Menos herramientas, mayor inspiración


Aunque este lunes sea festivo en España, el taller sigue su curso. Esta semana con el reto de reducir nuestras herramientas a la mitad. Puedes aplicar esta premisa solo a tu trabajo creativo o, mejor todavía, puedes aplicarla a todas las actividades de tu vida diaria. Si eliges la última opción, los efectos sobre tu creatividad serán más intensos, puesto que obligarás al cerebro a estar continuamente buscando soluciones.


Por ejemplo, si sueles usar un bolígrafo y un lápiz, esta semana trabaja con solo uno de ellos. Si sueles escribir relatos de cinco páginas, escribe uno de dos páginas y media. Busca las fórmulas necesarias para que tu trabajo se lleve a buen fin, prescindiendo de la mitad de tus herramientas habituales. Del mismo modo puedes experimentar en la cocina (un lugar muy dado a la creatividad), preparando tus manjares con la mitad de ingredientes. 

¿Por qué funciona esta técnica?

Quienes estáis por aquí desde hace un tiempo ya sabéis que considero las limitaciones como una fuente inagotable de ideas. Lo que ocurre cuando renunciamos a una parte considerable de los medios de los que nos valemos para realizar nuestro trabajo (o vida) es que nos vemos forzados a buscar soluciones diferentes a los problemas de siempre y esto nos lleva directos a la creatividad. Muchas personas han creado obras o inventos maravillosos gracias a las limitaciones, ya fueran éstas impuestas (por ejemplo, discapacidades de nacimiento) o elegidas. Al contrario de lo que se piensa sobre la creatividad, ésta no mejora con la libertad total, sino con las limitaciones. 
Si quieres saber más sobre las limitaciones, puedes leer los artículos:



Comentarios

  1. En la cocina me pasa todo el tiempo: jamás tengo todos los ingredientes que necesito y SIEMPRE he de improvisar, de hecho puedo hacer milagros con sobras, especias, trozos de verduras o cachitos de pan, y sacar una cena completa para dos o tres, de una despensa semivacía, creo que es el lugar dónde más estoy forzada a ejercer la creatividad, tenga ganas o no..... y la verdad es que no soy muy fan de la cocina. Será cuestión de transplantar ese don a otras áreas de la vida..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la imagen de transplantar un don. Si lo transplantas, en su nuevo lugar, más amplio, el don también se hará más grande ¿verdad? Hoy me quedo con esta imagen tan sugerente.

      Eliminar
    2. Parece que ya hay precursores en esto.. :)

      "Usando simplemente la energía que gasto haciendo pucheros escribí un blues" Duke Ellington

      https://www.youtube.com/watch?v=hrIpQbnAoyQ

      Eliminar
    3. Ohhhhh... Mis pucheros son exquisitos, así que debería dedicarme a la música, porque si la cosa es tan proporcional seguro que triunfo.
      Grande Duke Ellington.

      Eliminar
  2. Hola Soy Amparofulgi, esta semana me resulto más difícil, a pesar de gustarme el simplificar las cosas, reconozco que me costó al principio, luego me di cuenta de lo sorprendente y mágico que es todo y como todo se orquesta, esta semana he sido consciente de cuanto puedo hacer con menos cosas y cuanto puedo dar de si un dinero, que buenas comidas pueden surgir con menos ingredientes, esto ya lo habia comprobado antes al igual que el dinero pero no hasta este extremo.
    También lo aplique al ejercicio de andar, pues no siempre tengo tanto tiempo así que acorte el tiempo y ande mas rápido y vi que fui capaz , por otra parte me ocurre también a la inversa, tengo tiempo pero no puedo ir deprisa por problemas en mis pies y vi que era igual de efectivo, por lo que se dieron los dos casos en la semana y quedó solucionado el tema y ahora todos los días salgo a andar. han habido más cosillas pero las más significativas son estas. Todo es posible si uno se lo propone.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho esto de que todo se orquesta y sale bien.
      Yo también salgo a andar todos los días. Es una de las mejores herramientas creativas (además de saludable). Esta semana aprovecha la caminata para pensar, se te ocurrirán muy buenas ideas.
      Gracias por el feedback :)

      Eliminar
  3. Soy Yrene, Desde el movil no me deja publicar en el blog, O puede ser la conexión de mi casa,que como vivo en el campo, no es muy buena. Pero como las vacaciones se han acabado, la cosa va con otro...aire. Os cuento la semana de mis limitaciones: pensé en limitar el presupuesto,pero no resultó nada creativo. Asi que, al volver de mi escapada (dormi una noche fuera de casa, y me parece todo lo del mundo) me propuse limitar... las actividades creativas. Una sola actividad en la semana. Y tomé un rinconcito de mi cuarto y vi que tenia un montón de camisetas a medio reciclar, convertidas en tiras finas para trenzar y hacer una alfombra. Y poco a poco, fui trenzando en la soledad de mi cuarto. Y digo bien: soledad. No puse ni música ni radio. Y con un trabajo tan monótono, las ideas van solas, la neurona no para. Y descubrí muchas cosas de mi misma, pero eso me lo quedo para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que has combinado dos elementos muy potentes para entrar en estado de flujo: la soledad (que es lo más creativo que hay) y el trenzar monótonamente (que por ser un trabajo repetitivo te lleva directa a la meditación). Esta clase de momentos son un lujo que todos deberíamos darnos regularmente.
      Por supuesto, lo que hayas descubierto de ti misma queda para ti, las reflexiones son privadas: yo jamás publicaría mis conversaciones con los árboles, por ejemplo.

      Eliminar
    2. Así que también dialogas con los árboles...? ;)

      Eliminar
    3. ¿Acaso hay seres más sabios que los árboles con los que conversar? Deduzco que tú también :)

      Eliminar
    4. Por supuesto, y con las piedras (de ahí lo Stone, querida) de vez en cuando requiero de un feedback claro y sabio, proveniente de alguien bien centrado y conectado... :-D esa condición es rara de hallar entre las personas..

      Eliminar
    5. Los gatos también cumplirían estos requisitos, si no fueran tan malcriados y abusones ;) Aún así, tuve uno que fue mi maestro zen.

      Eliminar
    6. Bribones ...

      Pero bueno, menos mal que tu maestro zen dejó su legado en forma de libro.. ;)

      Eliminar

Publicar un comentario