Hirameki, un libro divertido y creativo



De tanto en tanto recomiendo por aquí algún libro. Tienes que saber que pocos pasan el filtro, así que todos los que he recomendado alguna vez valen la pena (no cobro por recomendarlos). Hoy te recomiendo, de manera muy entusiasta, el libro "Hirameki", de Peng+Hu, publicado por la editorial Sexto Piso. 

Este libro en realidad es un libro-cuaderno de trabajo. No te prepares para leer, porque poco texto encontrarás, apenas una frase de vez en cuando. Lo que sí encontrarás en abundancia son manchas de pintura de diversas formas, que tú tendrás que completar según lo que te inspiren. En cada página suele haber apoyo visual de manchas ya completadas (como en la imagen de este artículo), para inspirarte y guiarte, aunque también sirven para quitarte el miedo al dibujo en caso de que seas no-dibujante: no necesitas grandes dotes artísticas ni técnica de dibujo para disfrutar de este libro.


Además de divertirte (y casi me atrevería a garantizar que lo harás), es un libro muy potente para el desarrollo de la creatividad. Su estructura, por niveles de dificultad, hace que realmente haya un progreso en tus procesos creativos, en tu capacidad de ver y crear figuras y, con la práctica, seguro que en tus habilidades de dibujo. Además, con cada figura completada, aumenta tu vocabulario visual y tu imaginario personal. Doy fe de que con apenas las primeras manchas, mi mente se ha poblado de nuevos personajes que me interesa mucho explorar; no quiero ni pensar en la superpoblación nuevos seres que habrá en mi cabeza al terminar de dibujar este libro.

Los autores utilizan muy hábilmente la fórmula mágica de la creatividad: limitar el "qué" y dejar libre el "cómo", de ahí su eficacia en el desarrollo de la creatividad. Aunque el libro parece una gran colección de manchas, su estructura y las pautas de cada página han sido escogidas con mucho cuidado y acierto. No es un pasatiempo, ni es un libro de dibujo, sino todo un señor libro de creatividad.
Otra de las cosas que me han gustado es que no es un libro facilón (tipo "haz lo que buenamente te salga") sino que a medida que avanzas por las páginas tienes que pensar y calentarte la cabeza para cumplir con la pauta; realmente vas a ejercitar tu cerebro. Tengo que decir que esta forma de abordar el entrenamiento creativo me ha resultado muy original y refrescante.


¿Para quién es este libro?

  • Primera y muy destacable ventaja: sirve para niños y para adultos. Si quieres practicarlo junto a tus hijos, te aconsejo que adquieras un ejemplar para cada uno, porque no querrás compartir el tuyo. Además será interesante descubrir cómo la misma mancha da lugar a imágenes tan diferentes.
  • Sirve tanto para dibujantes como para no dibujantes. Los primeros encontrarán inspiración para sus obras y los segundos al fin podrán disfrutar de este placer sin temor a hacerlo mal. 
  • Si eres de los que solo saben dibujar o pintar copiando un modelo, este libro te ayudará a dar el paso definitivo para plasmar mundos imaginarios.
  • Para escritores en busca de inspiración sobre personajes, seres imaginarios, situaciones. En cuanto a los escritores e ilustradores del genero infantil, este libro es una delicia impagable. Muchas de esas manchas te servirán de disparador creativo, una vez las hayas completado.
  • Para cualquier persona que quiera ejercitar su creatividad y explorar el subconsciente en busca de ideas, dedicando breves ratos y sin grandes exigencias de tiempo ni recursos.


En mi opinión, este libro es imprescindible tanto para iniciarse, como para mantener en forma la creatividad, o para romper bloqueos. Es cierto que podrías preparar tus propias manchas al azar y trabajar sobre ellas, pero en ese caso te limitarías a usar la improvisación y te perderías lo más valioso del libro, que son justamente las pautas (abiertas o cerradas) que te llevan de la mano, subiendo el nivel de dificultad, hasta explorar zonas de tu imaginación por las que no sueles pasear.

Sin duda uno de los mejores regalos que puedes hacerte: no olvides que el dibujo despeja la mente y, en sí mismo, es una actividad del hemisferio derecho del cerebro. En mi caso, acabo de empezarlo y ya siento tristeza por el día en que lo acabe. Ya me veo en un futuro pintando manchas a diestro y siniestro para seguir con esta práctica, más allá del libro: acabo de adquirir una nueva adicción. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada