraste en cualquier campo, si conoces los elementos de los que se compone. Usa contrastes de luz, de sonido, de tamaño, de intensidad, de ingredientes, de fuerza... Solo tienes que tener en cuenta una cosa: el contraste hay que usarlo con moderación. Si usas el contraste en todos los elementos de los que se compone tu trabajo y a toda potencia, el desequilibrio será excesivo, por lo tanto abrumador. El contraste no es el ingrediente principal de una creación, sino un aderezo que hay que usar con una intención determinada, en el momento o lugar adecuado.




Comentarios

  1. Acabo de entender por qué mi relación de pareja funciona después de tantos años sin caer en el aburrimiento: convivo con mi antítesis.... XD
    Interesante artículo, Anca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que decir que el contraste se empkea en todas las disciplinas artísticas y en el amor ;)

      Eliminar
  2. Muy interesante el articulo Anca! Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Opino lo mismo que Rita.El contraste también se da en el amor. Gracias Anca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el contraste está el equilibrio ;)

      Eliminar
  4. Me encantó el artículo. Siempre hablamos de ese contraste de personalidades con mi esposo. Eso nos mantiene unidos y enamorados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El contraste es magia para que cualquier cosa funcione... y veo que en tu caso también lo hace.

      Eliminar

Publicar un comentario