Nueva vidilla al blog


Hasta aquí hemos llegado. Ni un día más de demora para volver a este blog en el que tanto esfuerzo he invertido y al que, milagrosamente, siguen llegando personas interesadas en la creatividad y los procesos creativos. Esta demora no se debe a la dejadez ni a la falta de ideas, sino a una abundancia de proyectos que también requieren mi tiempo y atención y que me hacen aplazar la fecha de publicación del siguiente artículo. Si solo se tratara de escribir, no habría tardado tanto en volver por aquí, pero yo pretendo crear también las imágenes que acompañan los artículos y esto, a veces, conlleva muchas horas extra de trabajo que pueden significar dedicar una jornada entera a un solo artículo. Pero estos días atrás he estado buscando maneras de ser más eficiente y productiva en este aspecto, así que trataré de minimizar este obstáculo. Y, por supuesto, habrá que volver al sistema de calendarización, porque es bien sabido que el libre albedrío no funciona muy bien en temas de disciplina.

Ya puestos a volver, quiero hacerlo con nuevos contenidos que creo que pueden interesarte. Hasta hace poco era muy reservada respecto a mis procesos y todo el material “porquería” que iba generando antes de sacar la versión apta para el público. Pero en los últimos meses estoy compartiendo en Facebook el proceso creativo de mi último libro infantil, en tiempo real, y está resultando una experiencia muy interesante que, además, me va espoleando para seguir con el proyecto día a día. 
Por eso, a partir de ahora voy a enseñarte las “costuras” de mis trabajos, cómo funciona mi proceso creativo y qué herramientas utilizo en cada caso, porque la herramienta empleada tiene mucha importancia, tanta que puede variar el resultado final de forma drástica: no es lo mismo un dibujo a lápiz que una pintura al óleo. Ni siquiera es lo mismo un dibujo con un lápiz de uso escolar que un dibujo hecho con lápices profesionales. Estas diferencias son aún mayores si nos referimos a herramientas digitales, que son imprescindibles hoy en día. Así que voy a enseñarte mis procesos y mis herramientas, para que puedas encontrar las tuyas en este mar de posibilidades que tenemos a nuestra disposición, sin tener que probarlas todas una a una, como estoy haciendo yo.

Espero que esta nueva sección del blog te resulte interesante y sobre todo, útil. Si acabas de aterrizar en este blog y quieres estar al tanto, no te olvides de suscribirte para recibir los artículos por email (en el menú lateral derecho).
Así que dame unos días para poner a punto algunos aspecto técnicos del blog (los aspectos técnicos son el cuento de nunca acabar, jamás está todo hecho) y empezamos.

Comentarios