Mejora tus proyectos



Esta semana vamos a hacer algo similar al ejercicio de la tercera semana, pero en vez de buscar innovación en nuestro trabajo, buscaremos mejorar sus cualidades.


Escoge una de tus canciones favoritas y haz una lista de las razones por las que te gusta. Una vez tengas la lista elaborada, aplica esas mismas cualidades a tu proyecto. Si no tienes ningún proyecto en marcha o estás empezando en esto de la creatividad, aplica las cualidades de tu canción favorita a los platos que vayas a cocinar durante la semana. Por ejemplo, con la canción Twist & Shout y su cualidad de obligar a moverse, podrías preparar un plato que cumpla este requisito. 

La dificultad máxima con esta técnica es que en un primer momento nos quedamos bloqueados, porque no estamos acostumbrados a sacar conceptos de su contexto (no estamos acostumbrados al pensamiento lateral). Pero si superas esta barrera, encontrarás ideas extraordinarias y muy originales al otro lado del bloqueo. 

¿Cómo superar la barrera del bloqueo inicial? 
En primer lugar, tienes que creer en que hay un modo de aplicar la cualidad a tu proyecto. Yo te garantizo que lo hay, siempre lo hay. Insiste, no te rindas. Haz una única pregunta y piensa en ella hasta que encuentres su respuesta. Anota todas las posibilidades que se te ocurran, aunque no sean viables o no tengan pies ni cabeza. Aquí es donde entra muy bien la lluvia de ideas. Una vez hecha la lista, sigue pensando o mantén la pregunta abierta dejando que tu cerebro encuentre la respuesta cuando no estés conscientemente pensando en ello. 
Con el ejemplo anterior, la pregunta sería: ¿cómo puedo hacer que los comensales se vean obligados a moverse mientras comen, más allá de pinchar el alimento, llevarlo a la boca y masticar?
  • Poniendo los ingredientes del plato en distintos recipientes, que tengan que alcanzarse estos recipientes los unos a los otros, en el mismo orden, hasta construir el plato por completo
  • Colocando los platos del menú por separado en una torre, de modo que se tengan que levantar cada vez que quieran alcanzar uno de los de arriba (por supuesto, con mala fe: los más ricos en la parte alta de la torre)
  • Si los comensales son niños, creando una coreografía o gesto para cada ingrediente, de modo que tengan que realizarlo cada vez que tomen un bocado (si es un trozo de patata, dar dos palmas; si es zanahoria, agitar los codos, etc.)


Estas son unas pocas ideas pensadas en un momento, pero si te planteas la pregunta y la mantienes abierta durante un día o dos, encontrarás muchísimas más ideas en el camino. Mantener la pregunta abierta consiste en no darla por cerrada, es decir, aquello que haces cuando no recuerdas el nombre de una persona y, horas después de intentar recordarlo, lo recuerdas como por arte de magia. A tu cerebro no le gustan los problemas sin resolver, por tanto si no das por solucionado un problema, tu cerebro seguirá buscando la respuesta en segundo plano.

Veamos otro ejemplo (esto es un guiño a una amiga mía). Supongamos que quieres organizar un taller de escritura. Tomando la cualidad de "te obliga a moverte", la idea surge sola: 
Un taller itinerante en el que los participantes pasean por la ciudad, se detienen en un lugar y escriben sobre algún aspecto, elemento o personaje. Tras unos pocos párrafos, buscarán otro lugar y continuarán la historia incorporando aspectos, elementos o personajes del nuevo escenario. Y así hasta acabar el relato. 

Como ves, es posible aplicar la misma cualidad a cualquier tipo de creación, solo hay que hacer la pregunta y escoger la mejor de entre las múltiples respuestas. 

¿Por qué funciona esta técnica? 

