Aprender a ver la inspiración


Esta semana de nuevo vamos a buscar la inspiración fuera, pero la vamos a buscar en todas partes, que es donde se encuentra en realidad. Si sabes encontrarla, si sabes mirar bien para verla, jamás vas a sufrir un bloqueo creativo porque siempre habrá un nuevo punto de partida o una solución inesperada a aquello que se te ha atascado.
Para ilustrar este concepto siempre me gusta contar la anécdota de cómo se inventó el bolígrafo.
En aquellos tiempos ya existía la pluma estilográfica, pero ésta tenía el terrible defecto de explotar en los aviones, debido a la presión atmosférica. De modo que Biro Laszlo inventó otra tinta no tan líquida que iba a solucionar el inconveniente de las estilográficas. Una vez creada la tinta se atascó en un problema: ¿cómo hacerla salir de la estilográfica? El diseño del plumín está ideado para tintas muy líquidas, así que esta tinta a base de aceite lo dejaba obstruido. 
Un día, tras darle vueltas al problema sin encontrar solución, Biro Laszlo salió a pasear. En su camino vio a unos niños que jugaban con una pelota, haciéndola rodar de uno a otro. En un momento dado la pelota rodó a través de un charco y el inventor vio que al salir del charco la pelota dejaba un rastro húmedo detrás de sí. Esto es algo que todos hemos visto muchas veces, seguramente Biro Laszlo también lo había visto infinidad de veces, pero en aquel momento era la respuesta que estaba buscando a su problema: una esfera que al rodar deja el rastro del líquido detrás de sí. Y así fue cómo se inventó el bolígrafo.

¿Por qué funciona esta técnica?

Tienes que aprender a ver, a observar y a relacionar lo que veas con el problema en el que te ocupas. Esta semana entrenarás tu capacidad de ver, empezando por las sombras. No solemos prestar atención a las sombras, nuestro cerebro está diseñado para prestar atención a aquello que puede suponer un peligro o una oportunidad y las sobras no forman parte de estas categorías. Sin embargo estas sombras de objetos diversos fusionados pueden dar lugar a figuras realmente interesantes e inspiradoras. Esta técnica va a entrenar tu capacidad de observar y al mismo tiempo va a disparar tu imaginación.

Escoge un tema distinto cada día y busca sombras que puedan formar parte de éste. Allá donde te encuentres, detente un momento a mirar las sombras, haz esta pausa en cada lugar que visites durante el día. ¡Y disfruta del paisaje inesperado! 

Si es la primera vez que vienes aquí, te recuerdo que puedes suscribirte para recibir los artículos del blog por email en el menú lateral derecho. También puedes ver el resto de las postales aquí.

9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Seguro que te sale un cuento, que nos conocemos.

      Eliminar
  2. fracaso total: el miercoles se nubló y no habia sombras. Pensé en fotografiar nubes, pero he pasado la semana bajo un cielo color panza de burra muuuuuyyyy soso... bueno, queda pendiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por lo que veo, ya se te ha ocurrido la manera de recuperarlo para esta semana. De todos modos, las sombras de interior también son interesantes ;)

      Eliminar
    2. La sombra del bolígrafo sobre el papel mientras escribía mi diario, me ha dado toda una lección sobre la oscuridad..
      La sombra colectiva que se cernió el fin de semana tras los atentados en París, también. En este caso la lección fue sobre la naturaleza de la luz. Tres cartas oraculares de animales negros, completaron el mensaje sobre el interesante balance complementario de la luz y la oscuridad
      El penúltimo día de la feria del libro, una sincronía: un libro de Debbie Ford sobre la sombra, se vino a casa conmigo... Y aquí estamos felices los dos :)
      Siempre me ha apasionado este tema..

      Eliminar
    3. Eso sí, con toda esta información, no me acordé de las fotos :-D..

      Eliminar
    4. Jajajaja! Bueno, no importa demasiado, la foto era la excusa para ponerse a mirar sombras.

      Me fascina siempre los derroteros por los que los ejercicios llevan a cada uno. El mundo interior es taaaan grande...

      Eliminar
  3. Hola soy Amparofulgi, las sombras se mostraron como grandes aliados y mensajeros de la mente y el corazón.
    Me recordaron como equilibrar lo concerniente al corazón y lo que le afecta en forma de electrocardiograma, en la parada de un metro. Otra por la calle me mostró y recordó que puedo desconectar mi mente a mi antojo en forma de interruptor que es la forma que surgió tocando la sombra de mi cabeza en la acera. Al igual que es mi aliada y fiel compañera mostrándose mi forma física sombreada ya sea bien a mi lado de acompañante, otras veces delante haciéndome ver donde puedo llegar , y otras mostrándome que lo único que me persigue y se cierne sobre mi es mi propia sombra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy fascinada con la forma en la que enlazas los ejercicios de creatividad con una búsqueda personal tan tuya. :)

      Eliminar