¿Es buena idea la autopublicación?

Un sueño compartido por todos los escritores que empiezan sus andaduras en este campo es encontrar una editorial con la que publicar sus libros, tarea nada fácil, por cierto. También tuve yo este deseo, pero tras un periodo de publicar con editorial y conocer este mundo desde dos editoriales diferentes, en los últimos meses he optado por volver a la autopublicación de mis libros y difícilmente voy a volver a trabajar con editoriales tal como se presentan las cosas hoy en día. Para volver a ello habría que firmar un contrato en condiciones muy dignas, cosa que no creo que suceda. Tal es así, que casi todos los títulos publicados con editorial en los últimos años han vuelto a mis manos en las últimas semanas.

Salir de la caja

El mundo está lleno de recetas light, fórmulas y tips, de diez en diez, con los que dando pequeños e insignificantes pasitos, conseguirás ser más como quieres ser.  Es como pagar en cómodas mensualidades, reducidas, con descuento y sin intereses aquello que a otros les cuesta un ojo. Pues lo siento, en esto de la creatividad no hay descuentos y, desde luego, no es cómodo en absoluto (pero placentero y divertido sí).

Creatividad antiestrés

Esta semana he retrasado el artículo que normalmente publico los domingos, a la espera de que esté disponible el libro en el que he estado trabajando últimamente. La verdad es que estas últimas semanas han estado repletas de novedades en cuanto a creatividad infantil. Pues este es el colofón de una etapa de trabajo y novedades muy intensa. Esta vez se trata de un libro para adultos, en el que he puesto lo mejor de mí misma, hecho con espíritu artesano y sobre todo con mucho amor.

Rituales creativos

En los últimos meses me he acostumbrado a prepararme una taza de té que me acompañe en los inicios de la sesión de trabajo y hasta he designado una taza concreta para ello. Cada día, en el momento en el que decido que empiezo a trabajar ya, sin más demoras, lo primero que hago es preparar el "té inspiracional", que es como yo lo llamo. Y como se trata de empezar el trabajo con el té ardiendo, ya no es posible aplazar el momento de sentarse a la mesa, ni atender otros asuntos antes. La verdad es que el sistema funciona muy bien, hasta el punto de que ahora, si me preparo un té por el simple gusto de tomarlo, sin duda voy a acabar de beber la taza con las manos ocupadas en teclear o dibujar.

La piel más dura

Para estar en este mundo de la creatividad, lo primero que tienes que conseguir es una piel más dura que la que tienes ahora, porque la vas a necesitar. Y no solo para resistir las múltiples dificultades que supone sacar un proyecto adelante, también hay que tener el valor de resistir las críticas, sobre todo aquellas que son destructivas y con mala baba. Porque en el momento en el que te expones al público, siempre habrá alguien (normalmente no identificable) que se dedique a criticar salvajemente.