Igual que en el ejercicio de las propiedades de los alimentos, es una fórmula muy potente para conseguir ideas originales que de otro modo no se nos ocurrirían. Nuestro modo de pensar por defecto es lineal, buscando una coherencia y haciendo uso de las herramientas propias de cada actividad, guardando el orden establecido y el conjunto predeterminado. Al introducir una variable que rompa esta linea, como por ejemplo los escritores caminantes, nos veremos obligados a emplear procesos de trabajo diferentes cuyos resultados pueden ser tan novedosos como este supuesto taller itinerante que nada tiene que ver con lo que se suele encontrar en un taller de escritura.
Por otro lado, con este ejercicio incorporarás mejoras a tu proyecto: al incorporar cualidades que consideras positivas, hará que tu trabajo se ajuste más a tus gustos, tu personalidad y tu estilo propio.

Como ya dije en la tercera semana, esta técnica requiere de práctica. Sé cuánto te cuesta empezar a usarla, pero te aseguro que si insistes un poco acabarás dominando esta herramienta y nunca más te van a faltar ideas.


Si acabas de llegar por aquí, puedes ver el resto de las postales aquí. Te recuerdo que puedes suscribirte para recibir todos los artículos por email en el menú lateral derecho.

Comentarios

  1. Genial! Lo difícil va a ser escoger una sola canción que me guste jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te cuesta decidir, escoge la canción con la que más sintonizada te sientes en este preciso momento (o el momento en el que te sientas a trabajar). Veremos qué sale de aquí :)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Ivan. Las posibilidades de esta técnica son infinitas.

      Eliminar
  3. Hooolaaaa soy Amparofulgi, mi canción jijiji, "is raining mens" bueno solo al rememorar la canción me partía de la risa, pensando como iba a ser aplicada sus cualidades, pero como siempre surge la situación adecuada para llevar acabo la tarea, en ella encontré que me transmitía, despreocupación, fe, confianza, y creer en lo imposible e inesperado, el vivir la situación con alegría y humor, y la verdad que no os podéis imaginar hasta que punto me hizo falta, nada mas surgir el tema que me preocupaba ENORMEMENTE y para la cual no me sentía preparada, me vino la canción y ahi fue donde identifiqué las cualidades que me aportaba y transmitía, así que la cante para mis adentros, visualicé el vídeo imaginándome cantándola con mi amada amiga del alma Rita, y me tiré para adelante aplicándome el mensaje de la canción, al acabar de encarar la problemática y situación (la cual me guardo), salí cantándola mentalmente con todos mis nervios a flor de piel en plan ¡lo hice, siiii, triunfé!, sintiéndome empoderada por el paso dado y haber confiado ademas de disfrutarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olé!!! Qué poderío!
      Es una manera muy creativa de hacer este ejercicio. Si funciona, es válido.

      Eliminar
  4. Hola, soy Yrene: la canción fué escogida en plan...la primera que salga por la radio. Escucho por las tardes al Ciudadano Garcia, y la gente llama para dedicar canciones. Contaba con eso, pero no: el lunes, a las 4.45 toca "la sotána metálica" una sección de metal. Os copio desde mi face:
    " con unos uniformes del curro hice los hexágonos. En principio, iban a ir en plan blanco/ negro, como un vulgar damero. Con las piezas recortadas, Anca Balaj nos propuso aplicar a la tarea creativa las propiedades de una fruta. Yo escogí la castaña. Y vi que están hechas a capas, y cambié el diseño y lo hice a capas concéntricas. Y vi que la primera capa pincha, como los gatos. Y el interior es dulce, como los gatos...tenian que salir los gatos, para darle dulzura al diseño.
    Aún cosia cuando la propuesta semanal fué escoger una canción y aplicarla al proceso creativo. Me pillo en un momento de pereza, en el que no me apetecia hacer el acolchado que pide este tipo de labor. "la primera canción que salga en la radio" pensé. Y fué la sección semanal de metal (!)
    El pensar en la estética rock me llevó a las tachuelas y... a los botones! ¡no necesito acolchar!¡cosiendo botones llego a mi objetivo!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un excelente ejemplo de como, al aplicar distintas técnicas creativas, el proyecto evoluciona en nuevas direcciones.

      Muy aplicada. Bravo!

      Eliminar

Publicar un comentario