Lo analógico y los detalles


Sea lo que sea a lo que te dediques, seguro que se ha incorporado alguna herramienta digital a tu proceso de trabajo. Esta semana, corta y festiva para la mayoría, quiero ponértelo fácil: allá donde estés, en casa o de viaje, dedica un rato cada día a tu proyecto, pero hazlo analógico.


Sería fascinante, aparte de analógico, conseguir herramientas lo más antiguas posible y utilizarlas en lugar de tu método habitual. Pero si esto no es factible, busca una manera analógica más cercana en el tiempo. Por ejemplo, si escribes, podrías usar plumilla y tintero, pero también sirve usar una máquina de escribir analógica; también te puede servir un bolígrafo, pero en ese caso podrías compensar la modernidad con una letra más caligráfica. Si coses, puedes hacerlo con aguja, pero también te serviría una máquina de coser de pedal. Si pintas, sería maravilloso conseguir los pigmentos puros y mezclar los polvos en casa hasta lograr la pintura, tal como se hacía antaño. Podrías fotografiar sobre placas, pero también con una cámara de carrete. 
Si lo que haces no está en esos ejemplos, investiga cómo se hacía antaño aquello a lo que te dedicas y aprende a hacerlo así. Ve a los orígenes.


¿Por qué funciona esta técnica?

Cada vez que introduces un cambio en tu proceso creativo, abres la puerta a la creatividad, ya que realizarás el camino por rutas distintas, en las que encontrarás nuevas oportunidades y dificultades, por lo tanto nuevas soluciones.
Pero en este caso concreto, lo que va a potenciar mucho tu creatividad será la lentitud derivada del trabajo analógico. La lentitud te aporta la posibilidad de prestar atención a los detalles: no es lo mismo recorrer un camino paseando que en tren de alta velocidad, tu percepción del paisaje es mucho más profunda en el primer caso y muy superficial en el segundo.
Por otro lado, la imposibilidad de deshacer te obligará a reflexionar antes de la acción, a tomar decisiones antes de emprender el camino. Tu trabajo será menos impulsivo y más meditado. 

Si es la primera vez que visitas este blog, puedes encontrar el resto de las postales aquí. Puedes suscribirte para recibir los artículos por email en el menú lateral derecho.


4 comentarios:

  1. Como este taller lo tengo pendiente y tengo alguno a medias, voy a combinar esta semana varios talleres.
    En este unire el buen habito de escribir minimo una hora con pluma, asi aprendere a utilizarla y rehabilitare una buena costumbre.
    Abracines de Amparofulgi :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien! A recuperar lo pendiente.
      Ah, la escritura (y también dibujo) con pluma...

      Eliminar
  2. Hola SOY Amparofulgi, mi experiencia de escribir con la pluma ha sido todo un reto y un descubrimiento, me costó acostumbrarme ya que no es nada fácil, las manchas de tinta, el que se secara antes, etc.
    Lo curioso fue que la letra surgió distinta,cursiva y elegante, luego para no crear tantos borrones y fuera más uniforme tenia que escribir más rápido y esto me ayudaba escribir sin pensar, por lo que salieron escritos interesantes y reveladores.
    Me a aportado grandes y bellas sensaciones, aunque sigo sin dominar la pluma ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un arte. Pero qué placer de escritura, ya hasta da igual lo que escribes, es el ritual el que atrapa :)

      Eliminar