Liberando tiempo y estrés


Esta semana nadie va a poder usar la excusa del tiempo, porque de lo que se trata es justamente de liberarlo. Habrá otras excusas, no lo dudo, cambiar un hábito arraigado conlleva un esfuerzo, pero espero que venzas las resistencias y pruebes esta receta mágica por unos días.


Desconéctate de las pantallas a partir de las 19.30h y ocupa tu tiempo de otra manera. Es preferible que tampoco leas libros o revistas, ni siquiera en papel. No hagas nada que se pueda denominar "entretenimiento", porque esta semana trata de no entretenerse, ni distraerse con ocio pasivo (es decir un ocio en el que nuestro papel es el de receptor sin más). 

El ocio pasivo es uno de los principales enemigos de la creatividad. Una vez hemos acabado nuestras obligaciones nos compensamos con este tipo de ocio, pasando de una actitud de acción y toma de decisiones a otra de escucha y abandono a lo que nos sirvan otros, es decir, a que decidan por nosotros.
Cuando entras en facebook, por ejemplo, lees las últimas noticias publicadas por tus contactos y te encuentras con cosas de lo más dispar: un vídeo de gatitos haciendo trastadas que te sacarán una sonrisa de ternura, un artículo sobre los atentados terroristas que te dejará muy mal cuerpo, después algo de política que te indignará y luego una imagen con una cita sabia y esperanzadora. Bien, imagina que tus sentimientos se reflejaran en una pantalla, con una aguja que va de una emoción a otra. Como las noticias que lees no aparecen ordenadas por bloques según las emociones que producen y tú bailas entre todas ellas sin una evolución lógica, la aguja estaría cambiando continua y bruscamente entre polos opuestos. ¿Sabes cuál es el efecto de todo esto en tu cerebro? Agotamiento y estrés. Y este agotamiento y estrés no te permiten dedicar energías a tus propios proyectos creativos.
Cuando lees un libro, el efecto sobre tu cerebro es completamente diferente. Hay un hilo conductor, hay procesos cerebrales beneficiosos y se usa la imaginación. No obstante, esta semana sería conveniente dejar también los libros de lado, porque necesitas escuchar tus propias ideas. 

¿Por qué funciona esta práctica?

Al liberar la mente de toda la información que llega desde afuera, ésta podrá dedicarse a sus propios asuntos. Al principio uno se siente perdido, no sabe qué hacer, llega el aburrimiento... y justo en ese momento es cuando vas a empezar a trabajar en lo que importa.
Otra de las ventajas que vas a encontrar es que vas a descubrir cuantísimo tiempo dedicas cada día al ocio pasivo. Y te vas a encontrar de repente con un montón de horas disponibles a la semana, con las que avanzar en el camino hacia tus metas y deseos.

Como decía al principio, esta semana no hay excusa con la falta de tiempo. Depende solo de tu voluntad. ¿Te animas a experimentar? Sólo son unas horas al día.

Si acabas de llegar aquí, puedes ver el resto de las postales del taller aquí. Y recuerda que puedes suscribirte para recibir los artículos por email en el menú lateral derecho.

Comentarios

  1. Esto es un bálsamo para mi cerebro que creo que voy a querer implementar de por vida, si sobrepaso el período de ansiedad tras desactivar la malsana costumbre de tener todas esas pantallas encendidas jajajaja!
    Lo mejor es que no tendré oportunidad de aburrirme mucho, ya había planeado empezar a crear los regalos de navidad y esta desconexión nocturna me viene que ni pintada :)
    Gracias Anca! Por tu gran generosidad. Te superas cada semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá sea como dices, si unas pocas personas adoptan alguna de las propuestas del taller como hábito, ya habrá cumplido su función.

      Gracias a ti, por tus ánimos continuados y tu entusiasmo.

      Eliminar
    2. Desde luego yo las estoy adoptando y la Fulgi e Yrene también, así que ya somos tres. No nos queda tiempo para el aburrimiento :-D

      Eliminar
    3. Sí, Amparo parece que está dibujando todavía :)
      Pues misión cumplida.

      Eliminar
    4. Vale... Yo he desconectado, la mayoría de los días. Todos, no. Y si, es verdad. De repente, mi cocina se volvió el centro del mundo. Cree croquetas de calabaza y jamón. Cree platos de pasta sin pasta ( pencas a la boloñesa y pencas a la carbonara). Y un día me conecté ( lo confieso) para buscar una receta de champú seco para perros. Es cierto: apagar las pantallas es terapéutico

      Eliminar
    5. Qué bueno que hayas aprovechado para crear mundos gastronómicos nuevos!
      Yo creo que poner límites horarios a las pantallas es necesario. Ni siquiera hay que renunciar a ellas, sólo delimitar unas pocas al día en la que no puedan irrumpir en nuestra vida.

      Eliminar
  2. Bueno, al final desconecté todos los días menos el finde, que me puse al Skype con mi familia y a ver alguna peli, pero para entonces ya había hecho todos mis deberes. He de decir que ha sido un gran alivio para la vista, el oído y el cerebro, una libertad nueva que me tomé para experimentar con mis acuarelas, dibujar, planificar próximos movimientos y disfrutar del silencio. Alguna noche, disfruté de mi nuevo sobrinito que será ahijado :) y de la familia de mi pareja, que no es poco. En la medida de lo posible voy a seguir desconectando de vez en cuando., me encantó la experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegro! Da miedo plantearlo en un principio, pero cuando lo pruebas ves que no es para tanto. Si mantienes la restricción por unas pocas semanas, se convierte en un nuevo hábito y ya ni te esfuerzas en abstenerte.
      En todo caso, como método para ganar tiempo o limpieza mental, es algo al alcance de cualquiera.

      Eliminar
  3. Holaaaa soy Amparofulgi :-)
    Bueno fracaso total jajajajjajajjaja, el tema de la lectura lo logré, llegué a esconder los libros jijiji, peerooo... facebook me secuestró, me vi obligada a entrar un par de veces ,( de verdad que era necesario) pero me dejé arrastrar.
    El caso es que aun así me dí cuenta de cuantas cosas me absorben y que al menos unas cuantas de ellas ya no lo harán, y las que me veo obligada a atender con el tema de facebook pues eso solo lo haré cuando sea necesario. Pues como dice Rita se aprovecha mucho mejor el tiempo y es un gran alivio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este fracaso (previsible) solo es un mensaje, una forma de comprobar hasta qué punto somos dependientes de ciertas cosas que hace unos años ni siquiera existían. Lo importante, esta semana, era el proceso y el tuyo ha ido bien :)

      Eliminar

Publicar un comentario